Webnovela LevyRroni Adaptada Passion

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Webnovela LevyRroni Adaptada Passion

Mensaje por tamalevyrroni el Sáb Oct 28, 2017 3:08 pm

Capítulo 20

El Fin Del Viaje

La Puerta Al Cielo. La Caída.

Por supuesto, sólo había habido un lugar para encontrarla.

El primero de ellos. El comienzo.

William se dirigió hacia su primera vida, listo para esperar allí mientras le llevara a Mai abrirse paso hasta allí también. La tomaría en sus brazos, le susurraría al oído, Por fin. Te encontré. Nunca te dejaré ir.

Salió de las sombras y se congeló con el brillo cegador.

No. Este no era su destino.

Este aire delicioso y este cielo opalescente. Este abismo cósmico de luz diamantina. Su alma se encogió con la vista de las olas de las nubes blancas rozando contra la Anunciadora negra. Allí estaba, en la distancia: el inconfundible zumbido de tres notas tocando suavemente, sin parar. La música del Trono del Monarca Celestial lo hacía puro mediante la irradiación de luz.

No. ¡No!, ¡No!

No se suponía que estuviera aquí. Quería encontrarse con Maite en su primera encarnación en la Tierra. ¿Cómo había aterrizado aquí, de todos los lugares?

Sus alas se habían desplegado por instinto. El despliegue se sentía diferente de cómo lo hacía en la Tierra, no era la enorme liberación que por fin lo dejaba en libertad, un hecho tan común como respirar era para los mortales. Sabía que estaba brillando, pero no de la forma en que a veces brillaba bajo la luz de la luna mortal. Su gloria no tenía que esconderse aquí, y tampoco nada que mostrar. Solo era eso.

Había pasado tanto tiempo desde que William había estado en casa.

Lo acerco, los acerco a todos, de la forma en que el olor de la infancia en casa, los pinos o las galletas caseras, la dulce lluvia de verano o el almizcle del cigarro de un padre, se lo podía hacer a cualquier mortal. Llevaba un poderoso poder. Esto era el por qué William se había mantenido alejado durante estos últimos seis mil años.

Estaba de vuelta ahora… y no por propia voluntad.

Ese querubín!

El ángel pálido y etéreo de su Anunciadora había engañado a William.

Las plumas de las alas de William se encresparon. Había habido algo que no estaba bien en ese ángel. Su marca del Escala era demasiado fresca. Todavía elevada y roja en la parte trasera de su cuello, como si hubiera sido hecha recientemente…

William se había dirigido hacia algún tipo de trampa. Tenía que irse, no importa cómo.

En el aire. Siempre estabas en el aire aquí. Siempre deslizándote a través del aire más puro. Extendió sus alas y sintió la blanca niebla ondeando sobre él. Sobrevoló a través de los nacarados bosques, bajando en picado por encima de la Huerta del Conocimiento, curvando alrededor del Bosque de la Vida. Pasó los blancos lagos y las estribaciones de las plateadas y brillantes Montañas Celestes.

Había pasado tantas épocas felices aquí.

No.

Todo eso debía permanecer en lo más recóndito de su alma. Este no era el momento para la nostalgia.

Redujo la velocidad y se acercó a la Pradera del Trono. Estaba justo como lo recordaba: la llanura de brillantes nubes blancas dirigiéndose arriba hacia el centro de todo. El propio trono, deslumbrantemente brillante, irradiando el calor de pura bondad, tan luminoso que, incluso para un ángel, era imposible mirarlo directamente. Uno ni siquiera podía acercarse para mirar al Creador, que se sentaba en el trono vestido con brillantez, por lo que la habitual sinécdoque, llamando a toda la entidad el Trono, era adecuada.

La mirada de William se arrastró hacia el arco de ondulantes salientes plateados que rodeaban el Trono. Cada uno estaba marcado con el rango de un Arcángel diferente. Esto solía ser su base de operaciones, un lugar para venerar, para acudir, visitar y entregar los mensajes al Trono.

Allí estaba el brillante altar que había sido su asiento, cerca de la esquina superior derecha del Trono. Había estado allí mientras el Trono había existido.

Pero sólo había siete altares ahora. Una vez había habido ocho.

Espera…

William hizo una mueca. Sabía que había llegado a las puertas del cielo, pero no había pensado en precisamente cuando. Importaba. El Trono sólo había sido desequilibrado así durante un período muy corto: el pequeño tiempo justo después de que Lucifer declaró sus planes para desertar, pero antes de que el resto de ellos hubieran sido llamados para tomar partido.

Llegó en ese abrir y cerrar de ojos un momento después de la traición de Lucifer, pero antes de la Caída.

La gran fisura venía por quien se pondría del lado del cielo y quien estaría de parte del Infierno, cuando Lucifer se convertiría en Satán delante de sus ojos, y el Gran Brazo del Trono arrastraría legiones de ellos fuera de la superficie del cielo y los enviaría cayendo hacia abajo en picado.

Se acercó a la Pradera. La nota armónica se hizo más fuerte, así como el zumbido coral de los ángeles.

La Pradera estaba radiante con la reunión de todas las almas más brillantes. Su propio pasado estaría abajo, allí; todos ellos estaban. Era tan brillante que William no podía ver con claridad, pero su memoria le dijo que a Lucifer le había sido permitido asistir a la corte desde su altar plateado situado en el extremo más alejado de la Pradera, en oposición directa con, aunque casi no tan alto, el Trono. Los otros ángeles estaban reunidos delante del Trono, en medio de la Pradera.

Esto era el acto de pasar lista, el último momento de unidad antes de que el Cielo perdiera la mitad de sus almas. En ese momento William se había preguntado por qué el Trono permitió siquiera que ocurriera el hecho de pasar lista. ¿Sabía que dominaría sobre toda la súplica de Lucifer hacia los ángeles y que acabaría en pura humillación? ¿Cómo podría haber estado el Trono tan equivocado?

Gabbe todavía hablaba del acto de pasar lista con una claridad sorprendente. William podía recordar poco de eso, aparte del suave roce de un ala extendiéndose hacia él en solidaridad. El roce que le dijo: No estás solo.

¿Podría atreverse a mirar hacia esa ala ahora?

Tal vez había una manera diferente de ir hacia el acto de pasar lista, de modo que la maldición que recaía sobre ellos más adelante no se alterara tanto. Con un estremecimiento que alcanzo su alma, William se dio cuenta de que podía convertir esta trampa en una oportunidad.

¡Por supuesto! Alguien había revisado la maldición para que hubiera una salida para Maite. Todo el tiempo que había estado corriendo detrás de ella, William había asumido que debía haber sido Maite misma. Que en algún lugar de su incauto vuelo hacia atrás a través del tiempo, había abierto una escapatoria. Pero tal vez... quizás había sido William todo el tiempo.

Estaba aquí ahora. Podía hacerlo. En cierto sentido, ya debía haberlo hecho. Sí, había estado corriendo tras sus implicaciones a través de los milenios en los que había viajado para llegar aquí. Lo que hiciera aquí, ahora, en el mismo comienzo, repercutiría en adelante en cada una de sus vidas. Finalmente, las cosas estaban comenzando a tener sentido.

Sería el que mitigaría la maldición, para permitir que Maite viviera y viajara hacia su pasado, tuvo que haber empezado aquí. Y tuvo que haberse comenzado con William.

Descendió a la llanura de nubes, avanzando hacia la brillante frontera. Había cientos de ángeles allí, miles, llenándola con una brillante ansiedad. La luz era asombrosa mientras se deslizaba entre la multitud. Nadie percibió su Anacronismo, la tensión y el miedo entre los ángeles era demasiado brillante.

—El momento ha llegado, Lucifer —su Voz lo llamó desde el Trono. Esta voz le había dado a William la inmortalidad, y todo lo que viene con eso—. ¿Esto es realmente lo que deseas?

—No sólo por nosotros, sino por nuestros compañeros ángeles —Lucifer estaba diciendo—. El libre albedrío es válido para todo el mundo, no sólo para los hombres y las mujeres mortales a quienes vemos desde arriba. —Lucifer apelaba ahora hacia los ángeles, ardiendo más brillante que la estrella de la mañana—. La línea ha sido dibujada en el terreno nuboso de la Pradera. Ahora son todos libres de elegir.

El primer escriba celestial se situó en la base del Trono con una trémula incandescencia y comenzó a gritar los nombres. Comenzó con el ángel de rango más bajo, el hijo siete mil ochocientos doce del Cielo:

—Geliel —lo llamó el escriba—, el último de los veintiocho ángeles que gobiernan las mansiones de la luna.

***

Así fue como comenzó.

El escriba siguió un recorrido ascendente en el opalescente cielo cuando Chabril, el ángel de la segunda hora de la noche, eligió a Lucifer, y Tiel, el ángel del viento del norte, optó por el cielo, junto con Padiel, uno de los guardianes del parto, y Gadal, un ángel involucrado con los ritos mágicos de los enfermos. Algunos de los ángeles hicieron un largo discurso, algunos de ellos apenas dijeron una palabra, William llevaba poco la cuenta del registro. Estaba en una búsqueda para encontrarse a sí mismo, y además, ya sabía cómo esto terminaba.

Paso a través del campo de ángeles, agradecido por el tiempo que llevaba gritar todas las opciones. Tenía que darse cuenta de su propio yo antes de que se elevara fuera de las masas, y dijera las ingenuas palabras que había estado pagando desde entonces.

Hubo conmoción en la Pradera, susurros y luces parpadeando, un gruñido de un bajo trueno. William no había oído el nombre llamado, no había visto al ángel flotando para declarar su elección. Se abrió paso a empujones a través de las almas de delante de él para obtener una mejor vista.

Roland. Se inclinó ante el Trono. —Con todo respeto, no estoy listo para elegir. —Miró hacia el Trono, pero hizo un gesto a Lucifer—. Estás perdiendo a un hijo hoy, y todos nosotros estamos perdiendo a un hermano. Muchos más, al parecer, lo seguirán. Por favor, no entres a la ligera en esta oscura decisión. No obligues a nuestra familia a separarse.

William lloró al ver el alma de Roland, el ángel de la poesía y la música, el hermano de William y su amigo, suplicando al cielo blanco.

—Estás equivocado, Roland, —el Trono proclamó—. Y al desafiarme, has hecho tu elección. Dale la bienvenida a tu lado, Lucifer.

—¡No! —gritó Arriane, y voló fuera del centro de brillantez para flotar junto a Roland—. Por favor, ¡sólo dale tiempo para comprender lo que su decisión significa!

—La decisión ha sido tomada —fue todo lo que el Trono dijo en respuesta—. Puedo decir lo que hay en su alma, a pesar de sus palabras, ya ha elegido.

Un alma se rozó contra la de William. Caliente y espectacular, y reconocible al instante.

Cam.

—¿Qué eres? —susurró Cam. Sintió innatamente que algo era diferente en William, pero no había manera de explicar quién era realmente William a un ángel que nunca había dejado el cielo, quien no tenía ni idea de lo que estaba por venir.

—Hermano, no te preocupes —declaró William—. Soy yo.

Cam lo agarró del brazo. —Percibo eso, aunque veo que tampoco eres tú. —Movió su cabeza tristemente—. Confío en que estás aquí por una razón. Por favor. ¿Puedes detener que esto suceda?

—William —El escriba estaba llamando su nombre—. El ángel de los silenciosos vigilantes, los Grigori.

No, todavía no. No había pensado en qué decir, en qué hacer. William estaba destrozado por la cegadora luz de las almas alrededor de él, pero era demasiado tarde. Su yo anterior se elevó lentamente, ni mirando hacia el Trono, ni hacia Lucifer.

En lugar de eso, estaba mirando hacia la brumosa distancia. Mirando, recordó William, hacia ella.

—Con todo respeto, no haré esto. No elegiré el lado de Lucifer, y no elegiré el lado del Cielo.

Un rugido se elevó desde los campos de ángeles, desde Lucifer, y desde el Trono.

—En lugar de eso, elijo el amor, la cosa que han olvidado todos. Elijo el amor y abandono tu guerra. Estás equivocado por llevarnos a esto —dijo William uniformemente a Lucifer. Luego, volviéndose, se dirigió al Trono—. Todo lo que es bueno en el Cielo y en la Tierra nace del amor. Esta guerra no es justa. Esta guerra no es buena. El amor es lo único por lo que vale la pena luchar.

—Hijo mío —la rica y constante voz resonó desde el Trono—. No lo entiendes. Me estoy manteniendo firme en mi exclusión por amor, amo a todas mis creaciones.

—No —dijo William en voz baja—. Esta guerra es por orgullo. Destiérrame, si es necesario. Si ese es mi destino, me entrego a él, pero no a ti.

La risa de Lucifer fue un eructo fétido. —Tienes el coraje de un dios, pero la mente de un mortal adolescente. Y tu castigo será el de un adolescente. —Lucifer puso su mano a un lado—. El Infierno no lo tendrá.

—Y ya ha dejado claro su decisión de abandonar el Cielo —se oyó la decepcionada voz desde el Trono—. Como con todos mis hijos, veo lo que hay en tu alma. Pero no sé ahora lo qué te sucederá, William, ni a tu amor.

—No tendrá su amor —gritó Lucifer.

—¿Entonces tienes algo que proponer, Lucifer? —preguntó el Trono.

—Un ejemplo se debe hacer —Lucifer se enfureció—. ¿No puedes verlo? ¡El amor del que habla es destructivo! —Lucifer sonrió mientras las semillas de su acto más malvado comenzaban a brotar—. ¡Así que destruyamos a los amantes y no al resto de nosotros! ¡Ella morirá!

Gritos de asombro desde los ángeles. Era imposible, la última cosa que alguien se esperaba.

—Morirá siempre y para siempre —continuó Lucifer, su voz cargada de veneno—. Nunca pasará de la adolescencia, morirá una y otra vez y otra vez, en el preciso momento en que recuerde tu elección. De modo que nunca estarán verdaderamente juntos. Ese será su castigo. Y en cuanto a ti, William…

—Eso es suficiente —dijo el Trono—. Si William decide mantener su decisión, lo que propones Lucifer, será castigo suficiente. —Hubo una larga y tensa pausa—. Entiende: No deseo esto a ninguno de mis hijos, pero Lucifer tiene razón: Un ejemplo debe ser hecho.

Este era el momento en que tenía que pasar, la posibilidad de William de abrir una brecha en la maldición. Con valentía, voló hacia arriba en la Pradera para flotar al lado de su yo anterior. Ahora era el momento de cambiar las cosas, para alterar el pasado.

—¿Qué es esta duplicidad? —Lucifer se enfadó. Sus nuevos ojos rojos se estrecharon hacia los dos Williams.

La multitud de ángeles debajo de William brillo con confusión. Su yo anterior lo miró con asombro. —¿Por qué estás aquí? —susurró.

William no esperó a que alguien le preguntara más, ni siquiera esperó a que Lucifer se sentara o a que el Trono se recuperara de esta sorpresa.

—He venido desde nuestro futuro, de milenios de tu castigo…

El repentino desconcierto de los ángeles era palpable en el calor que enviaban sus almas. Por supuesto, esto estaba más allá de cualquier cosa que ellos pudieran imaginar. William no podía ver el Trono con la claridad suficiente para decir el efecto que su regreso tuvo en el, pero el alma de Lucifer brillaba al rojo vivo con rabia. William se obligó a continuar:

—…Vengo aquí para pedir clemencia. Si debemos ser castigados, y Maestro, no cuestiono tu decisión, por favor al menos recuerde que una de las grandes características de tu poder es tu misericordia, la cual es misteriosa y grande y nos humilla a todos.

—¿Misericordia? —exclamó Lucifer—. ¿Después del tamaño de tu traición? ¿Y haces a tu propio futuro arrepentirse de su elección?

William negó con la cabeza. —Mi alma es vieja, pero mi corazón es joven —dijo, mirando a su yo anterior, quien parecía aturdido. Luego miró al alma de su amada, bella y ardiendo brillante—. No puedo ser diferente de lo que soy, y soy las opciones de todos mis días. Las mantengo.

—La elección está hecha —dijeron los Daniels al unísono.

—Entonces mantenemos el castigo impuesto —proclamó el Trono.

La gran luz se estremeció, y por un largo momento de absoluto silencio, William se preguntó si había tenido razón al presentarse después de todo.

Entonces, por fin: —Pero te concederemos tu petición de clemencia.

—¡No! —exclamó Lucifer—. ¡El Cielo no es la única parte perjudicada!

—¡Silencio! —La voz del trono se hizo más fuerte a medida que hablaba. Sonaba cansada y dolorida, y menos segura de lo que William se hubiera imaginado posible—. Si un día su alma llega al mundo sin el peso del sacramento, habiendo elegido un lado para ella, entonces ella será libre para crecer y elegir por sí misma, para recrear este momento. Para escapar del castigo ordenado. Y al hacerlo, para poner fin a la prueba de este amor que reclamas y reemplaza los derechos del Cielo y de la familia, su elección será entonces tu redención o el sello final de tu castigo. Eso es todo lo que se puede hacer.

William se inclinó, y su propio pasado, se inclinó a su lado.

—¡No puedo tolerar esto! —gritó Lucifer—. ¡Nunca deberían! Nunca…

—Ya está hecho —tronó la Voz, como si hubiera llegado a su capacidad de misericordia—. No toleraré que discutas conmigo sobre esto o sobre cualquier otro asunto. Vete, y todos aquellos que hayan elegido el mal o no hayan elegido en absoluto. ¡Las Puertas del Cielo están cerradas para ustedes!

Algo parpadeó. La luz más brillante de todas de repente se había ido.

El Cielo se volvió oscuro y mortalmente frío.

Los ángeles jadearon y se estremecieron, acurrucándose más cerca.

Luego: el silencio.

Nadie se movió, y nadie habló.

Lo que pasó después era inimaginable, incluso para William, que ya había sido testigo de todo esto una vez antes.

El cielo debajo de ellos se estremeció y el blanco lago se rebosó, enviando una ardiente oleada de vapor de aguas blancas anegando todo. La Huerta del Conocimiento y la Arboleda de la Vida cayó la una sobre la otra, y todo el Cielo se sacudió mientras se estremecían hasta la muerte.

Un rayo plateado crujió delante del Trono y golpeó el extremo oeste de la Pradera. El terreno nuboso bullía en la oscuridad, y un foso de la más oscura desesperación se abrió como un sumidero justo debajo de Lucifer. Con toda su impotente rabia, él y los ángeles más cercanos a él… se desvanecieron.

En cuanto a los ángeles que todavía tenían que elegir, ellos también perdieron sus adquisiciones en las llanuras del Cielo y se deslizaron en el abismo. Gabbe era una de ellas; Arriane y Cam, también, al igual que los otros más apreciados por su corazón, los daños colaterales de la elección de William. Incluso su propio pasado, con los ojos de par en par, fue arrastrado hacia el agujero negro del Cielo y desapareció en su interior.

Una vez más, William no pudo hacer nada para evitar que sucediera.

Sabía que una fuga de nueve días de caer siempre hacia abajo se mantenía entre los caídos y el momento en que llegarían a la Tierra. Nueve días que no podía permitirse gastar no encontrándola. Se lanzó hacia el abismo.

En el borde de la nada, William miro hacia abajo y vio una mancha de brillantez, más lejana que la cosa más lejana que se podía imaginar. No era un ángel, sino una bestia con grandes alas negras, más oscuras que la noche. Y estaba volando hacia él, moviéndose hacia arriba.

¿Cómo?

William acababa de ver a Lucifer en el Juicio allá arriba. Había caído primero y debería estar muy por debajo. Sin embargo, no podía ser nadie más. La visión de William se centró repentinamente y sus alas ardían con cada sacudida cuando se dio cuenta que la bestia estaba llevando a alguien escondida debajo de su ala.

—¡Maite! —gritó, pero la bestia ya había caído sobre ella.

Todo su mundo se detuvo.

William no vio donde se fue Lucifer después de eso porque estaba sumergiéndose a través del cielo hacia Mai. La llama de su alma era tan brillante y tan familiar. Se lanzó hacia adelante, con sus alas pegadas cerca de su cuerpo para que cayera más rápido de lo que pareciera posible, tan rápido que el mundo a su alrededor se volvió borroso. Extendió su mano y…

Ella aterrizo en sus brazos.

Inmediatamente, sus alas tiraron hacia adelante, haciendo un escudo protector alrededor de ella. Parecía sorprendida en primer lugar, como si acabara de despertar de un sueño terrible, y miró fijamente hacia sus ojos, dejando escapar todo el aire en sus pulmones. Le tocó la mejilla, le pasó sus dedos por los palpitantes bordes de sus alas.

—Por fin —sopló sobre ella, encontrando sus labios.

—Me encontraste —susurró.

—Siempre.

Justo debajo de ellos, la masa de ángeles caídos se iluminó en el cielo como un millar de estrellas brillantes. Todos parecían unidos por la atracción de alguna fuerza invisible, adhiriéndolos los unos a los otros durante la larga caída del Cielo. Fue trágico y sobrecogedor. Por un momento, todos ellos parecían zumbar y arder con una hermosa perfección. Mientras él y Mai miraban, un rayo de luz negra paso por el cielo y pareció rodear la masa luminosa de la caída.

Entonces todo, menos Mai y William, se volvió absolutamente oscuro. Como si todos los ángeles, todos a la misma vez, se hubieran caído por un bolsillo del cielo.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2372
Puntos : 5850
Reputacion : 10
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Webnovela LevyRroni Adaptada Passion

Mensaje por tamalevyrroni el Sáb Oct 28, 2017 3:22 pm

Epílogo

No Más Pero Esto

Savannah, Georgia 27 de Noviembre de 2009

Fue el último Anunciador que Mai quería atravesar en un largo tiempo. Cuando William estiró la sombra proyectada por el extraño e inexplicable brillo de las estrellas, nunca en el cielo, Mai no miró hacia atrás. Ella se aferró a su mano, superando todo con alivio. Ella estaba con William ahora. Donde quiera que fuesen estarían en casa.

—Espera —dijo él antes de que ella cayera dentro de la sombra.

—¿Qué pasa?

Sus labios le trazaron su clavícula. Ella arqueó la espalda y se agarró la parte posterior de su cuello y lo atrajo más cerca. Sus dientes y lenguas se encontraron y mientras pudiese estar de esa manera, ella no tenía la necesidad de respirar.

Dejaron a un pasado lejano encerrado en el tan apasionado y esperado beso, hizo que todo lo demás alrededor de Mai fuese borroso. Fue un beso que la mayoría de la gente soñaba toda su vida en tener. Aquí estaba el alma que Mai había estado buscando desde que ella lo había abandonado en el patio trasero de sus padres. Y aún estaban juntos cuando William les abalanzó fuera del Anunciador en la deriva pacífica de una nube de plata.

—Más —dijo cuando por fin se apartó. Eran tan alto, Mai pudo ver poco del suelo. Una franja de océano iluminado por la luna. Pequeñas olas blancas que se estrellaban contra una playa oscura.

William se echó a reír y la acercó otra vez. No podía dejar de sonreír. Su cuerpo se sentía tan bien contra el de ella y la piel de él se veía espectacular a la luz de las estrellas. Cuanto más se besaron, Mai estaba más segura que nunca obtendría lo suficiente. Hubo poca diferencia, y sin embargo la diferencia en el mundo, entre los Daniels que había conocido cuando visitó a sus vida pasadas y el otro William presionando sus labios a los de ella ahora. Por último, Mai podría volver a su beso sin dudar de ella misma, o de su amor. Sentía la felicidad sin límites. Y pensar que ella había dado casi todo esto.

La realidad comenzó a establecerse. Había fracasado en su intento por romper la maldición de ella y William. Había sido engañada, engañada... por Satanás. A pesar de que odiaba parar de besarlo, Mai tomó el cálido rostro de William en sus manos. Ella miró los ojos violeta, tratando de sacar fuerzas.

—Lo siento —dijo—. Por salir corriendo como lo hice.

—No —dijo él, lentamente y con absoluta sinceridad—. Tenías que ir. Eso fue predestinado, tenía que suceder. —Él sonrió de nuevo—. Hicimos lo que teníamos que hacer, Maite.

Un chorro de calor la atravesó, provocando vértigo. —Yo estaba empezando a pensar que nunca te volvería a ver.

—¿Cuántas veces te he dicho que siempre vas a encontrarme? —Entonces William le dio la vuelta para que su espalda estuviera contra su pecho. La besó en la nuca y colocó sus brazos alrededor de su torso, en su posición de vuelo, y se fueron.

Volar con William era algo de lo que Mai nunca se cansaría. Sus blancas alas se extendieron en el aire, golpeando contra el cielo de medianoche cuando se movían con una gracia increíble. La humedad de las nubes le picaba en la frente y la nariz, mientras que los fuertes brazos de William la envolvían a su alrededor, haciendo que se sintiera más segura de lo que se había sentido en mucho tiempo.

—Mira —dijo William, extendiendo su cuello ligeramente—. La luna.

El orbe parecía lo suficientemente cerca y lo suficientemente grande como para que Mai lo tocara.

Ellos azotaron en el aire, apenas haciendo ruido en absoluto. Mai respiró hondo y abrió mucho los ojos con sorpresa. ¡Ella conocía este aire! Era la brisa salada del océano en particular de la costa de Georgia. Ella estaba... en casa. Las lágrimas le picaron los ojos al pensar en su madre y su padre y su perro, Andrew.

¿Cuánto tiempo había estado ausente de ellos? ¿Cómo sería estar como cuando volvió?

—¿Vamos a mi casa? —ella preguntó.

—A dormir primero —dijo William—. Sólo has estado ausente un par de horas por lo que tus padres están preocupados. Es casi medianoche. Pasaremos en la primera hora de la mañana, una vez que estés descansada.

William tenía razón: ella debe descansar y verlos en la mañana. ¿Pero si no la llevaba a su casa a dónde iban?

Se acercaban a la línea de árboles. La parte superior estrecha de los pinos se tambaleó con el viento y la arena de la playa brillaba mientras pasaban sobre ella. Estaban cerca de una isla pequeña, no muy lejos de la costa. Tybee.

Ella había estado allí una docena de veces cuando era niña… Y una vez más recientemente… una pequeña cabaña de troncos con techo de dos aguas con una chimenea de la cual salía humo.

La puerta roja con el panel de sal de vidrios de colores. La ventana con vista hacia el pequeño altillo. Le resultaba familiar, pero Mai estaba tan cansada y había tantos lugares que conocía recientemente que sólo fue hasta que sus pies se posaron sobre el suelo blando, que lo reconoció, la habitación donde se había quedado después de que ella había dejado Espada y Cruz.

Después de que William le hablara de su vida pasada juntos, después de la fea batalla en el cementerio, después de que la Señorita Sofía se transformara en algo malo y Penn fuera asesinada y todos los ángeles le hubiesen dicho a Mai que su vida estaba en peligro de repente, había dormido aquí, sola, durante tres delirantes días.

—Podemos estar aquí —dijo William—. Es un refugio seguro para los caídos. Tenemos una docena de estos lugares repartidos por todo el mundo.

Ella debería estar emocionada por la perspectiva de descansar ¡una noche completa con William a su lado! Pero algo estaba molestándola.

—Tengo que decirte algo. —Ella se enfrentó a él en el camino. Un búho ululaba en el árbol de pino y el agua lamía a lo largo de la costa, pero por lo demás la isla oscura estaba en silencio.

—Lo sé.

—¿Sabes?

—Yo lo vi —Los ojos de William se pusieron en un gris tormentoso—. El te engañó, ¿no?

—¡Sí! —exclamó Mai, ardiendo de vergüenza.

—¿Cuánto tiempo estuvo contigo? —dijo William inquieto, casi como si estuviera tratando de reprimir los celos.

—Mucho tiempo —Mai dijo con una mueca de dolor—. Pero es aún peor, planea algo terrible.

—Él siempre está planeando algo terrible —murmuró William.

—No, esto era grande. —Ella dio un paso a los brazos de William, y se llevó las manos a su pecho—. Él me dijo… Dijo que iba a volver a la Caída a abrir un Anunciador y tomar a todos los ángeles con él desde ese momento directamente al presente. Él dijo que iba a…

—Limpiar el tiempo transcurrido. Limpiar nuestra existencia —dijo William con voz ronca.

—Sí.

—No. —Él agarró la mano de Mai y tiró de ella hacia la cabaña—. Ellos podrían estar espiándonos. Sofía. Los Desterrados. Cualquiera. Entra, adentro es seguro. Tienes que decirme todo lo que dijo, Mai, todo.

William prácticamente arrancó la puerta de madera roja de la cabaña, echando el cerrojo detrás de ellos. Un instante después, antes de que pudiera hacer otra cosa, un par de brazos envuelven tanto a Mai y a William en un abrazo gigante.

—Estás a salvo. —Rompió la voz con alivio.

Cam. Mai volvió la cabeza para ver al demonio vestido de negro, como el “uniforme” que había llevado a Espada y Cruz. Sus alas de oro macizo retiradas a sus espaldas. Enviaron destellos de luz que se reflejaron en las paredes. Su piel estaba pálida y parecía demacrado, sus ojos se destacaron como esmeraldas.

—Estamos de vuelta —dijo William con cautela, palmeando a Cam en el hombro—. No estoy seguro de que diría a salvo.

Cam barrió la mirada con cuidado sobre Mai. ¿Por qué estaba aquí? ¿Por qué William parece feliz de verlo?

William condujo a Mai a la silla mecedora de mimbre colocada cerca de la chimenea crepitante y le hizo señas para que se sentara.

Ella se derrumbó en la silla y se sentó en el brazo, apoyando su mano en su espalda.

La cabaña era como lo recordaba: caliente y seca y con olor a canela. El estrecho catre de lona en la esquina donde había dormido estaba hecho perfectamente. Allí estaba la escalera estrecha de madera que conduce al pequeño desván que daba a la sala principal. La lámpara verde aún colgaba de una viga.

—¿Por qué viniste aquí? —preguntó William a Cam.

—Roland leyó algo en los Anunciadores esta mañana. Pensó que podrías regresar, y que algo más podría estar pasando. —Cam miró a los ojos a William—. Algo que nos afecta a todos.

—Si lo que Mai dice es verdad, esto no es algo que cualquiera de nosotros puede asumir por sí solos.

Cam inclinó la cabeza a Mai. —Lo sé. Los otros están en camino. Me tomé la libertad de difundir la palabra.

En ese momento, en el desván, una ventana fue rota. William y Cam saltaron a sus pies.

—¡Sólo somos nosotros! —cantó la voz de Arriane hacia abajo—. Tenemos a los Nefilim en el remolque, por lo que viajaremos con la gracia de un equipo de hockey de la universidad.

Una gran explosión de luz de oro y plata desde arriba hizo a las paredes de la habitación temblar. Mai se puso de pie justo a tiempo para ver a Arriane, Roland, Gabbe, Molly, y Annabelle, la chica que también era un ángel y que Mai había descubierto en Helston, todos estaban flotando lentamente por debajo del techo, con sus alas extendidas. Juntos fueron una gran variedad de colores: negro y dorado, blanco y plata. Los colores representaban las distintas partes, pero aquí estaban. Juntos.

Un momento después, Shelby y Miles llegaron por la escalera de madera. Estaban vestidos con la misma ropa, Shelby con el suéter verde y Miles con los pantalones vaqueros y la gorra de béisbol, que habían llevado a la cena de Acción de Gracias, que parecía que fue hace una eternidad.

Mai sentía como que estaba soñando. Fue maravilloso ver a estos rostros conocidos en este momento… Rostros que se había preguntado si alguna vez volvería a ver. Las únicas personas que estaban ausentes eran sus padres, por supuesto, y Callie, pero volvería a verlos pronto.

Empezando por Arriane, los ángeles y los Nefilim le dieron a Mai y a William otro enorme abrazo. Incluso Annabelle, quien apenas conocía a Mai. Incluso Molly.

De repente, todo el mundo estaba gritando por encima de todos los demás, Annabelle, bateando brillantes párpados de color rosa: —¿Cuándo has vuelto? ¡Tenemos mucho para ponerte al día!

Y Gabbe, besando la mejilla de Mai, dijo: —Espero que hayas tenido cuidado... y espero que vieras lo que necesitabas ver. —Y Arriane dijo—: ¿Nos trajiste algo nuevo? —Y Shelby, sin aliento—: Nosotros estábamos buscándote COMO NUNCA. ¿Verdad, Miles? —Y Roland—: Bastante bueno ver que llegaste a casa en una sola pieza, chica —Y William, silenciando a todos con la gravedad de su tono—: ¿Quién trajo a los Nefilim?

—Yo lo hice —dijo Molly envolviendo un brazo alrededor de Shelby y Miles—. ¿Tienes algo que decir al respecto?

William miró a los amigos de Mai de Shoreline. Antes de que ella tuviera la oportunidad de dar la cara por ellos, las comisuras de los labios de William se alzaron en una sonrisa, y dijo: —Bueno. Vamos a necesitar toda la ayuda que podamos conseguir. Todo el mundo siéntese.

—Lucifer no puede decidirlo —Cam, sacudiendo la cabeza, aturdido, dijo—: Esto es sólo un último recurso desesperado. Él no puede… Él probablemente estaba tratando de llegar a Mai.

—Él puede —dijo Roland.

Se extendían en un círculo junto al fuego, frente a Mai y William en la mecedora. Gabbe había encontrado perros calientes y malvaviscos y paquetes de chocolate en polvo en el armario de la cocina y había establecido una mini-estación para cocinar un poco delante de la chimenea.

—Él prefiere empezar de nuevo antes que perder su orgullo —agregó Molly—. Además, él no tiene nada que perder por borrar el pasado.

Miles dejó caer su perro caliente y el plato resonó en el piso de madera. —¿No significaría que Shelby y yo… podremos dejar de existir? ¿Y qué hay Mai, donde estaría?

Nadie le respondió. Mai sintió vergonzosamente consciente de su condición de noangelical. Una extensión de sofocos aparecieron en la parte superior de sus hombros.

—¿Cómo todavía estamos aquí, si el tiempo se ha vuelto a escribir? —preguntó Shelby.

—Debido a que no han terminado todavía su caída —dijo William—. Cuando lo hagan, el acto se realizará y no podrá detenerse.

—Así que tenemos… —dijo Arriane, contando en voz baja—. Nueve días.

—¿William? —dijo Gabbe—. Dinos qué podemos hacer.

—Sólo hay una cosa que hacer —dijo William. Todas las alas que brillan en la cabaña atrajeron hacia sí a la expectativa—. Tenemos que ir todos hacia el lugar donde los ángeles cayeron primero.

—¿Cuál es? ¿Dónde? —preguntó Miles.

Nadie habló durante mucho tiempo.

—Es difícil de decir —William respondió finalmente—. Sucedió hace mucho tiempo, y todos éramos nuevos en la Tierra. Pero… —miró a Cam—, tenemos los medios para calcular desde afuera.

Cam silbó muy bajo. ¿Tenía miedo?

—Nueve días no es mucho tiempo para localizar el sitio de la caída —dijo Gabbe—. Por no hablar de la manera de detener a Lucifer, siempre y cuando lleguemos.

—Tenemos que intentarlo —respondió Mai sin pensar, sorprendida por su propia seguridad.

William escaneó esta reunión de ángeles, demonios y los Nefilim. Su mirada los abarcó a todos, a su familia. —Estamos juntos en esto, ¿entonces? ¿Todos nosotros? —Finalmente sus ojos se posaron en Mai.

Y aunque no podía imaginar que pasaría mañana, Mai entró en los brazos de William y le dijo: —Siempre.

Fin

Nos vemos en Rapture
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2372
Puntos : 5850
Reputacion : 10
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Webnovela LevyRroni Adaptada Passion

Mensaje por EsperanzaLR el Jue Nov 02, 2017 5:45 pm

Linda historia Tami Gracias por compartir
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 17161
Puntos : 23914
Reputacion : 389
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 32
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Webnovela LevyRroni Adaptada Passion

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.