When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Vie Feb 12, 2016 6:45 pm

I love you I love you I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Sáb Feb 13, 2016 11:02 am

tongue tongue tongue tongue tongue
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16686
Puntos : 22569
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Sáb Feb 13, 2016 1:00 pm

Prólogo

Maite

—¡Ven aquí, chica! —La voz de mi padrastro rugió a través de la casa.

Instantáneamente, se me retorció el estómago. El enfermizo nudo que venía con estar cerca de él y saber lo que me haría, era mi compañero constante.

Me levanté de la cama y puse cuidadosamente el libro que leía, o trataba de leer, abajo. Mi madre aún no llegaba del trabajo. Se suponía que estaría en casa para este momento. No debí regresar de la biblioteca tan temprano. Un hombre y su pequeña hija se me acercaron mientras buscaba libros ilustrados para niños. Empezó a hablarme y preguntar mi nombre. Quería saber si buscaba un libro para mi hermanita.

La vergüenza que vino con la pregunta me recordó mi estupidez, como siempre.

—¡Chica! —rugió mi padrastro.

Ahora sonaba enojado. Mis ojos ardían con lágrimas no derramadas. Si sólo quisiera golpearme como solía hacerlo. Cuando era pequeña y traía malas calificaciones. Si sólo me insultara y me dijera lo inútil que soy…‖pero‖no‖lo‖haría.‖Una‖vez,‖deseé‖m{s‖ que nada que dejara de pegarme. Odiaba el cinturón, los moretones que me dejaba en las piernas y el trasero dificultaban el sentarme.

Entonces un día, se detuvo. E, instantáneamente, deseé que volviera a pegarme. El golpe del cinturón era mejor que esto. Cualquier cosa era mejor que esto. Incluso la muerte.

Abrí la puerta de mi dormitorio y tomé una respiración profunda, recordándome que podía sobrevivir a lo que sea que me haga. Estaba ahorrando dinero de los trabajos que tenía limpiando casas. Mi madre se alegraría de que me fuera. Me odiaba. Me odió por años.

Yo era una carga para ella.

Tiré de mi camisa abajo y la metí en los pantalones cortos que usaba. Luego los jalé para que me cubrieran las piernas. No tenía sentido, en realidad. Tenía piernas largas que eran difíciles de cubrir. Nunca había pantalones cortos en la tienda de segunda manolo suficientemente largos.

Faltaba una hora para que mi madre regresara del trabajo. Mi padrastro no me haría nada mientras mamá le pudiera sorprender. Incluso si lo hacía, me preguntaba si me acusaría y diría que fue mi culpa. Ya me culpaba por la forma en que mi cuerpo cambió hace cuatro años. Mis pechos crecieron mucho, y dijo que tenía que dejar de comer porque mi trasero era muy gordo. Traté de no comer, pero eso no ayudó a mi trasero.

Mi estómago se puso plano, y sólo hizo que mis pechos se vieran más grandes. Odió eso. Así que empecé a comer de nuevo, pero mi estómago redondeado nunca regresó. Una noche, cuando entré a la sala de estar con un par de pantalones de chándal cortos y camiseta, para tomar algo de leche antes de ir a la cama, me abofeteó y me dijo que parecía una puta. Más de una vez me llamó puta estúpida que no tiene nada más que su aspecto para llegar a algún lado en la vida.

Ahora entré en la sala de estar para ver a Marco, mi padrastro, sentado en su sillón reclinable con los ojos pegados a la televisión y una cerveza en la mano. Llegó temprano del trabajo.

Volvió la mirada y la arrastró por mi cuerpo, haciéndome temblar con disgusto. Qué no daría por ser inteligente y de pecho plano. Si mis piernas fueran cortas y gordas, entonces mi vida sería perfecta. Mi rostro no era lo que lo atraía. Era bastante corriente. Odiaba mi cuerpo. Lo odiaba demasiado.

Las náuseas treparon por mi garganta, y mi corazón se aceleró mientras luchaba por contener las lágrimas. Le encantaba cuando lloraba. Lo volvía peor. No iba a llorar. No delante de Marco.

—Ven a sentarte en mi regazo —ordenó.

No podía hacerlo. Fui capaz de evitarlo por semanas al permanecer alejada de la casa tanto como me fue posible. El horror de tener sus manos sobre mi camiseta o pantalones de nuevo, era demasiado. Preferiría que me matase. Cualquier cosa, menos esto.

Cuando no me moví, su rostro se torció con una malvada mueca de desprecio. — ¡Trae tu estúpido culo de zorra y siéntate en mi jodido regazo!

Cerré los ojos, porque las lágrimas se aproximaban. Tenía que detenerlas. Si sólo me golpeaba de nuevo, lo aceptaría. Simplemente no podía soportar que me tocara. Odiaba los sonidos que hacía, las cosas que decía. Era una pesadilla interminable.

Cada segundo que permanecía atrás, era un segundo menos para que mi madre llegara a casa. Cuando ella permanecía aquí, me insultaba, pero nunca me tocaba. Mi madre podría desear que no existiese, pero era mi única salvación ante esto.

—Adelante, llora, me gusta eso —dijo, burlándose.

El sillón rechinó, y luego oí el reposapiés bajando de golpe. Abrí apresuradamente los ojos para verlo levantándose. No era bueno, si corría, no lograría pasarlo. La única otra opción era el patio trasero, pero su pitbull se encontraba afuera. Me mordió hace tres años, y necesité puntadas, pero no me dejó ir al doctor. Me dijo que envolviera la herida, que no iba a sacrificar a su perro por mi estúpido trasero.

Tenía una fea cicatriz en la cadera por los dientes del perro.

Nunca volví a ir al patio trasero.

Pero al verlo acercarse, me pregunté si ser devorada por su perro no era mejor que esto. Era un medio para lograr un fin: la muerte. Lo cual no sonaba tan mal.

Justo antes que me alcanzara, decidí que lo que sea que su perro pudiera hacerme era mejor que esto. Así que corrí.

Se rió a carcajadas detrás de mí, pero no dejé que eso me detuviera. No creyó que saldría por la puerta trasera. Cuan equivocado se hallaba. Enfrentaría a los perros del infierno para alejarme de él.

Pero la puerta se encontraba cerrada, necesitaba una llave para abrirla. No. No.
Sus manos agarraron mi cintra y me jaló hacia atrás para sentir su dureza presionada contra mí. El agrio sabor del vómito me quemó la parte trasera de la garganta mientras me alejaba de un tirón. —¡No! —grité.

Sus manos se movieron a mí alrededor para agarrar mis pechos y apretarlos dolorosamente. —Puta estúpida. Esto es todo para lo que eres buena. No pudiste graduarte de la secundaria porque eres malditamente demasiado estúpida. Pero este cuerpo haría felices a los hombres. Acéptalo, perra.

Las lágrimas caían por mi rostro. No fui capaz de detenerlas. Marco conocía las palabras para herirme. —No —grité otra vez, pero esta vez había dolor en mi voz, se quebró.

—Pelea, Maite. Me gusta cuando peleas conmigo —siseó a mi oído.

¿Cómo podría mi madre seguir casada con este hombre? ¿Mi padre era peor? Nunca se casó con él. Nunca me contó nada sobre él. Ni siquiera sabía su nombre. Pero nadie podía ser peor que este horrible hombre.

No podía hacer esto de nuevo. Terminé de encontrarme asustada. O me golpearía hasta morir, o me botaría. Estuve temiendo ambas opciones por mucho tiempo. Mi madre me dijo una vez que todo lo que harían los hombres en este mundo era pensar en sexo cuando me vieran. Me dijo que sería usada por los hombres toda la vida. Siempre me decía que me fuera.

Hoy me encontraba lista. Sólo tenía ahorrados ochocientos cincuenta y cinco dólares, pero podría comprar un boleto de autobús para el otro lado del país y conseguir un trabajo. Si salía con vida de esta casa, eso es lo que haría.

Sus manos bajaron por la parte delantera de mis pantalones cortos, y me resistí, gritando. No quería que pusiera la mano allí. —¡Déjame ir! —grité, lo suficientemente alto para que los vecinos oyeran.

Quitó las manos y me dio un tirón en el brazo, tan fuerte que lo sentí estallar. Luego me golpeó contra la puerta. Me dio un puñetazo en el rostro con un fuerte crujido. Mi visión se puso borrosa, y sentí que mis rodillas se debilitaban. —Cállate, perra, y acéptalo.

Agarró mi camiseta y la alzó de un tirón, luego me bajó el sujetador. Sollocé, porque no podía detener el horror. Se acercaba, y no podría detenerlo.

—¡Aléjate de mi esposo, puta, y vete de mi casa! ¡No quiero volver a verte la cara! —La voz de mi madre detuvo a Marco, quien quitó las manos de mis pechos. Jalé hacia abajo mi camiseta.

Mi rostro ardía por el puñetazo, y saboreé sangre en mi labio mientras el punzante corte bajo mi lengua empezaba a hincharse.

—Vete, estúpida, puta, buena para nada —gritó mi madre.

Ese momento, cambió todo.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5341
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Sáb Feb 13, 2016 1:06 pm

1

Dos Años Mas Tarde

William

Maldito infierno. ¿Qué era ese ruido? Abrí mis ojos mientras el sueño lentamente se desvanecía de mi cerebro y noté lo que me despertó.

¿Una aspiradora? ¿Y...cantando? ¿Qué mierda?

Me froté los ojos y gemí de frustración mientras que el ruido se hacía más fuerte. Ahora me hallaba seguro de que era una aspiradora. Y sonaba como una versión muy mala de Gunpowder & Lead de Miranda Lambert.

Mi teléfono mostró que sólo eran las ocho. Dormí durante dos horas. Después de treinta horas seguidas sin dormir, ¿Era despertado por un mal canto y una maldita aspiradora?

Mientras ella cantaba las dos primeras líneas del coro, me estremecí. Cantaba cada vez más fuerte. Y lo hacía realmente fuera de tono. Era una buena canción la que sacrificaba. ¿No sabía esa mujer que no se entraba en las casas de las personas a las ocho de la mañana y cantaba con todas las fuerzas?

Nunca podría volver a dormir con ese barullo.

Nannette debió contratar a una idiota para limpiar su puta casa. Pero, conociendo a Nannette, se enojaría porque yo estuviera aquí y no hubiera nada que pudiera hacer al respecto. Probablemente le pagó a la mujer para chillar en la puerta de mi dormitorio. Nannette no era la dueña de la casa; nuestro padre, Kiro, lo era. Nos dijo que mientras Nannette estuviera en París, podría quedarme en la casa y pasar algún tiempo con nuestra otra hermana, Harlow, que vivía en Rosemary Beach con su marido, Grant, y su nuevo bebé.

Esta debía ser la venganza de la perra por estar en su casa.

Ahora cantaba el estribillo una y otra vez con toda la fuerza que sus pulmones le permitían. Dios, era como despertar en una pesadilla. Esta mujer necesitaba callarse. Tenía que dormir un poco antes de ir a visitar a Harlow y su familia. Se encontraba tan entusiasmada porque recorriera todo Texas. Pero esta idiota arruinaba mi sueño de forma muy eficaz.

Tiré las mantas, me levanté y me dirigí a la puerta antes de darme cuenta de que me encontraba desnudo. La cabeza me latía con fuerza por la falta de sueño, y me enojaba aún más mientras buscaba los malditos vaqueros que me quité cuando llegué aquí. Mi visión era borrosa, y las cortinas oscuras se encontraban cerradas. A la mierda. Cogí la sábana, la envolví alrededor de mi cintura y me dirigí hacia la puerta.

La abrí justo cuando comenzó a cantar las primeras líneas de otra canción. Maldita sea. No otra canción. Esta vez, asesinaba a "Cruise" de Florida Georgia Line.

Parpadeé y me froté los ojos contra la luz, mi visión aún borrosa. Mierda, ¿La mujer no me veía aquí de pie?

Después de unos segundos, por fin pude abrir mis ojos para ver un culo meneándose mientras se inclinaba. Mis ojos se abrieron lentamente mientras caían a las más largas malditas piernas que vi nunca. Y santo maldito infierno, su culo. ¿Era eso una peca bajo su nalga izquierda?

Se puso de pie, y su pequeña cintura sólo hizo que su culo se viera mejor. Continuó agitando su trasero mientras cantaba fuera de tono. Hice una mueca mientras golpeaba una nota muy alta. Maldición, la chica no podía cantar.

Luego se volteó, y apenas tuve un momento para apreciar la vista frontal antes de que gritara y dejara caer la aspiradora mientras quitaba los auriculares de sus oídos. Grandes ojos redondos y azules me miraron con horror mientras abría y cerraba la boca un par de veces como si estuviera tratando de hablar.

Tomé el momento de silencio para revisar sus llenos labios de color rosa y la forma perfecta de su cara. Llevaba el pelo recogido en un moño, pero era del color de la medianoche. Me pregunté cuan largo era.

—Lo siento. —Se las arregló para chillar, y mis ojos fueron de nuevo a los de ella. Tenía algo. Había una cualidad exótica en ella. Era como si Dios hubiera recogido todas las mejores piezas y las hubiera puesto juntas para crearla.

—Yo no —contesté. No más. ¿Quién en el infierno necesita dormir? Oh, sí. Yo lo necesito.

—No sabía, eh... Pensé que el lugar seguía vacío. Quiero decir, no sabía que alguien se alojaba aquí. No había un auto fuera, y toqué el timbre, pero nadie respondió, así que utilicé el código y entré. —No era del sur. Tal vez del medio oeste. Sólo sabía que no era de por aquí. Le faltaba el acento local. Había suavidad en su voz.

—Volé. Un auto me dejó aquí —dije.

Ella asintió y luego miró hacia sus pies. —Voy a estar callada. Puedo volver y limpiar esta área más tarde. Iré abajo y empezar allí hoy.
Asentí. —Gracias.

Tenía las mejillas sonrojadas mientras dejaba caer la mirada hacia mi pecho desnudo. Luego se volteó y se alejó, dejando vacío detrás de su escape. Observé, disfrutando de la forma en que su culo se balanceaba. Maldita sea, esperaba que limpiara varias veces a la semana. La próxima vez, no estaría agotado. La próxima vez, averiguaría su nombre.

Una vez que estuvo fuera de mi vista, di un paso atrás a la habitación y cerré la puerta. Una sonrisa tiró de mis labios cuando pensé en su rostro cuando descubrió de que sólo llevaba una sábana. ¿Cómo Nan tenía una chica de la limpieza que se veía así? La chica era preciosa.

Me recosté y cerré los ojos. La imagen de esa peca apoyada allí debajo de lo voluminoso vino a mi mente. Tenía muchas ganas de lamer esa peca. La más linda puta peca que jamás vi.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5341
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Sáb Feb 13, 2016 1:14 pm

2

Maite

—Oh Dios, oh Dios, oh Dios, oh Dios —canté mientras me hundía en el sofá más cercano y me cubría la cara con las manos.

No me di cuenta de que alguien se quedaba aquí. Lo desperté. Se veía molesto, pensé. Oh, Dios, no podía decirlo. Estuve demasiado nerviosa de que fuera a despedirme. Este era el trabajo que mejor pagaba, pero nunca conocí al dueño. Trabajaba para un servicio de limpieza, y ellos me conseguían los trabajos. Esta era la casa más grande que tenía, y la limpieza una vez al mes pagaba la renta mensual de mi apartamento, todos mis servicios públicos y comida. Las otras casas que limpiaba eran más pequeñas, así que si perdía esta casa, le tocaría a todos mis otros trabajos combinados pagar mis cuentas. No tendría nada extra para ahorrar. No tenía seguridad todavía.

La imagen de su pecho desnudo me persiguió, y cerré los ojos fuertemente, sacándola de mi cabeza. No confiaba en los hombres. Bueno, excepto por mi vecino Jimmy. Él fue quien me enganchó al servicio de limpieza. Le gustaban los hombres, no las mujeres, así que me sentía a salvo con él.

Además, normalmente no disfrutaba de la visión del pecho de un hombre. Pero ese‖ pecho…‖ bueno,‖ era realmente lindo. Sus brazos eran tan gruesos y cubiertos de músculos. ¿Qué pensaba? Sí, su cuerpo era hermoso, pero hombres como él que vivían en casas como esta no querían a alguien como yo para algo más que una llamada sexual.

Ese hombre era rico, precioso, y posiblemente tenía una mujer en la cama que era igual de rica y preciosa. De hecho, me encontraba segura de que así era. El cuarto más grande del piso superior tenía un vestidor lleno de la ropa más hermosa que jamás había visto. Me imaginaba que aquí vivía una mujer, y este hombre podría ser su novio. Solo no sabía con certeza si se quedaba en un cuarto diferente. Pero ese no era mi asunto. Así que no importaba cuan lindos fueran esos brazos y ese pecho, o cuan cincelado fuera su rostro, incluso con varios días sin afeitarse, no era seguro pensar en él.

Tenía que asegurarme de no perder este empleo. El lugar normalmente se hallaba bastante limpio, porque nadie había vivido aquí en los meses que había estado trabajando, pero lo limpiaba semanalmente como si estuviera sucio. No podía encontrarse nada de polvo en ninguna parte, e incluso fui tan lejos como para organizar la despensa y el armario de limpieza, fregando los gabinetes y tirando a la basura cualquier comida vencida.

Levantándome, me sacudí la humillación por haber despertado al cliente cantando quién sabe cuán alto y pasando la aspiradora justo fuera de su puerta. Cuando viera lo limpio que se encontraba todo, quizás pasara por alto mi error.

***

Tres horas después, el piso de abajo se hallaba inmaculado. Incluso terminé con el refrigerador y el congelador por completo de nuevo, dándole al cliente bastante tiempo para dormir. Fui al segundo piso y limpié cada cuarto a pesar de que no podía encontrar nada más para limpiar, antes de finalmente detenerme al final de las escaleras y levantar la mirada hacia el tercer piso. Era la una de la tarde, y él todavía se hallaba en la cama. Tenía tres habitaciones y tres baños completos a los cuales llegar, además de una sala de cine y un salón de juegos con un bar lleno. El cuarto de juegos se encontraba lo suficientemente lejos de su habitación, por lo que si era silenciosa, probablemente podría limpiarlo sin despertarlo.

Subí de puntillas la escalera y pasé con rapidez su habitación. Cuando estuve segura en el salón de juegos, solté un suspiro de alivio. Cerré la puerta detrás de mí y me giré para enfrentar el largo cuarto sin tocar. El bar se encontraba lleno con cada bebida alcohólica imaginable y tantas copas diferentes que no podía ni siquiera comenzar a descubrir cuál era para qué. Atravesé el cuarto y dejé mi canasta de suministros de limpieza en el suelo. Decidí que hoy pasaría algo de tiempo extra limpiando las ventanas. Tomé una silla y la cubrí con un trapo limpio antes de subirme en ella. El techo tenía al menos tres metros de alto, lo que hacía que las ventanas fueran difíciles de alcanzar. Algunas veces traía una escalera, pero haría demasiado ruido si trataba de traerla hoy.

Extendí el brazo con un trapo para empezar a fregar la ventana de arriba abajo cuando sonó mi teléfono. ¡Mierda! Siempre ponía el tono en alto cuando trabajaba para poder escucharlo alrededor de la casa. Me revolví para bajarme, pero mi pie resbaló.

Hice una mueca de dolor justo antes de que la silla se volteara, y mis brazos se lanzaron para agarrar la cosa más cercana a mí. Un inmenso espejo ornamentado.

El sonido de vidrio rompiéndose llegó justo antes de que mi trasero golpeara el suelo con un ruido resonante.

Y mi estúpido teléfono seguía sonando a todo volumen.

Me giré y traté desesperadamente de llegar a mi teléfono pero no podía agarrarlo. El ruidoso repique continuó mientras me movía hacia él, mis piernas enredadas.

La puerta se abrió y me congelé en mi lugar.

Allí me encontraba, con trozos de vidrios alrededor de mí y una silla volteada. El único punto brillante fue que mi teléfono finalmente dejó de sonar.

—¿Qué demonios pasó? ¿Estás bien? —preguntó él, mientras avanzaba hacia mí en un par de calzoncillos blancos. Por lo menos no se encontraba totalmente desnudo. Alejé los ojos de él y su cuerpo casi desnudo y contuve la respiración. Quebré su espejo y lo desperté de nuevo.

—Lo siento mucho. Te pagaré por el espejo. Sé que probablemente cuesta mucho, pero no tienes que pagarme hasta que esté cubierto. Incluso vendré más de una vez a la semana gratis.

Frunció el ceño, y mi estómago cayó. No se encontraba feliz. —¿Estás sangrando? Mierda, dame tu mano.

Cayó de rodillas y tomó mi mano izquierda en la suya. Era bastante seguro que tuviera un pedazo de vidrio en ella, y la sangre goteaba lentamente alrededor del fragmento.

—Vas a necesitar puntos. Déjame ponerme algo de ropa, y te llevaré al hospital — dijo, levantándose y dirigiéndose hacia la puerta.

Bajé la mirada hacia el vidrio y luego de nuevo a la puerta. Iba a llevarme a que me pusieran puntos. ¿Por esto? Si mi agencia de limpieza lo descubría, me despedirían. No podía dejar que hiciera un gran asunto de esto. Solo necesitaba un poco de agua oxigenada y algo para envolverlo. Luego limpiaría el desastre que hice.

Me levanté y me encogí por el dolor en mi espalda. Seguro tendría un moretón. Me sacudí las pequeñas astillas de vidrio aferrándose a mi ropa, pero abrieron pequeños cortes en mis dedos. La sangre que manchaba mis piernas solo hacía que las cosas se vieran peor de lo que eran.

Me alejé de la destrucción que creé. Una vez que estuve segura de que no arrastraba ningún pedazo de vidrio detrás de mí, encontré un trapo limpio en mi canasta, luego fui al baño más cercano a la derecha del salón de juegos, mojé el trapo, y me limpié las piernas.

—¿Qué haces? —Su voz sonó molesta.

Levanté la cabeza y retrocedí mientras él llenaba la puerta del baño. Mi pie se encontraba encima de la tapa del inodoro cerrado, e inmediatamente lo dejé caer al suelo. —Lo siento. Estoy descalza. Iba a limpiar la tapa del inodoro una vez que terminara.

Su ceño creció. Mierda. No lo hacía mejor.

—No me importa el maldito inodoro. ¿Por qué no esperaste por mí para ayudarte a levantarte? Podrías haber pisado más vidrio.

Qué? Esta vez yo fruncí el ceño. No lo entendía. —Tuve cuidado —respondí, todavía sin estar segura de lo que lo molestaba.

—Vamos. Voy a sacar ese vidrio, limpiar la herida y vendarla antes de irnos. No puedes mantenerla así. Podría infectarse.

—Está bien —respondí, temerosa de decirle que no. Obviamente intentaba ayudarme.

Se giró y comenzó a salir, así que lo seguí. Solo bajé la mirada una vez a su trasero, y eso fue solo porque tenía curiosidad sobre cómo se veía su parte trasera en esos vaqueros que llevaba. Era tan impresionante como su frente. Esos vaqueros le quedaban perfectamente.

Pasé mi mirada por su espalda y noté por primera vez que tenía una cola de caballo. Su cabello no era tan largo, pero parecía llegar al menos a sus hombros. No me había permitido verlo lo suficiente como para notarlo. Sus ojos y fuerte mandíbula tomaron toda mi atención antes.

Llegamos a la puerta de su cuarto, y se echó hacia atrás para que yo entrara. —No tengo idea de en dónde mantiene Nan los suministros de primeros auxilios, pero tengo algo en mi bolsa de lona. Me estoy cuidando de una caída de caballo, así que vine preparado.

¿Nan? ¿Quién era Nan? —¿Tú no vives aquí? —pregunté.

Sacó una pequeña bolsa azul de su maleta y se giró para mirarme. Una sonrisa elevó las esquinas de mi boca, y sus ojos bailaron con diversión. —Diablos, no. —Se rio—. ¿Has conocido a Nannette? Nadie viviría con ella voluntariamente. Pero ya que nuestro padre es el dueño de esta casa, puedo quedarme aquí cuando sea que quiera. Solo que escojo hacerlo cuando Nan no está.

—Oh. Nunca vi a nadie aquí hasta ti —dije.

—Eso explica mucho —murmuró, luego se rio como si supiera una broma que yo no conocía. Extendió la mano—. Ven, dame tu mano. Seré tan suave como pueda, pero va a arder.

No dejaba que los hombres me tocaran. Pero algo sobre la manera preocupada que estudiaba mi palma me hizo confiar en él. Era un hombre agradable, o parecía ser un hombre agradable. No me miraba de maneras que me hacían sentir nerviosa.

Coloqué mi palma en la suya, y él me miró excusándose, como si fuera su culpa. Observé cómo lentamente sacaba el vidrio de mi palma y luego la limpiaba con algodón que empapó con agua oxigenada. Sí, ardía, pero pasé por cosas mucho peores.

Inclinó la cabeza y empezó a soplar lentamente mi herida mientras la limpiaba. La sensación fresca de su aliento en mi piel alivió el ardor, y quedé fascinada por la forma en que sus labios se fruncían hacia afuera. ¿Era real? ¿Me golpeé la cabeza cuando caí? ¿Esto era un sueño extraño?

Sostuvo la bola de algodón apretada contra la herida, presionándola con su pulgar mientras buscaba un algodón nuevo y adhesivo médico. —Desearía tener algo de ungüento para eso, pero raramente lo uso, así que no traje nada. Tengo algo de Tylenol que puedes tomar para aliviar el dolor hasta que podamos llevarte al hospital.

Solo asentí. No sabía qué más hacer. Nunca nadie se preocupó de que tuviera una herida. Y tuve muchas.

—Mi nombre es William, por cierto —dijo, mientras levantaba la mirada hacia mí y envolvía mi mano.

—Me gusta ese nombre. Nunca lo oí antes.

Se rio. —Gracias. ¿Tú tienes nombre?

Oh. Me preguntaba cuál era mi nombre. Nadie para el que hubiera trabajado me preguntaba mi nombre excepto un cliente. Pero era diferente a los otros clientes de los otros sitios en los que trabajé. —Sí, lo tengo. Es Maite.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5341
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Sáb Feb 13, 2016 1:21 pm

3

William

Ella olía como un maldito pan de canela. Ese dulce glaseado de crema y el olor de la canela que te hacían agua la boca. Era difícil no tomar bocanadas profundas mientras su olor flotaba sobre mí. Pero me las arreglé para no actuar como un psicópata y tirarla contra mí para poder enterrar mi cara en su cuello y respirar. Nunca había conocido a una mujer que oliera a pan de canela, pero maldita sea, era excitante.

Agarré su mano y luego la guié al piso de abajo. Parecía confundida acerca de algo, pero no dijo mucho. Le pregunté si tenía un bolso, y ella asintió y fue a tomarlo de la mesa junto a la puerta. No era lo que la mayoría de las mujeres llamarían un bolso; era una mochila azul desteñida. Se la colgó del hombro y miró la casa con una expresión preocupada.

—No he terminado de limpiar —dijo, y luego me miró.

—No puedes limpiar con la mano lastimada —señalé, incapaz de reprimir una sonrisa.

Su ceño se frunció. —No es tan malo. Puedo trabajar así —dijo, alzando su mano vendada.

Negué con la cabeza y abrí la puerta. —No, no puedes.

Salimos y vimos que mi camioneta había llegado. Había estado esperando a que alguien la dejara. Bien, podría conducir mi auto en lugar del suyo.

—¿Dónde está tu coche? —le pregunté.

—No tengo auto.

—¿Alguien te trajo? —pregunté, aunque ya sabía que su respuesta sería que su novio la había traído. Mierda.

—Tengo un vecino que trabaja en el Kerrington Country Club. Viajo con él y luego camino hasta aquí desde allí.

Un vecino. —¿No te trae?

Negó con la cabeza y me miró como si estuviera loco. —No. Es como un kilómetro y medio de distancia. Me gusta caminar.

—¿Quién es tu vecino? —pregunté.

—Su nombre es Jimmy.

Iba a conversar con Jimmy. No era seguro para alguien con su apariencia tener que caminar sola. Rosemary Beach era un lugar seguro, pero había gente que pasaba conduciendo de una ciudad a otra. —¿Jimmy te lleva a casa?

Ella me miró con incertidumbre. Como si no estuviera segura de si debía responderme. —A veces, sí, la mayor parte del tiempo.

¿Por qué no tenía un coche? Tenía que tener veintiuno o veintidós años. No era una niña. Tenía un trabajo y un apartamento, suponía. —¿Cómo llegas a casa cuando Jimmy no te da un aventón? —pregunté, sosteniendo la puerta de la camioneta abierta para ella. Le tendí la mano para que la agarrara con la suya buena y la ayudé a entrar en la cabina.

—Camino —respondió, sin mirarme.

Joder.

Bajando la mirada a sus zapatillas baratas, me di cuenta de que tenía dedos pequeños y perfectos con uñas rosadas. ¿Incluso sus pies tenían que ser sexys? Maldita sea.

Puso sus pies hacia atrás y supe que me había visto mirarlos. Cerré la puerta de la camioneta y me tomé mi tiempo caminando al lado del conductor. Esta chica necesitaba ayuda, pero no podía salvarla. Estaba aquí por una semana, tal vez dos, antes de volver a Texas. Involucrarme en los problemas de esta chica no era inteligente.

Mi celular comenzó a sonar en mi bolsillo antes de que pudiera encender el motor, y sabía que era Harlow. Me estaría esperando para las dos. Echando un vistazo al reloj, vi que ya casi era la hora.

—Hola —dije en el teléfono, arrancando la camioneta y dirigiéndome hacia la carretera principal.

—¿Dormiste un poco? —preguntó ella. Podía escuchar a Lila Kate, su bebé, haciendo un escándalo en el fondo.

—Uh, sí —contesté. No podía decirle lo poco que había dormido, dado que la razón estaba sentada a mi lado.

—¿Todavía vas a venir a las dos? Grant dijo que nos daría una hora y que luego estaría aquí a las tres.

Miré la mano herida de Maite. Eso iba a tomar un tiempo. La espera en la sala de urgencias nunca era rápida. —Hubo un accidente esta mañana. La chica que limpia la casa de Nan se cayó y se cortó la mano. Estoy llevándola al hospital. Podría tomar un tiempo antes de que vaya.

—¡Oh, no! —dijo Harlow, su voz llena de preocupación. Una de las muchas razones por las que prefería a Harlow antes que a Nan—. ¿Está bien?

Ni siquiera había hecho una mueca de dolor cuando la limpié con peróxido. Demonios, incluso yo hice una mueca cuando tuve un corte así. —Así parece. Es sólo un corte feo. No tiene coche y la llevaré a casa después. Será hasta la noche cuando llegué. Pero me tienes el resto de la semana. Estarás harta de mi cara antes del domingo —le aseguré.

Harlow rio. —Lo dudo, pero está bien. Tómate tu tiempo. Haz que la curen y llévala a casa a salvo. Voy a tomar una siesta con Lila Kate. Estuvo despierta casi toda la noche. Le están saliendo los dientes.

—Entonces duerme un poco, cariño. Nos vemos esta noche —contesté, antes de terminar la llamada.

—No tienes que quedarte conmigo. Puedo buscar un taxi para que me lleve a casa —dijo Maite.

No iba a dejarla para que le dieran unos puntos y luego tomara un taxi a casa. ¿Parezco la clase de idiota que haría eso? —Me quedaré contigo —dije con firmeza.

—En serio, es muy amable de tu parte llevarme. Pero he tenido cortes peores antes. Ni siquiera necesito puntos. Puedo simplemente terminar de limpiar y volver a casa.

¿Qué? ¿Hablaba en serio? —Te darán unos puntos y luego voy a llevarte a casa. —Estaba frustrado y comenzaba a sentirme molesto. No con ella. Dios, ¿quién demonios podría enojarse con alguien que lucía como ella? Pero me cabreaba que pensara que estaría bien no recibir ayuda médica.

No discutió esta vez. La miré y estaba sentada recta, con su cuerpo inclinado hacia la puerta como si intentara mantenerse alejada de mí. ¿La había asustado?

—Mira, Maite, estabas limpiando la casa de mi hermana y te lastimaste. Es nuestra responsabilidad asegurarnos que estés debidamente atendida. No voy a dejarte terminar de limpiar la casa hoy o incluso mañana. Puedes volver cuando tu mano esté mejor y no duela. Yo estaré aquí toda la semana y puedo limpiar, a diferencia de mi hermana. No necesito una chica de limpieza.

No me miró, pero asintió.

Parecía que era la única respuesta que iba a conseguir. Bien. Podía enfadarse acerca de esto, pero en serio, lo único que había hecho fue exigir que me dejara cuidar de ella. ¿Cuál era su problema?

4

Maite
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5341
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por Joanita el Sáb Feb 13, 2016 5:37 pm

Siguelaáaaaaa por favor! !!!!
avatar
Joanita

Mensajes : 210
Puntos : 3154
Reputacion : 2
Fecha de inscripción : 18/08/2015
Edad : 34
Localización : Portugal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por Joanita el Dom Feb 14, 2016 4:40 pm

Siguelaáaaaaa por favor! !!!
avatar
Joanita

Mensajes : 210
Puntos : 3154
Reputacion : 2
Fecha de inscripción : 18/08/2015
Edad : 34
Localización : Portugal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Dom Feb 14, 2016 7:57 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Mar Feb 16, 2016 2:52 pm

Razz Razz Razz Razz Razz
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16686
Puntos : 22569
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Mar Feb 16, 2016 7:33 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Sáb Feb 20, 2016 1:25 pm

I love you I love you I love you I love you I love you
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16686
Puntos : 22569
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por Joanita el Sáb Feb 20, 2016 1:32 pm

Siguelaáaaaaa por favor! !!!!!
avatar
Joanita

Mensajes : 210
Puntos : 3154
Reputacion : 2
Fecha de inscripción : 18/08/2015
Edad : 34
Localización : Portugal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Sáb Feb 20, 2016 7:44 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por Joanita el Dom Feb 21, 2016 1:54 pm

Siguelaáaaaaa por favor! !!
avatar
Joanita

Mensajes : 210
Puntos : 3154
Reputacion : 2
Fecha de inscripción : 18/08/2015
Edad : 34
Localización : Portugal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Dom Feb 21, 2016 7:48 pm

Mad Mad Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Lun Feb 22, 2016 8:03 pm

Razz Razz Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Miér Feb 24, 2016 4:06 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por Joanita el Sáb Feb 27, 2016 4:03 pm

Siguelaáaaaaa por favor! !!!!
avatar
Joanita

Mensajes : 210
Puntos : 3154
Reputacion : 2
Fecha de inscripción : 18/08/2015
Edad : 34
Localización : Portugal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Dom Feb 28, 2016 7:47 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Lun Feb 29, 2016 4:16 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por Joanita el Mar Mar 01, 2016 6:16 pm

Siguelaáaaaaa por favor! !!!
avatar
Joanita

Mensajes : 210
Puntos : 3154
Reputacion : 2
Fecha de inscripción : 18/08/2015
Edad : 34
Localización : Portugal

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Mar Mar 01, 2016 7:42 pm

Tami por favor Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Miér Mar 02, 2016 4:15 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por asturabril el Vie Mar 04, 2016 4:09 pm

Arrow Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4480
Puntos : 7559
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: When I'm Gone WebNovela LevyRroni Adaptada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.