WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Sáb Oct 03, 2015 12:30 pm

[url=

Sinopsis:

Maite de 16 años de edad, es un nueva estudiante de Sword & Cross, la escuela se ubica en Savannah, Georgia. El novio de Maite murió en circunstancias sospechosas, y ahora lleva la culpa por su muerte, mientras recorre los pasillos de Sword & Cross, donde cada estudiante parece tener una desagradable historia. Es sólo que cuando ve a William, un compañero de estudios magnífico, Maite siente que hay una razón para estar aquí, aunque ella no sabe lo que es. Y la actitud fría de William hacia ella? Es realmente una forma de protección... William es un ángel caído, condenado a enamorarse de la misma chica cada 17 años. . . y verla morir. Y Maite es una compañera inmortal, que tiende a reencarnarse una y otra vez como una niña mortal que no tiene ni idea de quién es realmente.

Escritora:Lauren Kate.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por SuenoLR el Dom Oct 04, 2015 5:09 am

Gracias I love you
avatar
SuenoLR

Mensajes : 4159
Puntos : 8090
Reputacion : 94
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 26
Localización : Atenas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Dom Oct 04, 2015 11:58 am

Gracias Tami por compartirla se ve interesante
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16759
Puntos : 22729
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Dom Oct 04, 2015 12:19 pm

Cuando Pueda La Subo
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por asturabril el Dom Oct 04, 2015 3:14 pm

Gracias amiga I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4484
Puntos : 7579
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Lun Oct 05, 2015 10:17 am

OK Tami:)
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16759
Puntos : 22729
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Lun Oct 05, 2015 11:51 am

pirat
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Lun Oct 05, 2015 12:36 pm

I love you
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16759
Puntos : 22729
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por asturabril el Lun Oct 05, 2015 12:40 pm

Very Happy Cool tongue Arrow I love you I love you
avatar
asturabril

Mensajes : 4484
Puntos : 7579
Reputacion : 31
Fecha de inscripción : 19/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por SuenoLR el Mar Oct 06, 2015 3:54 am

Wink Wink Wink
avatar
SuenoLR

Mensajes : 4159
Puntos : 8090
Reputacion : 94
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 26
Localización : Atenas

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Mar Oct 06, 2015 10:18 am

cat cat cat
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16759
Puntos : 22729
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por EsperanzaLR el Miér Oct 07, 2015 12:29 pm

Like a Star @ heaven
avatar
EsperanzaLR

Mensajes : 16759
Puntos : 22729
Reputacion : 388
Fecha de inscripción : 16/08/2015
Edad : 31
Localización : CHANIA-CRETA-GRECIA

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:11 am

Capítulo 0

En el comienzo

Helston, Inglaterra,Septiembre de 1854

Alrededor de la medianoche, sus ojos por fin tomaron forma. La mirada en ellos era felina, media determinada y media provisional con todo el problema. Sí, ellos tenían razón, aquellos ojos. Elevándose hasta su ceja fina, elegante en la frente, a centímetros de la cascada oscura de su pelo.

Miro el papel con el brazo extendido para evaluar su progreso. Era difícil, trabajar sin ella delante de él, pero entonces, no podía dibujar en su presencia. Desde que había llegado de Londres .Desde que la había visto por primera vez había tenido que tener cuidado siempre para mantenerla a una distancia. Todos los días ella se le acercaba, y cada día era más difícil que antes. Por ello, se iba por la mañana para India, para América, él no sabía ni le interesaba. Donde quiera que él terminara, sería más fácil que estar aquí.

Se inclinó sobre el dibujo de nuevo, suspirando cuando él usó su pulgar para perfeccionar el la mancha de carbón de su labio inferior. Este impostor de papel, sin vida, era el único modo de tenerla con él.

Entonces, enderezándose en la silla de cuero de la biblioteca, él lo sintió. Aquella sensación en su cuello.

Su mera proximidad le dio la sensación más peculiar, como la clase de calor cuando un tronco se rompe en la ceniza en un fuego. él sabía que sin darse la vuelta: ella estaba allí. El cubrió su semejanza en los papeles atados en su regazo, pero no podía evitarla.

Sus ojos se fijaron en el sofá de marfil y tapizado en toda la sala, donde sólo unas horas antes ella había aparecido de improviso, más tarde que el resto de su partido, en un vestido de seda rosa, para aplaudir a la hija mayor de su anfitrión después de una vuelta fina en el clavicordio. El echó un vistazo a través del cuarto, la ventana a la terraza, donde el día anterior se había acercado sigilosamente ante él, un puñado de salvajes peonías blancas en su mano.

Todavía pensaba que la atracción que sentía hacia él era inocente, que su cita frecuente en el cenador era simplemente... coincidencia feliz. ¡Era tan ingenuo! Él nunca lo diría de otra manera,- debía soportar su secreto.

Se puso de pie y se dio vuelta, los bocetos dejados en la silla de cuero. Y allí estaba ella , presionada contra la cortina aterciopelada de rubíes con su bata blanca. Su pelo negro se había caído de su trenza. La mirada de su cara era la misma como la que él había dibujado tantas veces. Había fuego, que se elevaba en sus mejillas. ¿Estaba enojada? ¿Avergonzada? él tuvo muchas ganas de saberlo, pero no podía permitir preguntárselo.

-¿" Qué haces aquí?" él podría oír el gruñido de su voz, y lamentó su agudeza, sabiendo que ella nunca entendería.

-""Yo..yo no podía dormir," ella tartamudeó, moviéndose hacia el fuego en su silla. "Vi la luz en tu cuarto y luego" - ella hizo una pausa, mirando abajo sus manos - "tu tronco fuera de la puerta. ¿Vas en algún sitio?" "yo iba a decírtelo -" él interrumpió. No debería mentirle. Nunca había tenido la intención de dejarle saber sobre sus planes. Sólo empeoraría las cosas. Había dejado que las cosas fueran demasiado lejos, con la esperanza, de que esta vez sería diferente, ella se acercaba, y su mirada se posó en su cuaderno de dibujos.

-¿" Me estas dibujando?" su tono asustado le recordó que grande era la diferencia en su comprensión. Hasta después de todo el tiempo ellos habían gastado juntos estas pocas semanas pasadas, ella todavía no había comenzado a vislumbrar la verdad que hay detrás de su atracción.

Esto estaba bien - o al menos, era mejor. Durante varios días pasados, ya que él había estado luchando por alejarse de ella. El esfuerzo tomó tanto de él que, tan pronto como estaba solo, tenía en su deseo encerrado de atraerla. El había llenado su libro con páginas de su cuello arqueado, su clavícula de mármol, el abismo negro de su pelo.

Ahora, él miró hacia atrás al esbozo, no avergonzado en ser agarrado sorprendido con el dibujo, pero peor. Una frialdad fría extendió por su cuerpo cuando realizó su descubrimiento - la exposición de su sentimientos - iban por ella. El debería haber tenido más cuidado. Esto siempre comenzaba como esto. "Leche caliente con una cucharada de miel" él murmuró, con la espalda en ella. Entonces él añadió tristemente, "esto te ayudara a dormir".

"¿Cómo lo sabes? por qué, esto es exactamente lo que mi madre acostumbró para -" " lo sé " él dijo, dando vuelta para estar enfrente de ella. El asombro de su voz no la sorprendió, aunque no podía explicarle como él lo había. O decirle cuantas veces había administrado esta misma bebida a ella en el pasado cuando las sombras vinieron, como él la había sostenido hasta que ella se durmiera.

El sintió su toque como si quemara su camisa, su mano puesta suavemente en su hombro, haciéndolo jadear. Ellos todavía no se habían tocado en esta vida, y el primer contacto siempre lo dejaba sin aliento.

"Contéstame" ella susurró. ¿" te marchas?" "sí"

"Entonces llévame contigo," soltó ella. en el momento justo, la vio tomar aliento, deseando retirar su súplica. El podría ver sus emociones instalarse en sus ojos: ella se sentiría impetuosa, desconcertada, entonces avergonzada por su propio atrevimiento. Ella siempre hacía esto, y demasiadas veces , había cometido el error de consolarla en este momento.

"No" él susurró, recordándolo... siempre recordando... "Mañana me voy. Si sientes cariño por mí, no dirás otra palabra".

Si siento cariño por ti" ella repitió, casi como si hablaba para ella misma. "yo.. yo te amo"

"No lo hagas"

" Tengo que decirlo. te amo , estoy completamente segura, y si te marchas..."

" Si me marcho, salvo tu vida". él habló despacio, intentando que una parte de ella pueda recordar. ¿estaba esto allí en absoluto, sepultado en algún sitio? "algunas cosas son más importantes que amar. No lo entenderás, pero tienes que confiar en mí."

Sus ojos perforaron en él. Ella retrocedió y cruzó sus brazos sobre su pecho. Esto fue su culpa, también.

¿" Quiere decir que hay cosas más importante que esto?" ella desafió teniendo el dibujo con las manos en su corazón.

¡Oh, porque tiene que ser ella y no saber lo que viene! o al menos ser más fuerte que él y ser capaz de detenerla.

Si él no la detenía, ella nunca aprendería, y el pasado sólo se repetiría, torturándolos a ambos una y otra vez.

El calor familiar de su piel bajo sus manos lo hizo inclinar a su cabeza atrás y gemir. El trataba de no hacer caso lo cerca que ella estaba, lo bien que eran sus labios en los suyos, lo amargo que él sentía que todo esto era necesario. Pero lo era ligeramente. Su corazón se aceleró a través de su vestido de algodón.

Ella tenía razón. No había nada más que esto. Nunca existió. él estuvo a punto de ceder y tomarla en sus brazos cuando capto la mirada en sus ojos. Como si ella hubiera visto a un fantasma.

Ella puso una mano en su frente.

" Tengo una sensación extraña", susurró ella.

No,¿era ya demasiado tarde? sus ojos se estrecharon en la forma de su dibujo y volvieron a él, sus manos en su pecho, sus labios entreabiertos. "dime que estoy loca, pero juro que he estado aquí mismo antes..."

Entonces era demasiado tarde. Él alzó la vista, tembló, y podría sentir que la oscuridad descendía. El tomó una última posibilidad de detenerla para sostenerla tan fuertemente como había estado anhelando durante semanas. Tan pronto como sus labios se derritieron, ambos eran impotentes. El gusto de la selva en su boca lo hizo marear. Más cerca la apretó contra él, más su estómago se arremolinó con la emoción y la agonía de todo esto. Su lengua remontó, y el fuego entre ellos se quemó más brillante, más caliente, más potente con cada nuevo toque, cada nueva exploración. Aunque ninguno de ellos era nuevo.

El cuarto tembló. Un aura alrededor de ellos comenzó a brillar.

Ella no notó nada, de nada, no entendió nada además de su beso.

El solo supo que estaba a punto de pasar, que los compañeros oscuros estaban preparados para caerse en su reencuentro. Incluso pensó que era incapaz de alterar el curso de su hígado una vez más, él lo sabía.

Las sombras se arremolinaron directamente desde arriba. tan cerca, él podría haberlos tocado. Tan cerca, se preguntó si ella podría oír lo que ellos estaban susurrando. Y miró cuando la nube pasó sobre su cara. Durante un momento él vio una chispa de reconocimiento que creció en sus ojos.

Entonces no había nada, nada en absoluto.

Capitulo 1

-Perfectos Extraños-

aite entro en el vestíbulo de la escuela Sword & Cross iluminada con luces fluorescentes, diez minutos mas tarde de los que debería estar. Un asistente fornido con mejillas coloradas y una tabilla con sujetapapeles sujetada con una abrazadera bajo un hierro dando órdenes lo que significó que Maite estaba detrás.

“ Recuerda, los medicamentos , camas, y rojos,” el asistente gritó a un grupo de otros tres estudiantes todos de pie con la espalda a Maite. “Recuerda los fundamentos y que nadie se haga daño.”

Maite se apresuró a deslizarse por detrás del grupo. Ella todavía trataba de entender si había llenado la enorme pila de papeles correctamente, si este guía con la cabeza rapada que está de pie ante ellos era un hombre o una mujer, si había alguien para ayudarla con esta bolsa de lona enorme, si sus padres iban a deshacerse de su furia querida en el minuto en que llegan a casa después de dejarla aquí.

Ellos habían estado amenazándola con vender su auto todo el verano, y ahora ellos tenían una razón que Maite no podía discutir : no permiten a nadie tener un auto en la nueva escuela de Maite. Su nueva reforma, para ser precisos. Ella todavía se acostumbraba al término.

¿" Podrías, uh, podrías repetir esto?” ella le preguntó al asistente. " qué era , medicamentos-?”

“Bien, mira lo que la tormenta llevó,” el asistente dice en voz alta, luego sigue, articulando despacio: “Medicamentos. Si eres uno de los estudiantes medicados, es así como se debe hacer para mantenerlos bien, sano, respiración, lo que sea.”

Mujer, Maite se decidió estudiar al asistente. No el hombre sería bastante malicioso para decir todo esto en tal tono de voz.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:12 am

“Lo tengo.” Maite sintió su tirón de estómago. "Medicamentos".

Ella había estado fuera de medicamentos durante años. Después del accidente el verano pasado, el doctor Sanford, su especialista en Hopkinton y la razón de que sus padres la habían enviado a un internado de la forma de New Hampshire habían querido a considerar el suministro de medicamentos de nuevo .Aunque ella finalmente lo hubiera convencido de su estabilidad, había tomado un extra mes de análisis por parte de ella sólo para mantenerse fuera de las antipsicóticos horribles.

Razón por la cual ella quería matricularse en su último año en Sword & Cross de un mes completo después del año académico que había comenzado.. Ser una nueva estudiante era bastante malo, y Maite había estado realmente nerviosa por tener que ir a clases en las que todos los demás estaban ya resueltos. Pero a pesar de todo, no era la única nueva que llegaba hoy.

Coló un vistazo a los otros tres estudiantes de pie en un semicírculo a su alrededor.. En su última escuela, Dover la Preparatoria, el recorrido del campus durante el primer día era donde ella había encontrado a su mejor amiga, Callie. En un campus donde todos los otros estudiantes habían estado prácticamente juntos, esto habría sido bastante que Maite y Callie fueran las únicas llegadas. Pero esto no tomó mucho tiempo para que las dos chicas se dieran cuenta de que también tenían la misma obsesión con las mismas viejas películas sobre todo cuando se trataba de Albert Finney . Después de su primer año de descubrimiento ellas podían hacer una bolsa de palomitas de maíz sin que suene la alarma de incendios, Callie y Maite no había salido de los demás lados. Hasta... hasta que había que hacerlo. A los lados de Maite hoy eran dos muchachos y una niña.

La niña parecía bastante fácil de entender, rubia y bonita, con manicura rosa pastel que emparejaron con su carpeta plástica.

“Soy Gabbe,” arrastró las palabras, dirigiendo a Maite una sonrisa grande esto desapareció tan rápidamente como había emergido, antes Maite podría ofrecer hasta su propio nombre. La disminución de la chica le recordó a Dover pero que no esperaría en Sword & Cross . Luce no podía decidirse si esto era consolador o no, más que podría imaginar que una chica haría en este reformatorio.

A la derecha de Maite era un tipo con el pelo castaño y corto, ojos marrones, y un puñado de pecas en la nariz.

Pero la forma en que ni siquiera miraba a los ojos, sino que a su pulgar, dio a Maitr la impresión de esto, como ella, él todavía era probablemente atontado y avergonzado para encontrarse aquí.

El tipo a su izquierda, por lo contrario, ajustaba la imagen de Maite era demasiado perfecto. Era alto y delgado, con una bolsa de WJ al hombro,'pelo negro, y ojos verdes, hundidos. Sus labios carnosos y un rosa natural por el cual la mayor parte de chicas matarían. En la parte de atrás de su cuello,, un tatuaje negro en forma de rayos de sol pareciendo brillar por su piel clara, elevándose del borde de su playera negra.

A diferencia de los otros dos, cuando este tipo dio vuelta para encontrarme con su mirada fija, él la sostuvo y no la dejó . Su boca fue puesta en una línea recta, pero sus ojos estaban calientes y vivos. Él la miraba fijamente, estando de pie todavía como una escultura, que hizo a Maite que se siente a tomar su lugar, también. Ella tomo aliento. Aquellos ojos eran intensos, y fascinantes, y, pues un poquito pacíficos.

Con algunos ruidos fuertes que limpian la garganta, el asistente interrumpió el trance de miradas.

Maite se sonrojó y fingió estar muy ocupada rasguñando su cabeza.

“Aquellos que ya han aprendido los mecates son libres para ir después a un volcado de peligros. ”El asistente hecho gestos en una caja de cartón grande bajo un signo que decía en Grandes letras negras ‘materiales prohibidos‘. “Y cuando yo digo libre, Todd” - ella le puso la mano sobre la hombro del niño pecoso, haciéndolo brincar - ”quiero decir ligado por el gimnasio a encontrar a tu estudiante guía. Tú” - ella señaló a Maite- “vierte tus riesgos y permanencia conmigo.”

Los cuatro arrastraron los pies hasta la caja y Maite miraba, desconcertada, cuando los otros estudiantes comenzaron a vaciarse sus bolsas. La muchacha sacó a un suizo rosado de tres pulgadas Cuchillo de ejército. El tipo de ojos verdes de mala gana vertió la pintura de spray y un cortador de caja. Incluso el desdichado Todd dejó varios libros sueltos de partidos y un pequeño contenedor de fluido más ligero. Maite se sintió casi estúpida de que ella no ocultaba un riesgo propio pero cuando ella vio a los otros chicos meter la mano en sus bolsas y sus teléfonos celulares en la caja, ella tragó aire.

Inclinándose hacia delante para leer los materiales prohibidos firma un poco más de cerca, ella vio los teléfonos celulares, los buscapersonas, y todos los dispositivos de radio de doble sentido estuvieron estrictamente prohibidos. Era bastante malo que ella no podía tener un ¡coche! Maite le puso la mano sudorosa a el teléfono celular en su bolsillo, su única conexión con el mundo exterior.

Cuando el asistente vio la mirada de su cara, Maite recibió unas palmadas rápidas en la mejilla.

“No te desmayes chica, ellos no me pagan bastante para resucitar. Además, consigues una llamada telefónica una vez por semana por lo general.”

Una llamada telefónica... ¿una vez por semana? Pero - Ella miró abajo su teléfono la una vez pasada y vio que había recibido dos mensajes de texto. No parecía posible que éstos fueran sus dos últimos mensajes de texto. El primero era de Callie.

¡Llame de inmediato! Estaré esperando por el teléfono todos los días, y recuerdo lo asignado. ¡

Sobrevivirás! por cierto, por lo que vale la pena, pienso que todo el mundo totalmente ha olvidado sobre...

Callie De manera típica, que había ido mucho tiempo por el teléfono celular de **** de Maite cortó el mensaje de cuatro líneas .

En cierto modo, Maite estaba aliviada. Ella no quiso leer sobre como cada uno de su vieja escuela tenía ya olvidado lo que había pasado con ella, lo que había hecho a la tierra a sí misma en este lugar.

Ella suspiró y miro su segundo mensaje.

Era de su mamá, que acababa de conseguir colgar los mensajes hace unas semanas, y quién seguramente no había sabido sobre la cosa "esta llamada una vez por semana" o han abandonado a su hija aquí. ¿verdad? Kiddo* (*niña,pequeña), siempre pensamos en ti. Está bien y trata de comer bastantes proteínas.

Hablaremos cuando podamos. Con amor, M&P* (Mama & Papa)

Con un suspiro, Maite se dio cuenta de que sus padres deben saberlo. ¿Como explicar sus caras dibujadas cuando había dicho adiós en la puerta de la escuela esta mañana?. En el desayuno, ella había tratado de bromear acerca de perder ese terrible acento de Nueva Inglaterra que había tomado en Dover, pero sus padres ni siquiera habían esbozado una sonrisa.

Había pensado que ellos todavía estaban enojados con ella.

Ellos nunca hicieron la cosa de "levantar la voz",cuando Maite realmente actúo mal, sólo le dieron el viejo tratamiento de guardar silencio. Ahora entendió el comportamiento extraño de esta mañana: Sus padres ya estaban de duelo por la pérdida de contacto con su única hija.

“Todavía estamos esperando a una persona,” el asistente cantó. “Me pregunto quién será.” La atención de Maite se rompió hacia la Caja de peligro, que ahora estaba repleta de cosas de contrabando, que ni siquiera conocía. Podía sentir los ojos verdes de un chico moreno que la miraba fijamente. Miró y noto que todo el mundo la estaba observando.

Su turno. Ella cerro los ojos y abrió lentamente sus dedos, dejando deslizar el teléfono de sus manos. El sonido de estar absolutamente sola.

Todd y Gabbe se dirigieron hacia la puerta sin ni siquiera mirar en la dirección de Maite, pero el tercer chico se volvió hacia el asistente. “Puedo guiarla,” dijo él, señalando a Maite.

“No es parte de nuestro trato,” contestó el asistente en forma automática, como si hubiera estado esperando este diálogo.

“Eres un nuevo estudiante otra vez, eso significa que los estudiantes nuevos tienen restricciones.

Volver al punto de partida. ¿No te gusta esto?, tú deberías haber pensado dos veces antes de romper la libertad condicional.”

El chico se quedó inmóvil, sin expresión, como el asistente de Maite reforzó en la palabra "Libertad condicional" hacia el final de un pasillo amarillento.

“Circulando,” dijo, como si nada hubiera sucedido.“Camas.” Indicó la ventana que estaba enfrente del Oeste de un edificio de bloque distante. Maite podría ver a Gabbe y Todd arrastrando los pies despacio hacia ellos, con el tercer chico que caminaba lento, como si alcanzarlo a ellos era la última cosa en su lista de cosas por hacer.

Las residencias de estudiantes eran formidables y grandes, de un gris sólido como los bloques de un edificio, cuyas puertas de espesor dobles no mostraban nada de vida dentro. Un gran placa de piedra estaba de pie plantada en medio del césped muerto, y Maite recordó del Sitio Web PAULINE DORMITORY las palabras grabadas. Parecía incluso más feo en el sol de la mañana brumosa de lo que había mirado en el plano, de la fotografía blanco y negro. Incluso desde esta distancia, Maite podría ver el moho negro que cubría la residencia de estudiantes. Todas las ventanas estaban obstruidas por hileras de barras de acero de espesor.

Ella miro. Eso era ¿un alambre de púas que excedía la cerca que rodeaba el edificio?

El asistente miró abajo unos papeles, cambiando a través del archivo de Maite. “Habitación sesenta y tres. Lanza tu bolso en mi oficina con el resto de ellos por el momento. Puedes desempaquetar esta tarde.”

Maite arrastró su bolso rojo hacia los otros tres troncos negros indescriptibles. Luego ella reflexivamente llego a su teléfono celular, donde por lo general introducía las cosas necesarias para recordar. Pero cuando su mano lo buscó en su bolsillo vacío, suspiró y se memorizo el número de habitación en cambio.

Todavía no entendía por qué ella no podía quedarse con sus padres; su casa en Thunderbolt era menos de la mitad que Sword & Cross. Se había sentido tan bien estar de vuelta en la casa en Savannah, donde, como su mamá siempre decía, hasta el viento soplaba con pereza. Mas suave en Georgia, un ritmo mas adecuado que Maite ha tenido en Nueva Inglaterra.

Pero Sword & Cross no se parecía a Savannah. Esto casi no se siente a cualquier sitio en absoluto, excepto a los sin vida, sin color, en donde el tribunal había encomendado que ella se alojara.

Ella había escuchado a su padre por teléfono con el director, el otro día, asintiendo con la cabeza en su aturdido profesor de biología y con el refrán, “Sí, sí, tal vez sería mejor para ella para ser supervisada todo el tiempo. No, no, nosotros no queremos interferir con el sistema.”

Claramente su padre no había visto las condiciones de la supervisión de su única hija. Este lugar se parecía a una prisión de máxima seguridad.

"Y, ¿qué significa eso rojo?” Maite pregunto al asistente, lista para ser liberada del viaje.

“Lo rojo,” dijo el asistente, señalando hacia un pequeño dispositivo de conexión de cable que cuelga del techo: una lente con una señal roja intermitente.

Maite no la había visto antes, pero tan pronto como el asistente señaló la primera, ella se dio cuenta de que estaban en todas partes.

¿" cámaras?”

“Muy bien,” dijo el asistente, con una voz que gotea la condescendencia.

“La hacemos evidentes con el fin de que deben recordar. Todo el tiempo, en todas partes, estamos observando. Así que no molesten, es decir será mejor que cooperen.”

Cada vez que alguien se dirigía a Maite lo hacían como si ella fuera una total psicópata, incluso llego a creer que eso era cierto.

Durante todo el verano, los recuerdos la perseguían, en sus sueños y en los raros momentos en que sus padres la habían dejado sola. Algo había ocurrido en esa cabaña, y todo el mundo (incluyendo Maite) se moría de ganas de saber exactamente qué.

La policía, el juez, la trabajadora social, había intentado de averiguar la verdad, pero estaba tan perdida como lo estaban los demás.

Ella y Trevor habían estado bromeando toda la noche, persiguiéndose unos a otros en la fila de cabañas en el lago, lejos del resto del partido. Trató de explicar que había sido una de las mejores noches de su vida, hasta que se convirtió en la peor.

Había pasado tanto tiempo repitiendo esa noche en su cabeza al oír reír a Trevor, sintiendo sus manos alrededor de su cintura, y tratando de conciliar su instinto den que ella en realidad era inocente.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:13 am

Pero ahora, cada regla y norma en Sword & Cross parecía ir en contra de esa idea, parecía sugerir que era, de hecho, peligrosa y debía ser controlada. Maite sintió una mano firme sobre su hombro.

"Mira, dijo el asistente. "Si te hace sentir mejor, estás muy lejos del peor de los casos aquí”.

Era el primer gesto humano que el asistente había hecho hacia Maite, y ella creyó que fue para hacerla sentir mejor. Pero. La habían enviado aquí porque era sospechosa de la muerte del chico al cual había estado loca por el, ¿y todavía estaba "lejos en el peor de los casos aquí"?

Maite se preguntó con quienes más exactamente ellos trataban en Sword & Cross.

“Bien, la orientación ha terminado,” dijo el asistente.

“Estás en tu propio lugar ahora. Aquí está un mapa si necesitas encontrar algo más.” Ella dio a Maite una fotocopia de un crudo mapa dibujado a mano, luego echó un vistazo a su reloj.

“Tienes una hora antes de tu primera clase” luego saludo con la mano a Maite. “Esta atenta. Y no lo olvides,” dijo, señalando a las cámaras por ultima vez. “La luz infrarroja te esta mirando”

Antes de que Maite pudiera contestar, una chica flaca, morena, apareció delante de ella, moviendo sus dedos largos en la cara de Maite.

“Ooooooh,” la chica se burlaba con una voz parecida a los fantasmas, bailando alrededor de Maite en un círculo. “La luz infrarroja te observaaa”

“Vete de aquí, Arriane, antes de que te reprenda,” dijo el asistente, aunque mostraba una breve sonrisa genuina, había un poco de afecto secundario para la loca chica.

También estaba claro que Arriane no correspondía al amor. Ella imitaba ciertos movimientos en el asistente, luego miro a Maite, para ofenderla.

“Y sólo por esto,” dijo el asistente, apuntando una furiosa nota en su libro, “te has ganado la tarea de exponer 'Little Miss Sunshine hoy'.”

Señaló a Maite, que parecía cualquier cosa menos Sunshine, en sus vaqueros negros, botas negras, y top negro. En el marco de "La sección del Código de vestimenta", el sitio web de Sword & Cross sostenían que mientras los estudiantes tengan buena conducta, eran libres de vestirse como quisieran, con sólo dos pequeñas estipulaciones: el estilo debe ser modesto y el color debe ser negro. Un poco de libertad.

El demasiado grande polo cuello de tortuga que la madre de Maite la había forzado a usar esta mañana no favorecía en nada sus curvas, incluso su mejor característica se había ido: su grueso cabello negro, el cual solía colgar hasta su cintura, había sido casi completamente cortado. El fuego de la cabaña había dejado su cuero cabelludo superficialmente quemado y la línea del cabello irregular (patchy es en parches), así que luego del largo y callado viaje a casa desde Dover, su madre la había plantado en la bañera, tomado prestada la afeitadora eléctrica de su padre y sin palabras había afeitado su cabeza. A lo largo del verano, su cabello había crecido solo un poco, lo suficiente para que sus antes envidiables ondas ahora colgaran en vergonzosos giros justo sobre sus orejas. Arriane la analizo, golpeando un dedo contra sus pálidos labios. “Perfecto” dijo, avanzando para enredar su brazo a través del de Maite. “Justo estaba pensando en que podría requerir un nuevo esclavo”.

La puerta hacia el lobby se abrió y entrando el chico alto de ojos verdes. El negó con la cabeza y le dijo a Maite, “Este lugar no teme hacer una búsqueda quitando la ropa (strip search). Así que si tu estas guardando alguna otra cosa peligrosa”- el levantó una ceja y tiro un montón de cosas no reconocibles en la caja-“ahórrate el problema”

Tras Maite, Arriane rió bajo su aliento. La cabeza del chico se elevó y cuando sus ojos encontraron a Arriane el abrió su boca, luego la cerró, como si estuviera inseguro de cómo proceder.

“Arriane”, dijo tranquilamente

“Cam”, ella respondió

“¿Lo conoces?” Susurró Maite, preguntándose si habrían las mismas clases de grupos en reformatorios como los había en las escuelas preparatorias como Dover.

“No me lo recuerdes”, dijo Arriane, arrastrando a Maite fuera por la puerta hacia la gris y húmeda mañana. La parte de atrás del edificio principal daba hacia un resquebrajado camino bordeando un campo descuidado. El pasto estaba tan crecido que parecía más un lote vacante que un espacio común de una escuela, pero un desvanecido marcador y una pequeña cantidad de bancas de madera argumentaban lo contrario.

Más allá de los espacios comunes habían cuatro edificios de aspecto severo: el dormitorio hecho de bloques de cemento en la izquierda lejana, una enorme y fea iglesia en la derecha lejana y otras dos enormes estructuras entre las cuales Maite imaginó estaban las salas de clase. Esto era. Todo su mundo había sido reducido a la penosa vista ante sus ojos.

Arriane inmediatamente se dirigió fuera del camino y condujo a Maite hacia el campo, sentándola sobre una de las mojadas gradas de madera.

La correspondiente instalación en Dover habría gritado liga Ivy Jock en entrenamiento, por lo que Maite siempre había evitado circular por ahí. Pero este campo vacío, con sus oxidados y deformes objetivos (arcos?), contaban una historia muy diferente. Tres buitres sobrevolaban y una brisa triste batía través de las desnudas ramas de los robles. Maite s estremeció y hundió su mentón en el polo cuello de tortuga. “Así queeee”, Dijo Arriane. “Ahora conoces a Randy”. “Pensé que su nombre era Cam”.

“No estamos hablando de él”, dijo Arriane rápidamente, “Me refiero a ella- hombre ahí adentro” Arriane apunto con su cabeza hacia la oficina donde habían dejado al asistente en frente de la TV. “¿Que piensas-chico o chica?”

“Uh, ¿chica?” Dijo Maite tentativamente. “¿Es esto una prueba?” Arriane esbozó una sonrisa. “La primera de muchas. Y pasaste. Al menos creo que pasaste. El género de la mayoría de los facultativos aquí es un debate a nivel escolar. No te preocupes, te acostumbrarás”

Maite pensó que Arriane estaba haciendo una broma en cuyo caso, genial. Pero esto era un enorme cambio respecto a Dover. En su antigua escuela, los corbatas verdes, engominados futuros senadores habían prácticamente supurado a través de los pasillos en el gentil silencio en el que el dinero parece estar sobre todo.

Más seguido que otra cosa, los chicos de Dover dieron a Maite una “no ensucies las paredes blancas con tus huellas digitales” mirada de soslayo. Ella se trató de imaginar a Arriane ahí: holgazaneando en las gradas, haciendo una fuerte, cruda broma en su voz pimientos. Maite trató de imaginar qué pensaría Callie de Arriane. No había habido nadie como ella en Dover.

“Muy bien, suéltalo”, Arriane ordeno. Aterrizando en lo alto de la grada y gesticulando a Maite para que sele uniera, ella dijo, “¿Que fue lo que hiciste para llegar aquí?” El tono de Arriane era juguetón, pero repentinamente Maite tuvo que sentarse. Era ridículo pero ella casi había esperado poder pasar el primer día de clase sin el pasado trepando y robándole su delgada máscara de calma. Por supuesto que la gente aquí iba a querer saber.

Ella pudo sentir la sangre rasgueando en sus sienes. Pasaba cuando ella trataba de pensar hacia atrás realmente pensar hacia atrás a esa noche. Ella nunca había dejado de sentirse culpable por lo que le había pasado a Trevor, pero también trató muy fuerte de no quedar se hundida en las sombras, las cuales por ahora eran las únicas cosas que ella podía recordar del accidente. Esas oscuras e indefinibles cosas de las cuales ella no podía contarle a nadie. Rasguñas eso ella había comenzado a decirle a Trevor sobre la peculiar presencia que ella había sentido esa noche, sobre las forma torciéndose sobre sus cabezas, amenazando con arruinar su noche perfecta. Por supuesto, para ese momento ya era demasiado tarde. Trevor se había ido, su cuerpo quemado mas allá de poder ser reconocido y Maite era…era ella… ¿culpable?

Nadie sabía sobre las tenebrosas formas que ella a veces veía en la oscuridad. Ellas siempre iban a ella. Ellas habían ido y venido por tanto tiempo que Maite incluso no podía recordar la primera vez que las había visto. Pero podía recordar la primera vez que se dio cuenta que las sombras no iban a todos sino, a nadie salvo ella.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:14 am

Cuando tenía siete años, su familia había ido de vacaciones a Hilton Head y sus padres la habían llevado a un viaje en bote. Fue justo alrededor del ocaso cuando las sombras comenzaron a ondular sobre el agua, y ella se giro hacia su padre y le dijo, “¿Que es lo que haces cuando vienen, papa? ¿Por qué tú no estás asustado de los monstruos?

No hay monstruos, le aseguraron sus padres, pero la insistencia de Maite en la presencia de algo tambaleante y oscuro le otorgo varias visitas con el oftalmólogo familiar, y luego lentes, y luego visitas al otorrinolaringólogo luego de que ella cometiera el error de describir el susurro ronco que las sombras a veces hacían y luego terapia, y luego más terapia, y finalmente la prescripción de medicamentos antisicóticos.

Pero nada nunca las hizo desaparecer. Para el momento en que ella tenía catorce, Maite se rehusó a tomar sus medicinas. Fue ahí cuando encontraron al Dr. Sandford, y la Escuela Dover cercana. Ellos volaron a New Hampshire, y su padre manejó l auto rentado por una larga y curva carretera hasta una mansión llamada Shady Hollows en lo alto de un cerro.

Ellos plantaron a Maite en frente de un hombre en un delantal de laboratorio y le preguntaron si ella todavía tenía sus visiones. Las palmas de sus padres estaban sudando al momento que apretaron sus manos, las cejas fruncidas con el miedo de que hubiera algo terriblemente mal con su hija.

Nadie salió y dijo si ella no le había dicho al Dr. Sandford lo que todos querían que ella dijera, ella debería estar viendo un montón de más cosas en Shady Hollow. Cuando ella mintió y actuó normal, le fue permitido ingresar a Dover, solo tenía que visitar al Dr. Sandford dos veces al mes. Se le permitió a Maite dejar de tomar esas horribles píldorastan pronto como ella comenzó a pretender que ya no veía sombras. Pero ella aun no tenía control sobre cuando iban a aparecer. Todo lo que ella sabía era que el catalogo mental de lugares en los cuales ellas habían aparecido en el pasado bosques densos, aguas turbias se transformaron en los lugares que ella evitaba a toda costa. Todo lo que ella sabía era que cuando las sombras venían, ellas por lo general estaban acompañadas por unos fríos escalofríos bajo su piel, una sensación enfermiza como ninguna otra.

Maite se sentó a horcajadas sobre una de las gradas y aferro sus sienes entre sus pulgares y dedos medios. Si ella iba a ir a través de esto hoy, ella tenía que empujar su pasado desde lo más profundo de su mente, así que no había forma de que ella pudiera airear todos los horripilantes detalles a alguna extraña y maniaca desconocida.

En vez de responder, ella miró a Arriane, quien estaba reclinada en las gradas, usando un par de enormes lentes de sol negros que cubrían la mejor parte de su rostro. Era difícil de decir, pero ella debía estar mirando fijamente a Maite, también, porque después de un segundo, ella se levantó de las gradas y sonrió. “Corta mi pelo como el tuyo”, dijo. “¿Qué?” Jadeó Maite “Tu cabello es hermoso”. Era verdad: Arriane tenía los mechones gruesos y largos que Maite tan desesperadamente extrañaba. Sus rizos negro sueltos brillaban en la luz del sol, revelando un tinte rojo. Maite puso su cabello tras sus orejas, aun cuando todavía no era lo suficientemente largo como para hacer nada más que dejarlos libre en frente de ellas.

“Hermoso hermosísimo” dijo Arriane.”El tuyo es sexy, radical. Y lo quiero” “Oh, Um, bien” dijo Maite. ¿Fue eso un cumplido? Ella no sabía si ella debía sentirse halagada o nerviosa por la forma en que Arriane asumió que ella podía tener cualquier cosa que quisiera, incluso si lo que quería pertenecía a otra persona. “Donde vamos a obtener-“ “Tada” Arriane alcanzo su mochila y saco la navaja suiza rosada que Gabbe había tirado en la caja de peligros. “¿Qué?” dijo, viendo la reacción de Maite. “Yo siempre traigo mis dedos pegajosos en el día de “eliminar” de los nuevos estudiantes. La sola idea me lleva a los días de perro en el internado Sword & Cross…el….campo de verano”. “Pasaste todo el verano…¿aquí?” Maite hizo una mueca.

“¡Ha! Hablando como una verdadera novata. Tú probablemente esperas un recreo de primavera”. Ella le tiro la navaja suiza a Maite. “Nosotros no tenemos salida de este infierno. Nunca. Ahora corta”.

“¿Qué pasa con las redes?” Preguntó Maite, mirando alrededor con la navaja en las manos. Debería haber cámaras en algún lugar por aquí. Arriane negó con la cabeza. “Me rehúso a asociarme con pensiones. ¿Puedes manejarlo o no?” Maite asintió.

“y no me digas que tu nunca has cortado el cabello antes” Arriane tomó la navaja de vuelta desde Maite, sacando la tijera y extendiéndola de vuelta. “No más palabras hasta que me digas cuan fantástica me veo”. En el “salón” de la bañera de sus padres, La madre de Maite había atado los restos de su largo cabello en una desordenada cola de caballo antes de cortar todo. Maite estaba segura de que debía haber una forma más estratégica de cortar el cabello, pero como una evitadora de toda una vida del corte de cabello, la cola de caballo cortada era todo lo que ella sabía. Ella reunió el cabello de Arriane en sus manos, anudo una banda elástica de su muñeca alrededor, tomo las pequeñas tijeras firmemente y comenzó a cortar. La cola de caballo cayó a sus pies y Arriane jadeo y se agito alrededor. Ella tomó y la sostuvo hacia el sol. El corazón de Maite se contrajo al verlo. Ella todavía agonizaba sobre su propio cabello perdido, y todas las otras perdidas que el simboliza. Pero Arriane solo dejo una pequeña sonrisa sobre sus labios. Ella corrió sus dedos a través de la cola de caballo una vez y luego la dejo en su mochila.

“Increíble” dijo “continua”

“Arriane” Maite susurró antes de que pudiera detenerse a si misma “Tu cuello. Esta todo-“

“¿lleno de cicatrices?” finalizo Arriane “Puedes decirlo” La piel del cuello de Arriane, desde la parte baja de su oreja izquierda hasta la clavícula estaba irregular y marmolada y brillante. La mente de Maite fue hacia Trevor hacia esas horrible fotografías. Incluso sus propios padres no podrían mirarla después de verlas. Ella estaba teniendo un tiempo difícil viendo a Arriane ahora.

Arriane tomó la mano de Maite y la presionó a la piel. Estaba caliente y fría al mismo tiempo. Estaba suave y áspero.

“No estoy asustada de eso” dijo Arriane “¿lo estas tu?”

“No” dijo Maite, aunque deseo que Arriane sacara su mano para que ella pudiera sacar la suya también. Su estomago se revolvió al pensar si esta era la forma en que se sentiría la piel de Trevor.

“¿Tienes miedo de quien realmente eres, Maite?”. “No” dijo Maite rápidamente. Debía ser tan obvio que ella estaba mintiendo. Ella cerró sus ojos. Todo lo que ella quería de Sword & Cross era un nuevo comienzo, un lugar donde la gente no la mirara de la forma en que Arriane la estaba mirando ahora. En las puertas del colegio esta mañana, cuando su padre había susurrado el lema de la familia Price en su oreja“Los Price nunca se estrellan”-lo había sentido posible, pero ahora Maite se sentía tan denigrada y expuesta. Ella alejo su mano. “Así que, ¿Cómo paso?” preguntó, mirando hacia abajo.

“¿Recuerdas como no te presioné cuando tu callaste para que tú me dijeras que hiciste para llegar aquí?” Arriane preguntó, levantando sus cejas.

Arriane gesticulo hacia las tijeras. “ Retócalo en la parte de atrás, OK? Hazme ver realmente hermosa. Hazme ver como tú”. Incluso con el mismo corte, Arriane todavía se vería como una muy desnutrida versión de Maite. Mientras Maite trataba de terminar con el primer corte de cabello que había dado, Arriane ahondó en las complejidades de la ida en Sword & Cross.

“El bloque central de ahí es Augustine. Es donde tenemos nuestros llamados eventos sociales los miércoles en la noche. Y todas nuestras clases”, dijo ella, apuntando al edificio de color diente amarillento, dos edificios a la derecha del dormitorio. Era como si hubiera sido diseñado por el mismo sádico que hizo Pauline. Era tristemente cuadrado, tristemente similar a una fortaleza, fortificado por el mismo alambre de púa y ventanas con barrote. Una gris y sobrenatural niebla cubría las paredes como musgo, haciendo imposible ver si alguien estaba ahí.

“Advertencia razonable”, continuo Arriane. “Tú vas a odiar las clases aquí. No serías humana si no lo hicieras”

“¿Por qué? ¿Qué es tan malo de ellas?” preguntó Maite. Quizá a Ariane solo no le gustaba la escuela en general. Con su esmalte de uñas negro, su delineador de ojos negro y su mochila negra que solo se veía suficientemente grande para guardar su nueva navaja suiza en el extremo derecho de los comunes.

“Por aquí, encontrarás nuestro gimnasio del estado del arte”, ella dijo asumiendo el tono nasal de voz de una guía turístico. “si, si, para el ojo o entrenado parece una iglesia. Solía serlo. Estamos en una cierto guíame al infierno arquitectural aquí en Sword & Cross. Unos pocos años atrás, un compacto y loco calisténico (levantador de pesas) se mostró quejándose sobre jóvenes sobre medicados arruinando la sociedad. Dono un montón de **** de dinero así que la convirtieron en un gimnasio. Ahora los poderosos que son piensan que podemos trabajar nuestras frustraciones en una forma más natural y productiva” Maite gimió. Ella siempre había odiado las clases de gimnasia. “chica, después de mi corazón,” Arriane se compadeció, “El entrenador Diante es malvado”

Mientras Maite trotaba para mantener el paso, Ella dio cuenta del resto del campo. El patio de Dover había estado bien mantenido, todo manicurado y salpicado de manera uniforme y cuidada de Quds podados. Sword & Cross se veía como si hubiera sido tirado y abandonado en la mitad de la humedad. Sauces llorones colgaban hasta el suelo, Kudzu crecía a lo largo de las paredes en sabanas y cada tercer paso estaba aplastado.

Y no era solo la forma en que el lugar se veía. Cada respiro húmedo que Maite tomaba se quedaba atrapado en sus pulmones. Solo respirar en Sword & Cross la hacía sentir como si se estuviera hundiendo en arenas movedizas. “Aparentemente los arquitectos se vieron en el inmenso enfrentamiento sobre como readaptar los viejos edificios de la academia militar. El resultado es que nosotros terminamos en una media penitenciaria, media zona medieval de tortura, Y sin jardinero,” dio Arriane, sacudiendo algo de lodo de sus botas de combate, “Intolerable. Oh, y ahí está el cementerio.”

Maite siguió la dirección que Arriane marcaba con su dedo hacia la lejana izquierda del patio, justo pasando el dormitorio. Una incluso más gruesa capa de niebla se encontraba sobre la porción de tierra sin murallas. Estaba bordeada en los tres lados por un frondoso bosque de Robles. Ella no podía ver dentro del cementerio, el cual parecía hundirse en la tierra, pero pudo oler la putrefacción y escuchar el canto de las cigarras zumbando en los árboles. Por un segundo, ella pensó que vio el oscuro giro de las sombras pero pestañeo se habían ido. “¿Es eso un cementerio?”

“Si. Solía ser una academia militar, en los días de la guerra civil. Así que aquí era donde enterraban a sus muertos. Es escalofriante que todos salieran. Y OH dios, “dijo Arriane, imitando un falso acento sureño, “apesta a alto cielo” Luego ella le cerró un ojo a Maitee. “Nosotros vamos allá seguido.” Maite miró a Arriane a ver si estaba jugando. Arriane solo se encogió de hombros.

“Bien, fue solo una vez. Y fue solo después de una enorme farmapalooza” Ahora, esa era una palabra que Maite conocía.

“¡Aha!” Arriane se rió. “Acabo de ver una luz encenderse allá arriba. Así que alguien está en casa. Bueno mi querida Maite, tu puedes haber ido a fiestas alrededor de la escuela, pero nunca has visto un botadero como los que los chicos del reformatorio hacen”

“¿Cuál es la diferencia?” preguntó Maite, tratando de evitar el hecho de que ella nunca había ido a una gran fiesta en Dover.

“Lo verás” Arriane pauso y se giró hacia Maite. “Tu vendrás esta noche y saldremos, ¿bueno?” Ella sorprendió a Maite tomándola de la mano. “¿Lo prometes?

“Pero pensé que dijiste que tenía que estar alejada de las clases pesadas,” bromeó Maite.

“Regla número dos¡No me escuches!” Arriane rió, agitando su cabeza. “¡Estoy certificadamente loca!” Ella comenzó a trotar de nuevo y Maite fue tras ella. “Espera, ¿Cuál era la regla número uno?”

“¡Mantén el paso!”

Al momento que ellas fueron alrededor del edificio de clases, Arriane se detuvo de golpe. “efecto genial” dijo ella.

“genial” repitió Maite.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:16 am

Todos los otros estudiantes parecían estar agrupados alrededor de los árboles estrangulados por la hiedra (kudzu) afuera de Augustine. Nadie parecía completamente feliz de estar afuera, pero nadie parecía listo para entrar tampoco. No había algo así como un código de vestimenta en Dover, así que Maite no estaba acostumbrada a la uniformidad que le da uno. Nuevamente, aunque cada chico aquí usaba los mismo jeans negros, el mismo polo cuello de tortuga y el mismo chaleco negro atado alrededor de los hombros o alrededor de la cintura, había diferencias sustanciales en la forma en que los llevaban.

Un grupo de chicas tatuadas paradas con los brazos cruzados en un círculo utilizaban brazaletes hasta el codo. Las pañoletas negras en sus cabellos le recordaron a Maite una película que había visto sobre una banda de chicas en motocicleta. Ella la había rentado porque pensó: ¿Qué puede ser más genial que una banda de motocicletas solo de chicas? Ahora los ojos de Maite se cruzaron con unos de los de las chicas al otro lado del patio. La mirada de soslayo de los gatunos ojos delineados de negro hizo a Maite cambiar rápidamente la dirección de su mirada.

Una chica y un chico que iban tomados de la mano habían cosido lentejuelas en forma de calaveras y huesos cruzados en la parte de atrás de sus chalecos negros. Cada pocos segundos, uno de ellos atraía al otro para darle u beso en la frente, el lóbulo de la oreja, en el ojo. Cuando enroscaron sus brazos alrededor del otro, Maite pudo ver que cada uno usaba una banda de rastreo pestañeante en la muñeca. Ellos se veían rudos, pero era obvio cuan enamorados estaban. Cada vez que vio brillar los anillos en sus lenguas, Maite sintió una punzada de soledad en su pecho.

Detrás de los amantes, un grupo de chicos rubios estaba parado apoyando contra la pared. Cada uno de ellos usaba su chaleco, a pesar del calor. Todos tenían blancas camisas Oxford bajo el, los cuellos almidonados levantados. Sus pantalones negros golpeaban el borde de sus lustrosos zapatos de vestir perfectamente. De todos os estudiantes de patio, ellos le parecieron a Maite los más cercanos a los de Dover. Pero una mirada más en detalle los aparto rápidamente de los chicos que ella solía conocer. Chicos como Trevor.

Solo parados e un grupo, estos chicos irradiaban una especifica clase de rudeza. Estaba justo ahí en la mirada de sus ojos. Era difícil de explicar, pero repentinamente eso golpeo a Maite justo como ella, todos en esta escuela tenían su pasado. Todos aquí probablemente tendrían secretos que no querrían compartir. Pero ella no pudo distinguir si esta verdad la hizo sentir más o menos aislada. Arriane se dio cuenta de que los ojos de Maite corrían sobre el resto de los chicos.

“Todos hacemos lo que podemos para pasar el día,” ella dijo encogiéndose de hombros. “Pero en el caso de que no hayas visto los buitres que vuelan cerca, este lugar apesta a muerte”. Ella se sentó en una banca bajo un sauce llorón y golpeo el sitio junto a ella para Maite. Maite limpio un montón de húmedas hojas caídas pero justo antes de sentarse, ella notó otra violación al código de vestimenta.

Una muy atractiva violación al código de vestimenta.

El usaba una brillante bufanda roja alrededor de su cuelo. Estaba lejos de frio fuera, pero él llevaba puesta una chaqueta de motocicleta negra de cuero sobre su chaleco negro, también. Quizá era porque él era el único punto de color en el patio, pero él era todo lo que Maite podía mirar. De hecho, todo alrededor pareció palidecer en comparación, por un largo momento, Maite olvidó donde estaba.

Ella se fio en su cabello dorado y él en bronceado a juego. Sus pómulos altos, los lentes de sol oscuros que cubrían sus ojos, la suave forma de sus labios. En todas las películas que Maite había visto, en todos los libros que había leído, el foco del amor era absolutamente atractivo excepto por ese pequeño detalle. El diente dañado, el encantador remolino, la bella marca en su mejilla izquierda. Ella sabía porque si el héroe era tan impecable, el arriesgaría ser inalcanzable. Pero inalcanzable o no, Maite siempre había tenido una debilidad por lo sublimemente hermoso. Como este chico.

El se recostaba contra el edificio son sus brazos cruzados ligeramente sobre el pecho. Y por un segundo Maite vio una imagen de ella misma abrazada por esos brazos. Ella sacudió su cabeza, pero la visión permaneció tan clara que ella casi avanzo hacia él.

No. Eso era una locura. ¿Cierto? Incluso en una escuela llena de locos, Maite estaba segura de que este instinto era una locura. Ni siquiera lo conocía.

El estaba hablando con un chico más bajo, con Dreads y una sonrisa toda dientes. Ambos estaban riendo fuerte y genuinamente en una forma que hizo a Maite extrañamente celosa. Ella trató de pensar hacia atrás cuando había sido la última vez que ella rió, realmente rió, de esa forma.

“Ese es William Grigori,” dijo Arriane inclinándose y leyendo su mente. “Puedo decir que él ha atraído la atención de alguien.”

“Subestimado”, Maite estuvo de acuerdo, avergonzada cuando se dio cuenta de cómo el debe haber parecido a Arriane. “Si bueno, si te gusta esa clase de cosa” “¿Qué es lo que no puede gustar?” dijo Maite, incapaz de evitar que las palabras salieran disparadas

“Su amigo ahí es Roland,” dijo Arriane, señalando en la dirección del chico negro. “El es genial. El tipo de chico que puede poner sus manos en cosas, ¿entiendes?” No realmente, pensó Maite, mordiendo su labio. “¿Qué tipo de cosas?”

Arriane se encogió de hombros, usando su navaja suiza para eliminar una hebra de un tajo en sus pantalones negros. “solo cosas. De esas Pregunta y recibirás” “¿Qué pasa con William? Preguntó Maite “¿Cuál es su historia?

“Oh, ella no se rinde” Rió Arriane, luego aclaró su garganta. “Nadie lo sabe realmente”, ella dijo. “El se ajusta bien a su aura de misterio. Puede ser solo tu típico ****a del reformatorio”

“No soy ajena a los ****as,” dijo Maite, aunque tan rápido como las palabras salieron, deseo poder retirarlas. Luego de lo sucedido con Trevor lo que sea que haya pasado ella era la última persona que debería estar haciendo juicios de carácter. Pero más que eso, en los raros momentos en los que ella hacia incluso la más pequeña referencia a es anoche, la bamboleante canoa en las sombras volvía a ella, casi como si estuviera justo de vuelta en el lago. Ella miró de vuelta hacia William. El se sacó sus lentes deslizándolos en su chaqueta, luego se giró para mirarla.

Su mirada atrapo la de ella, y Maite observó como los ojos de él se agrandaban y luego rápidamente se entrecerraban en lo que parecía ser un gesto de sorpresa. Pero no era más que eso. Cuando los ojos de William sostuvieron los suyos, su aliento quedo atrapado en su garganta. Ella lo reconoció de alguna parte.

Pero ella habría recordado conocer a alguien como él. Ella habría recordado sentirse tan absolutamente sacudida como se sentía justo ahora.

Ella se dio cuenta que todavía tenía sus ojos enganchados a los de él cuando William le sonrió. Un chorro de calidez corrió a través de ella y tuvo que agarrar la banca en busca de soporte. Ella sintió sus labios levantarse en una sonrisa de vuelta a él, pero entonces el levantó su mano en el aire.

Y le enseño el dedo del medio (lo cual significa **** you!)

Maite jadeó y bajo sus ojos. “¿Qué?” preguntó Arriane, ciega a lo que justo había sucedido. “No importa”, ella dijo. “No tenemos tiempo, siento la campana.”

La campana sonó como si fuera el momento justo, y todo el cuerpo de estudiantes comenzó con el lento arrastrar de pies hacia el edificio. Arriane estaba tirando de la mano de Maite y escupiendo instrucciones sobre cómo encontrarla después y cuando. Pero Maite estaba aun choqueada por haber sido insultada por un perfecto desconocido. Su delirio momentáneo sobre William se había desvanecido y ahora lo único que ella deseaba saber era: ¿Cuál era el problema de este tipo?

Justo antes de que ella se colara en su primera clase, se atrevió a mirar hacia atrás. La cara de él era inexpresiva, pero no había error él la estaba mirando irse.


Capitulo Dos


Apto para ser aceptado


Maite tenia un pedazo de papel con su horario impreso, un cuaderno medio vacío que había comenzado a llenar en Dover en su clase de Historia Europea avanzada el año pasado, dos lápices número dos, su goma de borrar favorita, y la repentina y mala sensación de que Arriane podría haber estado en lo correcto sobre las clases en Sword & Cross.

El profesor aun tenía que materializarse, los quebradizos escritorios estaban ordenados en desorganizadas filas, y el closet de materiales estaba bloqueado con hileras de cajas polvorientas en frente de él.

Lo que era peor, ninguno de los chicos parecía notar el desarreglo. De hecho, ninguno de los otros chicos parecía notar que estaban en una clase del todo. Todos se mantuvieron de pie agrupados cerca de la ventana; dando la última fumada a un cigarrillo aquí, reposicionando los extra largos alfileres de gancho en sus poleras allá. Solo Todd estaba sentado en un escritorio, tallando algo intrincado en su superficie con el lápiz. Pero los otros nuevos estudiantes parecían ya haber encontrado su lugar en medio del gentío. Cam tenía el grupo de chicos similares a los de Dover en un grupo apretado alrededor de él. Ellos debían haber sido amigos cuando el se había matriculado en Sword & Cross la primera vez. Gabbe estaba estrechando manos con la chica del piercing en la lengua que había estado acariciándose con el chico del piercing en la lengua allá afuera. Maite se sintió estúpidamente envidiosa de que ella no fuera lo suficientemente atrevida para hacer nada más que tomar asiento cerca del inofensivo Todd.

Arriane revoloteaba sobre los otros, susurrando cosas que Maite no podía descifrar, como cierta clase de princesa gótica. Cuando pasó a Cam, él desordeno su cabello recién cortado.

“Linda mopa (trapero), Arriane.”Él se rió burlonamente, tirando de un mechón en su cuello. “ Mis felicitaciones a tu estilista”

Arriane le dio un manotazo. “Manos fuera, Cam. Es decir: en tus sueños.” Ella apunto con su cabeza en dirección a Maite. “Y tu puedes dar tus cumplidos a mi nueva mascota, justo allá”

Los ojos esmeralda de Cam brillaron hacia Maite, la cual se puso rígida. “Creo que debería,” él dijo, y comenzó a caminar hacia ella.

Él sonrió a Maite, la cual estaba sentada con sus tobillos cruzados bajo la silla y sus manos dobladas ordenadamente en su escritorio lleno de grafitis.

“Nosotros los chicos nuevos tenemos que apoyarnos,” él dijo. “¿Sabes a lo que me refiero?”

“Pero yo pensé que tu habías estado aquí antes”

“No creas todo lo que dice Arriane” Él dirigió una mirada a Arriane, la cual estaba parada en al ventana, mirándolos sospechosamente.

“Oh, no, ella no dijo nada sobre ti,” dijo Maite rápidamente, tratando de recordar si eso era o no verdad en realidad. Era claro que Cam y Arriane no se agradaban, y aunque Maite le agradecía a Arriane el haberla acompañado esta mañana, ella no estaba lista para tomar partido por ningún lado aun. “Recuerdo cuando era un chico nuevo aquí…la primera vez.” Él se rió de sí mismo. “Mi banda recién se había separado, estaba perdido. No conocía a nadie. Podría haber necesitado a alguien sin”-él miro a Arriane-“una agenda para mostrarme cómo funcionaba.”

“Qué, ¿Y tu no tienes una agenda?” dijo Maite, sorprendida de escuchar un timbre de coqueteo en su voz.

Una sonrisa relajada se extendió por la cara de Cam. Él levantó una ceja hacia ella. “Y pensar que no quería volver aquí.”

Maite se sonrojó. Ella usualmente no se relacionaba con chicos rockeros, pero de nuevo, ninguno de ellos había alguna vez empujado su escritorio junto a ella incluso más cerca, sentado junto a ella, y mirado fijamente con ojos mucho más verdes. Cam alcanzo su bolsillo y sacó una uñeta de guitarra verde con el número 44 impreso.

“Este es el número de mi pieza. Acércate cuando quieras”

La uñeta no estaba alejada del color de los ojos de Cam, y Maite se preguntó cómo y cuando él había tenido esto impreso, pero antes de que ella pudiera responder y quien sabe que hubiera respondido-Arriane aplasto pesadamente su mano en el hombro de Cam. “Lo siento, ¿No me exprese claramente? Yo ya tengo derechos sobre este.”

Cam dejo pasar aire fuertemente por su nariz en señal de desagrado. Él miro directamente a Maite mientras decía, “Verás, Pensé que aun existía algo llamado libre voluntad. Quizá tu mascota tiene un camino para si misma en mente”

Maite abrió su boca para replicar que por supuesta que ella tenía un camino, era solo su primer día y ella aun estaba comprendiendo como todo funcionaba. Pero para el momento en que ella fue capaz de tener las palabras claras en su cabeza, la campana de advertencia sonó, y el pequeño grupo alrededor del escritorio de Maite se disolvió.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:17 am

Los otros chicos llenaron los escritorios alrededor de ella, y pronto dejo de ser tan notorio que Maite estaba sentada formal y correctamente en su escritorio, manteniendo un ojo en la puerta. Manteniendo un puesto de observación hacia William.

Por el rabillo del ojo, ella podía sentir a Cam echando miradas hacia ella. Ella se sintió halagada y nerviosa, luego frustrada consigo misma. ¿William? ¿Cam? Ella había estado en esta escuela por cuanto, ¿45 minutos?y su mente ya estaba haciendo malabares con dos chicos diferentes. La única razón por la que ella estaba en esta escuela era porque la última vez que ella había estado interesada en un chico, las cosas se habían vuelto horribles, horriblemente malas. Ella no debería estar permitiéndose sentirse impresionada (dos veces!) en su primer día de escuela.

Ella miró hacia Cam, quien le cerró un ojo, y luego se retiro el cabello oscuro de los ojos. Dejando la buena apariencia de lado -si, claro- él de verdad parecía una persona digna de conocer. Como ella, él estaba aun ajustándose al esquema, pero claramente había estado alrededor de Sword & Cross un par de veces antes. Y él era agradable con ella. Ellá pensó en la uñeta de guitarra verde con su número de habitación, deseando que no las diera libremente. Ellos podrían ser…amigos. Quizá eso era todo lo que ella necesitaba. Quizá entonces ella podría parar de sentirse tan obviamente fuera de lugar en Sword & Cross. Quizá entonces ella sería capaz de perdonar el hecho de que la única ventana del salón de clase fuera del tamaño de un sobre de negocios, cubiertas de cal, y mirando hacia un enorme mausoleo en el cementerio.

Quizá entonces ella sería capaz de olvidar el olor a peróxido cosquilleante en su nariz, proveniente del blanqueado rubio de la chica punk sentada frente a ella. Quizá entonces ella podría poner atención al severo, profesor con bigotes que entró en la sala, comandando a la clase a guardar silencio y sentarse, cerrando firmemente la puerta.

El más pequeño retorcijón de desilusión tiro de su corazón. Le tomó un momento darse cuenta de donde había venido. Antes de que el profesor cerrara la puerta, ella había estado guardando cierta esperanza de que William estuviera en su primera clase, también.

¿Qué tenía la próxima hora, Francés? Ella miró hacia su horario pata chequear en que sala estaba. Justo en ese minuto, un aeroplano de papel sobrevoló sobre su horario, golpeo su escritorio, y aterrizó en el piso junto a su mochila. Ella miró para ver quien lo había notado, pero el profesor estaba ocupado en una pieza de tiza mientras escribía algo en la pizarra.

Maite miró nerviosamente hacia su izquierda. Cuando Cam miró hacia ella, le dedico un guiño y un pequeño y coqueto saludo con la mano que hizo que todo su cuerpo se tensara. Pero el no parecía haber visto ni ser el responsable del aeroplano de papel.

“Psssst,” vino un susurro silencioso detrás de él. Era Arriane, quien le indicó a Maite con el mentón que recogiera el aeroplano. Maite de dobló para alcanzarlo y vio su nombre escrito en pequeñas letras negras en el ala. ¡Su primera nota!

¿Ya esperando la salida? No es un buen signo

Estamos en este agujero del infierno hasta el almuerzo

Eso tenía que ser una broma. Maite chequeo por segunda vez su horario y se dio cuenta con horror que las tres clases de la mañana eran en esta misma sala número 1 y las tres serían enseñadas por el mismo Sr. Cole.

Él se había desasido del pizarrón y estaba caminando soñolientamente a través de la sala. No había introducción para los chicos nuevos - y Maite no podía decidir si estaba feliz por eso o no. El Sr. Cole solamente había estampado el listado de libros en cada uno de los escritorios de los estudiantes nuevos. Cuando el paquete corcheteado aterrizo en frente de Maite, ella se inclino hacia adelante entusiasmada por echar un vistazo. Historia del mundo, se leía. Eludiendo el castigo de la humanidad. Hmmm, historia siempre había sido su materia fuerte, pero ¿eludiendo el castigo?

Una mirada más cercana al temario fue todo lo que le tomo a Maite ver que Arriane había estado bien respecto a estar en un agujero del infierno: una carga de lectura imposible, PRUEBA en grande, letras en negrita cada tercer periodo de clase, y un ensayo de 30 páginas encima en serio?- el no tirano de tu elección. Gruesos paréntesis negros habían sido dibujados en Sharpie negro (clase de plumón) alrededor de las tareas que Maite se había `perdido durante las primeras semanas de clase. En los márgenes, el Sr. Cole había escrito Veme para la confección de tu tarea de investigación. Si había una forma más efectiva de succionar tu alma, Maite estaría asustada de encontrarla.

Al menos, tenia a Arriane sentado ahí atrás en la siguiente fila. Maite estaba agradecida de que el precedente de el paso de notas SOS ya se hubiera establecido. Ella y Callie solían enviarse mensajes de texto furtivamente, pero para hacerlo aquí, Maite tendría definitivamente que aprender como doblar un aeroplano de papel gigante. Ella arrancó una hoja de su cuaderno y harto de usar el de Arriane como modelo.

Después de unos desafiantes minutos de origami, otro avión aterrizo en su escritorio. Ella miró hacia Arriane, la cual agito su cabeza y le dio un aun tienes mucho que aprender giro de ojos.

Maite se encogió de hombros disculpándose y se giro para abrir la segunda nota: Oh, y hasta que estés segura de tu propósito, tu no querrás volar ningún mensaje relacionado a William hacia mí. El tipo atrás de ti es famoso en el campo de futbol por sus intercepciones.

Bueno saberlo. Ella ni siquiera había visto al amigo de William Roland entrar tras de ella. Ahora ella se giro un poco en su asiento hasta que atisbo sus por el rabillo del ojo. Ella se atrevió a ojear su cuaderno en el escritorio y capto su nombre completo. Roland Sparks.

“No pasaje de notas” dijo el Sr. Cole severamente, causando que Maite girara su cabeza de vuelta con atención. “Sin plagio, y sin mirar a los trabajos de otros.

Yo no me forcé a través de la escuela de graduados solo para recibir su atención dividida.”

Maite asintió al unísono con los otros aturdidos chicos solo hasta que el tercer avión giro hasta parar en medio de su escritorio.

Solo 172 minutos para irse!

Ciento setenta y tres torturantes minutos más tarde, Arriane guiaba a Maite a la cafetería. “¿Qué es lo que piensas?” preguntó.

“Que tenias razón,” dijo Maite entumecida, todavía recobrándose de cuan dolorosamente desolador habían sido sus primeras tres horas de clase. “¿Por qué alguien enseñaría una materia tan depresiva?”

“Aw, Cole se relajara pronto. El pone su no insolencias rostro cada vez que hay un nuevo estudiante. Como sea,” dijo Arriane, empujando a Maite, “podría ser peor. Podrías haber quedado asignada a la Sra. Tross.”

Maitee miro hacia su horario. “La tengo en biología en el bloque de la tarde,” ella dijo con un sentimiento hundiéndose en su estomago.

Mientras Arriane escupía una risa, Maite sintió un golpe en su hombro. Era Cam, pasándolas en su camino hacia el almuerzo. Maite se habría desparramado en el piso si no fuera por su mano alcanzándola para estabilizarla.

“Tranquila ahí.” Él le lanzo una rápida sonrisa, y ella se preguntó si la habría golpeado a propósito. Pero él no parecía tan infantil. Maite miró hacia Arriane para ver si ella había notado algo. Arriane elevo sus cejas, casi invitando a Maite a hablar, pero ninguna de ellas dijo nada.

Cuando cruzaron las polvorientas ventanas interiores separando el desolador hall de la desoladora cafetería, Arriane tomo a Maite por el codo.

“Evita el filete frito de pollo a toda costa” ella instruyó mientras seguían al gentío dentro del jaleo de la sala de almuerzo. “La pizza está bien, los chili están bien, y la sopa de remolacha no es mala. ¿Te gusta el estofado de carne?”

“Soy vegetariana,” dijo Maite. Ella estaba mirando alrededor de las mesas, buscando a dos personas en particular. William y Cam. Ella se sentiría mucho más tranquila si supiera donde estaban para que ella pudiera comer su almuerzo pretendiendo que no veía a ninguno de los dos. Pero hasta ahora, ningún avistamiento…

“Vegetariana, ¿huh?” Arriane frunció sus labios. “¿Padres hippies o tu propio pobre intento de rebelión?”

“Uh, ninguna, solo no-“

“¿Te gusta la carne?” Arriane dirigió los hombros de Maite en noventa grados hasta que ella estaba viendo directamente a William, sentado en una mesa al otro lado de la sala.

Maite dejo salir una larga exhalación. Ahí estaba. “Ahora, ¿eso va para toda la carne?” Arriane canto en voz alta. “Como si tu no enterrarías tus dientes en ¿él?”

Maite golpeo a Arriane y la arrastró hacia la fila del almuerzo. Arriane estaba carcajeándose, pero Maite estaba muy sonrojada, lo cual sería terriblemente obvio en la luz fluorescente.

“Cállate, él obviamente te escuchó,” ella susurró.

Parte de Maite se sentía bien de estar haciendo bromas sobre chicos con una amiga. Asumiendo que Arriane fuera su amiga.

Ella todavía se sentía mal por lo que había pasado esta mañana cuando ella había visto a William. Ese impulso hacia él - ella aun no entendía de donde vino, y ahora estaba aquí de nuevo. Ella se forzó a si misma a apartar sus ojos de su rubio cabello, de la suave línea de su mandíbula. Ella se rehusaba a ser pillada mirando fijo. Ella no quería darle ninguna razón para insultarla una segunda vez.

“Como sea,” se burlo Arriane. “Él esta tan concentrado en esa hamburguesa, que no podría escuchar la llamada de Satán.” Ella gesticulo hacia William, quien si se veía intensamente concentrado en masticar su hamburguesa. Elimina eso, él se veía como alguien pretendiendo estar intensamente concentrado en masticar su hamburguesa.

Maite miró a través de la mesa hacia él amigo de William, Roland. Él estaba mirando directamente hacia ella. Cuando él noto sus ojos, él movió sus cejas en una forma que Maite no pudo descifrar pero de todos modos la asustó un poco. Maite se giró hacia Arriane. “¿Por qué todo el mundo en esta escuela es tan raro?”

“Voy a elegir no sentirme ofendida por eso, “dijo Arriane, tomando una bandeja plástica y dándole una a Maite. “Y voy a centrarme en explicarte el fino arte de seleccionar un asiento en la cafetería. Verás, tu nunca te querrás sentar cerca de-Maite, ten cuidado!”

Todo lo que Maite hizo fue dar un paso atrás, pero al momento en que lo hizo ella sintió el ruso golpe de dos manos en sus hombros. Inmediatamente, ella supo que se iba a caer. Ella extendió su mano para afirmarse, pero lo único que sus manos encontraron fue la bandeja de alguien más llena de comida. Todo se calló junto con ella. Ella aterrizó con un golpe sordo en el piso de la cafetería, un plato lleno de sopa de remolacha en su rostro.

Cuando ella sacó la suficiente remolacha blanda de sus ojos como para ver, Maite miró hacia arriba. La más enojada duende que alguna vez haya visto estaba parada sobre ella. La chica tenía el cabello decolorado en puntas, al menos 10 piercings en su rostro y una mirada de muerte. Ella descubrió sus dientes hacia Maite y siseo, “Si la sola visión de ti no ha arruinado mi apetito, te haré comprarme otro almuerzo.”

Maite tartamudeo una disculpa. Ella trató de levantarse, pero la chica apretó el taco de su bota taco aguja en el pie de Maite. El dolor viajo por su pierna, y ella tuvo que morder su labio para no gritar en voz alta.

“Por qué no solo lo dejo para después,” dijo la chica.

“Es suficiente Molly,” dijo Arriane fríamente. Ella se agacho para ayudar a Maiye a pararse.

Maite hizo un gesto de dolor. El taco aguja definitivamente iba dejar un moretón.

Molly cuadro sus caderas para enfrentar a Arriane, y Maite tuvo la sensación de que no era la primer a vez que entrechocaban cornamentas.

“Amistad rápida con la novata, puedo ver,” Molly gruñó. “Esto es un muy mal comportamiento, A. ¿No se supone que estas a prueba?”

Maite tragó. Arriane no había mencionado nada de estar a prueba, y no tenía sentido que eso le prohibiera hacer nuevos amigos. Pero la palabra fue suficiente para hacer que Arriane empuñara el puño y lanzara un golpe que aterrizó en el ojo derecho de Molly.

Molly trastabillo hacia atrás, pero fue Arriane quien capto al atención de Maite. Ella comenzó a convulsionar, sus brazos lanzados hacia arriba y agitándose en el aire.

Era la banda de la muñeca, Maite se dio cuenta con horror. Estaba mandando algo así como un shock a través del cuerpo de Arriane. Increíble. Esto era cruel y un castigo poco usual, de seguro.

El estomago de Maite se revolvió mientras miraba al cuerpo de su amiga estremecerse. Ella se adelanto para agarrar a Arriane justo cuando ella se desmoronaba hacia el suelo.

“Arriane, “susurró Maite. “¿Estás bien?”

“Maravillosamente.” Los ojos oscuros de Arriane aletearon abiertos, luego cerrados.

Maite jadeo. Luego uno de los ojos de Arriane se abrió. ¿Te asusté, cierto? Aw, eso es dulce. No te preocupes, los shocks no van a matarme,” ella susurró. “Ellos solo me hacen más fuerte. Como sea, valió la pena darle un ojo morado a esa vaca, ¿tu sabes?”

“Bueno, córtenla, córtenla,” una ronca voz retumbó tras ellas.

Randy estaba parado en la puerta, con el rostro rojo y respirando pesadamente. Era un poco tarde para cortar nada, pensó Maite, pero entonces Molly estaba avanzando hacia ellas, sus tacos aguja resonando en el linóleo. La chica no tenía vergüenza. ¿Iba ella a golpear a Arriane en frente de Randy?
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:17 am

Afortunadamente, los fornidos brazos de Randy se cerraron alrededor de ella primero. Molly trató de patear su camino hacia la libertad y comenzó a gritar. “Alguien mejor comienza a hablar,” ladró Randy, apretando a Molly hasta que quedo lánguida. “Una nueva idea, las tres se presentarán castigo mañana en la mañana. Cementerio. Al alba!” Randy miró a Molly. “¿Te enfriaste ya?

Molly asintió rígidamente, y Randy la soltó. Ella se agacho hacia donde Arriane todavía yacía en el regazo de Maite, sus brazos cruzados sobre su pecho. Al comienzo, Maite pensó que Arrriane estaba malhumorada, como un perro enojado con un collar de shock, pero después Maite sintió un pequeño espasmo en el cuerpo de Ariane y se dio cuenta que la chica aun estaba a merced de la banda de la muñeca.

“Vamos,” dijo Randy, más suave. “Vamos a apagarte”

Ella extendió su mano hacia Arriane y la ayudo a levantar su pequeño, tembloroso cuerpo, girándose una vez en la puerta para repetir sus ordenes a Maite y Molly.

“¡Al alba!”

“Lo estoy esperando con ansias,” dijo Molly dulcemente, agachándose a levantar el plato de estofado de carne que se había caído de su bandeja. Ella lo balanceo sobre la cabeza de Maite por un segundo, luego lo volteo y aplasto al comida en el cabello de Maite. Maite pudo escuchar el chapoteo de su propia mortificación mientras todo Sword & Cross tenía su vistazo de la nueva chica cubierta en estofado.

“Sin precio,” dijo Molly, sacando la más pequeña cámara del bolsillo de atrás de sus jeans negros. “Di…estofado,” ella cantó, tomando algunas fotos en primer plano. “Esto se verá genial en mi blog”

“Lindo sombrero,” alguien abucheo desde el otro lado de la cafetería. Luego, azorada, Maite giro sus ojos hacia William, rezando por que de alguna forma él se hubiera perdido toda la escena. Pero no. Él estaba negando con su cabeza. Se veía molesto.

Hasta ese momento, Maite había pensado que ella tenía la oportunidad pararse y solo agitar hasta el olvido el incidente literalmente. Pero viendo la reacción de William bueno, finalmente hizo que se rompiera.

Ella no lloraría en frente de toda esta gente horrible. Ella tragó fuerte, se levantó, y se fue. Ella se apuró hacia la puerta más cercana, deseosa de poder sentir algo de viento frio en su cara.

En vez de eso, la humedad sureña de Septiembre la abrigó, ahogándola tan pronto como salió. El cielo estaba de eso no color color, un café grisáceo tan opresivamente templado que era incluso difícil ver el sol. Maite disminuyó el paso, pero fue tan lejos del estacionamiento como pudo antes de parar completamente.

Ella añoró ver su maltratado auto ahí, para hundirse en la desgastada cubierta del asiento, encender el motor, subir el estéreo, y pelar el infierno lejos de aquí. Pero mientras estuvo parada en el caliente y negro pavimento, la realidad se asentó: ella estaba atrapada aquí, y un par de enormes puertas de acero al separaban del mundo fuera de Sword & Cross. Además, aunque tuviera la oportunidad de irse… ¿Dónde iba a ir?

El enfermante sentimiento en su estomago le dijo todo lo que necesitaba saber. Ella ya estaba en a última parada, y las cosas se estaban viendo bastante sombrías.

Era tan deprimente como verdadero: Sword & Cross era todo lo que tenía.

Ella dejo caer su cabeza en sus manos, sabiendo que tenía que volver. Pero cuando levanto su rostro, los residuos en sus palmas le recordaron que aun estaba cubierta en el estofado de carne de Molly. Ugh. Primera parada, el baño más cercano.

De vuelta adentro, Maite se escurrió e el baño de mujeres justo cuando la puerta se abría. Gabbe, quien parecía incluso más rubia y perfecta ahora que Maite se veía como si ella hubiera justo ido a bucear a un basurero, se apretujó a pasar. “Whoops, lo siento, querida,” ella dijo. Su voz de acento sureño era dulce, pero su cara se arrugo a la visión de Maite. “Oh, dios, te ves terrible. ¿Qué pasó?”

¿Qué pasó? Como si toda la escuela no lo supiera ya. La chica probablemente estaba jugando al tonto para que Maite reviviera toda la mortificante escena. “Espera cinco minutos” replico Maite, con más rudeza en su voz de la que pretendía. “Estoy segura que los comentarios se esparcen como la plaga por aquí”

“¿Quieres usar mi base de maquillaje?” pregunto Gabbe, levantando un cosmetiquero azul pastel. “No te has visto aun, pero vas a hacerlo-“

“Gracias, pero no.” Cortó Maite, pasando hacia el baño. Sin mirarse en el espejo, abrió la llave. Salpico agua fría en su rostro y finalmente dejo que todo saliera. Lagrimas cayendo, ella apretó el dispensador de jabón y trató de utilizar algo de la mano llena de jabón rosado barato para fregar todo el estofado. Pero aún estaba el problema de su pelo. Y su ropa definitivamente se había visto y olido mejor. No que ella necesitara dar una buena primera impresión otra vez.

La puerta del baño crujió al abrirse y Maite se apretujó contra la pared como un animal asustado. Cuando una extraña entró, Maite se puso rígida y espero lo peor.

La chica tenía una figura rechoncha, acentuada por una anormal cantidad de ropa en capas. Su amplio rostro estaba rodeado de rizos castaños, y sus brillantes lentes morados se tambalearon cuando olfateo. Ella se veía bastante modesta, pero, la apariencia puede ser engañosa. Ambas manos estaban dobladas en su espalda en una forma que, después del día que Maite había tenido, no podía confiar.

“Sabes, tú no puedes estar aquí sin un permiso,” dijo la chica. Su tono calmado parecía significar negocios.

“Lo sé.” La mirada en los ojos de la chica confirmaron la sospecha de Maite de que era absolutamente imposible tener un respiro es este lugar. Ella comenzó a suspirar en rendición. “Yo solo-“Estoy bromeando.” La chica se rió, girando sus ojos y relajando la postura. “Me robe un poco de shampoo desde el camarín para ti,” ella dijo, mostrando e“¿Gracias?” Maite se manejo para decir, todavía sintiéndose un poco a la defensiva.


“Oh y tu probablemente necesites un cambio de ropa,” dijo la chica, mirando hacia su sweater negro y sacándoselo por la cabeza para exponer otro sweater idéntico debajo.

n sus manos dos en apariencia inofensivas botellas de plástico de shampoo y acondicionador. “And“¿Gracias?” Maite se manejo para decir, todavía sintiéndose un poco a la defensiva.

“Oh y tu probablemente necesites un cambio de ropa,” dijo la chica, mirando hacia su sweater negro y sacándoselo por la cabeza para exponer otro sweater idéntico debajo.

a,” ella dijo, montando una silla plegable. “Vamos a limpiarte. Siéntate aquí.”

Un sonido medio sollozo, media risa que ella nunca había hecho se escapo de los labios de Maite. Sonó, adivino Maite, a alivio. La chica estaba siendo amable con ella - no solo amable de reformatorio, sino como una ¡persona amable regular! Sin ninguna razón aparente. La impresión de eso fue casi demasiado para mantenerse de pie.“¿Gracias?” Maite se manejo para decir, todavía sintiéndose un poco a la defensiva.

“Oh y tu probablemente necesites un cambio de ropa,” dijo la chica, mirando hacia su sweater negro y sacándoselo por la cabeza para exponer otro sweater idéntico debajo.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:18 am

Cuando ella vio la mirada sorprendida en el rostro de Maite, ella dijo, “¿Qué? Tengo un sistema inmune hostil. Tengo que usar muchas capas.”

“Oh, bueno, ¿Estarás bien sin este?” Maite se hizo a si misma preguntar, aunque no hubiera hecho lo correcto con tal de sacarse el abrigo de carne que estaba usando.

“Por supuesto,” dijo al chica, descartándola. “Tengo tres más bajo este. Y un par más en mi casillero. Se mi invitada. Me duele ver una vegetariana cubierta de carne. Soy bastante empática.”

Maite se preguntó cómo esta extraña sabia de sus preferencias alimentarias, pero más que eso, ella tenía que preguntar: “Um, ¿Por qué estás siendo tan amable?” La chica se rió, suspiró, y luego negó con su cabeza. “No todos en Sword & Cross son Oops! y putos.”

“Huh?” dijo Maite.

“Sword & Cross…Oops! y putos (rima: whores & jocks). Sobrenombre promedio en la ciudad para esta escuela. Obviamente no hay putos reales aquí. No voy a presionar tus oídos con alguno de los más crudos sobrenombre con los que han salido.

Maite se rió.

“Todo lo que quiero decir es, no todos aquí son unos completos ****as.” “¿Solo la mayoría?” preguntó Maite, odiando que ella ya sonara tan pesimista. Pero había sido una muy larga mañana, y ella ya había pasado por mucho, y quizá esta chica no la juzgaría por ser un poquito hosca.

Para su sorpresa, la chica sonrió. “Exactamente. Y ellos por supuesto que nos han dado al resto de nosotros un mal nombre.” Ella adelantó su mano. “Soy Penny Weather Van Syckle-Lockwood. Tu puedes llamarme Penn.”

“Lo tengo,” dijo Maite, aun demasiado agotada como para darse cuenta que, en una vida anterior, ella debería hacer soltado una risa ente la broma de esta chica. Sonó como si ella lo hubiera arrancado de las páginas de una novela de Dickens, Luego, había algo confiable sobre una chica con un nombre como ese que se manejaba para presentarse con la frente en alto. “Soy Maite Price.”

“Y todos te llaman Maite,” dijo Penn. “Y te transfirieron desde la preparatoria Dover en New Hampshire.”

“¿Cómo sabrías eso?” Maite preguntó lentamente.

“¿Acerté?” Penn se encogió de hombros.” Estoy bromeando, leí tu archivo, duh. Es un hobby.”

Maite se la quedo mirando sin comprender. Quizá ella había sido muy rápida con ese juicio de confiable. ¿Cómo podría Penn tener acceso a su archivo? Penn dejo correr el agua. Cuando estuvo caliente, ella le indico a Maite que inclinara su cabeza en el lavamanos.

“Verás, la cosa es,” ella explicó, “No estoy realmente loca.” Ella paro a Maite por el cabello mojado.”Sin ofender.” Luego la bajo nuevamente.” Soy la única chica en esta escuela sin un mandato de la corte. Y quizá no lo pienses, pero ser legalmente cuerdo tiene sus ventajas. Por ejemplo, soy la única chica en la cual confían para ser ayudante de oficina. Lo cual es estúpido de su parte. Tengo acceso a un montón de **** confidencial.”

“Pero si tú no tienes que estar aquí-“

“Cuando tu padre es el jardinero de la escuela, ellos así te dejan asistir gratis. Así que…” Penn se calló.

¿El padre de Penn era el jardinero?,” por cómo se veía el lugar, no se le había cruzado a Maite por lamente que hayan tenido alguna vez un jardinero.

“Sé lo que estas pensando,” dijo Penn, ayudando a Luce a lavar los últimos restos de salsa de su cabello. “¿Qué los jardines no están exactamente bien cuidados?”

“No,” mintió Maitee. Ella estaba deseosa de mantenerse en el lado bueno de la chica y quería exponer la vibra somos amigas más que lo que le importaba cuan seguido alguien cortaba el pasto en Sword & Cross. “Es, um, muy bonito.” “Papá murió dos años atrás,” dijo Penn suavemente. “Ellos llegaron tan lejos como para pegarme al viejo director Udell como mi guardián legal, pero, uh, ellos nunca fueron tan lejos como para contratar un reemplazo para papá.”

Lo siento,” dijo Maite, bajando su voz también. Así que alguien más aquí sabia como era pasar por una gran pérdida.


Lo siento,” dijo Maite, bajando su voz también. Así que alguien más aquí sabia como era pasar por una gran pérdida.

“Está bien,” dijo Penn, esparciendo acondicionador en su palma. “Es de verdad una buena escuela. A mí me gusta mucho.”

Ahora la cabeza de Maite se levanto, lanzando un spray de agua alrededor del baño.”¿Estás segura que no estás loca?”

“Estoy bromeando. Lo odio. Apesta totalmente.”

“Pero tú puedes irte,” dijo Maite, inclinando su cabeza, curiosa.

Penn mordió su labio. “Sé que es morboso, pero incluso aunque no estuviera pegada a Udell, no podría. Mi papá está aquí.” Ella gesticuló hacia el cementerio, invisible desde aquí. •Él es todo lo que eh tenido.”

“Entonces supongo que tú has tenido más que alguna otra persona en esta escuela,” dijo Maite, pensando en Arriane. Su mente recordó la manera en que Arriane había apretado su mano en el patio hoy, la deseosa mirada en sus ojos azules cuando hizo a Maite prometer que iría a su dormitorio esta noche.

“Ella estará bien,” dijo Penn. “No sería Lunes si Arriane no fuera acarreada a la enfermería después de una pelea.”

“Pero no fue la pelea,” dijo Maite. “Fue esa banda en la muñeca. La vi. La estaba shockeando.”

“Nosotros tenemos una definición bastante amplia de golpe aquí en Sword & Cross. Tú nueva enemiga, ¿Molly? Ella ha montado algunas peleas legendarias. Ellos siguen diciendo que van a cambiar sus medicinas. Con suerte tendrás el placer de presenciar al menos un ataque antes de que lo hagan.”

El procesador de Penn era bastante remarcable. Cruzó por la mente de Maite preguntarle cual era la historia con William, pero la complicada intensidad de su interés por él era mejor mantenerla en la base de un necesario averiguar. Al menos hasta de que ella lo entendiera primero.

Ella sintió las manos de Penn escurriendo el agua de su cabello.

“Eso era lo último,” dijo Penn. “Creo que finalmente estas libre de estofado.” Maite se miró en el espejo y paso las manos por su cabello. Penn tenía razón. Excepto por la cicatriz emocional y el dolor en su pie derecho, no había evidencia de su riña con Molly en la cafetería.

“Estoy agradecida de que tengas el cabello corto,” dijo Penn. “Si fuera tan largo como en la foto de tu archivo, esto habría sido un operación mucho más larga.” Maite la miro boquiabierta. “Voy a tener que poner ojo en ti, ¿Cierto?

Penn enredó su brazo en el de Luce y la condujo fuera del baño. “Solo mantente de mi lado bueno y nadie saldrá herido.”

Maite le lanzo a Penn una mirada preocupada, pero la cara de Penn no decía nada. “¿Estás bromeando, verdad?” preguntó Maite.

Penn sonrió, repentinamente alegre. “Anda, tenemos que ir a clase. ¿No estás feliz de que estemos en el mismo bloque de la tarde?”

Maite se rió. “¿Cuándo vas a parar de saber todo sobre mi?”

“No en el futuro previsible,” dijo Penn, arrastrándola por el hall hacia las salas de clase de bloques de cemento. “Aprenderás a marlo pronto, lo prometo. Soy una muy poderosa amiga a tener.”

Capitulo Tres

Dibujo oscuro

Maite serpenteaba a través del húmedo pasillo del dormitorio hacia su pieza, arrastrando su bolsa de campamento roja de lona Gurid con el tirante roto en su vigilia. Las paredes aquí eran del color de un pizarrón polvoriento y todo el lugar estaba extrañamente tranquilo, excepto por el zumbido sordo de las lámparas fluorescentes amarillas colgando de los techos de paneles manchados de agua.

Mayormente, Maite estaba sorprendida de ver tantas puertas cerradas. En Dover, ella siempre deseo más privacidad, un descanso de las fiestas de dormitorio en el pasillo que se formaban a todas horas. No podías caminar hacia tu pieza sin tropezar con un grupillo de chicas sentadas de piernas cruzadas en jeans iguales entre sí, o una pareja besándose contra la pared.

Pero en Sword & Cross…bueno, o todos estaban comenzando con su ensayo de treinta páginas…o la socialización aquí era más del tipo “tras puertas cerradas”. Hablando de eso, las puertas cerradas en si eran algo para notar. Si los estudiantes en Sword & Cross eran creativos en sus modos de violar el código de vestimenta, eran mucho más ingeniosos cuando se trataba de personalizar sus espacios. Maite ya había pasado por una puerta enmarcada por una cortina de cuentas, y otra con un felpudo de bienvenida que la estimulaba a “irte al infierno” cuando pasabas por ahí.

Ella paro en la única puerta blanca del edificio. Habitación 63. Hogar amargo Hogar. Ella rebusco por la llave en el bolsillo delantero de su mochila, tomo un aliento profundo, y abrió la puerta hacia su celda.

Excepto que no era terrible. O al menos no tan terrible como ella esperaba. Había una ventana de porte decente abierta para permitir la entrada de algo de la sofocante brisa nocturna. Y pasado las barras de acero, la vista de los espacios comunes bañados de luna era algo interesante, si ella no pensaba en profundidad en el cementerio tras ellos. Tenía un armario y un pequeño lavatorio, un escritorio para hacer su tarea-pensando en eso, la más triste visión en la pieza era el vistazo que Maite capto de ella misma en el largo espejo detrás de la puerta.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:19 am

Ella rápidamente miro hacia otro lado, sabiendo bien que es lo que encontraría en su reflejo. Su rostro luciendo ojeroso y cansado. Sus ojos color avellana salpicados de estrés. Su cabello como el pelaje del histérico poodle familiar después de una tormenta. El sweater de Penn le quedaba como un saco de arpillera. Estaba temblando. Sus clases de la tarde no habían sido mejores que las de la mañana, debido principalmente a que su peor temor se había vuelto realidad: la escuela en pleno ya había comenzado a llamarla estofado de carne. Y desafortunadamente, al igual que su tocayo, el apodo estaba destinado a pegar.

Ella quería desempacar, para cambiar la genérica habitación 63 en su propio lugar, donde ella pudiera ir cuando necesitara escapar y sentirse bien. Pero solo llego tan lejos como para abrir su bolso antes de colapsar en la cama desnuda en rendición. Ella se sentía tan lejos de casa. Solo tomaban 22 minutos por auto para ir desde la desvencijada puerta trasera blanca de su casa hacia las oxidadas puertas de acero de Sword & Cross, pero podrían más bien ser como 22 años. Por la primera mitad del silencioso viaje con sus padres esta mañana, los vecindarios se veían todos iguales: soñolientos suburbios sureños de clase media. Pero después el camino se había desviado de la calzada hacia la playa, y el terreno se había vuelto más y más pantanoso. Un oleaje de manglares (tipo de árbol) marcaba la entrada a las tierras húmedas, pero pronto incluso esos disminuyeron. Las últimas 10 millas de camino hacia Sword & Cross eran deprimentes. Cafés grisáceos, sin forma, abandonados. De vuelta en casa en Thunderblot, la gente en la ciudad siempre bromeaba sobre el extraño y memorable hedor a podredumbre de aquí: tu sabes que estás en el pantano cuando tu auto comienza a oler a barro.

Aunque Maite había crecido en Thunderbolt, ella no estaba familiarizada realmente con la parte más oriental del país. Como niña, ella siempre había asumido que se debía a que no había ninguna razón para ir allá - todas las tiendas, escuelas, y cada miembro de su familia y persona que conociera estaban en el oeste. El lado este era menos desarrollado. Eso era todo.

Ella extrañaba a sus padres, quienes habían pegado un postit en la polera a la entrada de su bolso -Te amamos! Los Price nunca se rinden! Ella extrañaba su habitación, la cual daba hacia las plantaciones de tomate de su padre. Extrañaba a Callie, quien ciertamente le habría mandado 10 para - nunca - ser - vistos mensaje de textos ya. Extrañaba a Trevor…

O, bueno, eso no era exactamente así. Lo que ella extrañaba era la forma en que la vida se sintió cuando ella recién había comenzado a hablar con Trevor. Cuando tenía a alguien en quien pensar si no podía dormir en la noche, el nombre de alguien para garabatear tontamente en sus cuadernos. La verdad era que, Maite y Trevor nunca tuvieron realmente la oportunidad de llegar a conocerse bien. El único recuerdo que ella tenía era la foto que Callie había tomado furtivamente, desde el otro lado del campo de futbol entre dos de sus sets de sentadillas, cuando él y Maite habían hablado por quince segundos de… sus sets de sentadillas. Y la única cita en la que ella había ido con él no había sido una cita real solo una hora robada cuando ella la había arrastrado lejos de resto de la fiesta. Una hora de la que ella se había arrepentido por el resto de su vida.

Había comenzado inocentemente, solo dos personas yendo a dar un paseo por el lago, pero no fue mucho después que Maite comenzó a sentir las sombras retorciéndose sobre sus cabezas. Luego los labios de Trevor tocaron los suyos, y el calor recorrió su cuerpo, y los ojos de él se volvieron blancos de terror…y segundos mas tarde, la vida que ella conocía se había ido en un incendio.

Maite se giró y escondió su cara en el hueco de su brazo. Ella paso meses llorando la muerte de Trevor, y ahora, yaciendo en esta habitación extraña, con las barras de metal hundiéndose en su piel a través del delgado colchón, ella sintió la futilidad egoísta de todo. Ella no había conocido a Trevor más de lo que ella conocía a…bueno, Cam.

Un golpe en la puerta hizo a Maite levantarse de la cama. ¿Cómo alguien podría saber encontrarla aquí? Ella fue en puntas de pie hasta la puerta y la abrió. Luego fijo su cabeza en el pasillo vacio. Ella ni siquiera había escuchado pasos afuera, y no había signos de nadie que hubiera golpeado.

Excepto por el aeroplano de papel pinchado con un alfiler de bronce en el pizarrón de corcho junto a su puerta. Maite sonrió al ver su nombre escrito en marcador negro a lo largo del ala, pero cuando abrió la nota, todo lo que estaba escrito dentro era una flecha negra apuntando hacia el pasillo.

Molly en la cafetería. Mirando hacia la salida del pasillo vacío, Maite considero seguir la criptica flecha. Luego miró atrás hacia su enorme bolsa de lona, su penosa fiesta esperando ser desempacada. Ella se encogió de hombros, cerró su puerta, puso la llave de su pieza en el bolsillo, y comenzó a caminar. Ella paro en frente de la puerta al otro lado del pasillo para verificar un enorme poster de Sonny Terry, un músico ciego, de quien ella sabía por la chirriante colección de discos de su padre, era un increíble tocador de harmónica. Ella se inclino hacia delante para leer el nombre en el pizarrón de corcho y se dio cuenta con sorpresa que estaba parada en frente de la pieza de Roland Spark. Inmediatamente, molestosamente, ahí estaba una pequeña parte de su cerebro que comenzó a calcular las probabilidades de que Roland pudiera estar pasando el rato con Daniel, con solo una delgada puerta separándolos de Maite. Un zumbido mecánico hizo a Maite saltar. Ella miró directamente a una cámara de vigilancia empotrada en la pared sobre la puerta de Roland. Los rojos. Agrandándole en cada uno de sus movimientos. Ella se encogió, avergonzada por razones que la cámara no podría ser capaz de adivinar. De todos modos, ella había venido aquí para ver a Arriane - cuya pieza, ella se dio cuenta, estaba ubicada directamente frente a la pieza de Roland.

En frente de la `pieza de Arriane, Maite sintió una pequeña punzada de ternura. La puerta completa estaba cubierta de pegatinas - algunas impresas, otras obviamente hechas a mano. Eran tantas que se sobreponían, cada frase casi cubriendo y algunas veces contradiciendo la anterior. Maite se rió bajo su aliento mientras imaginaba a Arriane coleccionando pegatina indiscriminadamente (regla de la gente común…mi hija es una estudiante de F en Sword & Cross… Vote no en propuesta 666), luego estampándolas con un accidental - pero pensado - foco en su césped.

Maite pudo haberse entretenido por una hora leyendo la puerta de Arriane, pero pronto comenzó a sentirse consciente de sí misma parada en frente de una pieza a la cual ella estaba solo medio segura de estar invitada. Luego, vio un segundo aeroplano de papel de Arriane. Ella lo saco del pizarrón de corcho y lo desplego:

Mi querida Mai

Si te apareces para salir esta noche, genial! Saldremos y será genial.

Si tú me plantas, entonces…saca tus garras de mi nota privada, ROLAND!

¿Cuantas veces tengo que decirte? jesus!!!.

Como sea: Se que dije que saldríamos hoy en la noche, pero tengo que apurarme desde R&R en la enfermería (el recubrimiento de plata de mi mal tratamiento de hoy) a una programación del trabajo de biología con el Albatros. Lo que significa-¿lo dejamos para después?


Tuya psicóticamente

A

Maite estuvo parada con al nota en sus manos, insegura de que hacer. Ella estaba agradecida de que Arriane estuviera siendo cuidada, pero todavía deseaba ver a la chica en persona. Ella quería escuchar la voz despreocupada de Arriane por ella misma, para poder saber cómo sentirse respecto a lo sucedido en la cafetería. Pero parada ahí, en el pasillo, Maite se sentía más insegura de cómo proceder al día siguiente. Un silencioso pánico la lleno cuando finalmente se dio cuenta de que estaba sola, tarde en la noche en Sword & Cross.
Tras ella, una puerta se abrió. Un chispazo de luz blanca se abrió en el piso bajo sus pies. Luce escuchó música siendo tocada dentro de la pieza.

“¿Qué estás haciendo?” era Roland, parado en su puerta en una camiseta blanca rota y jeans. Sus rastas estaban apiladas en una liga amarillo en la cima de su cabeza y sostenía una harmónica contra sus labios.

“Vine a ver a Arriane” dijo Maite , tratando de forzarse a sí misma a no mirar tras él para ver si había alguien más en la pieza. “Se supone que nosotras-“

“No hay nadie en casa,” dijo él crípticamente. Maite no supo si él se refería a Arriane, o al resto de los chicos en el dormitorio, o que. Él toco unas pocas notas en la armónica, los ojos fijos en ella todo el tiempo. Luego el sostuvo abierta la puerta un poco más abierta y levanto sus cejas. Ella no pudo descifrar si la estaba invitando o no a pasar.

“Bueno, estaba justo marchando hacia la biblioteca,” ella mintió rápidamente, dándose la vuelta por donde vino. “Hay un libro que quiero revisar.”

“Maite” llamó Roland.

Ella se giró. Ellos no se habían conocido formalmente, y ella no esperaba que el supiera su nombre. Sus ojos lanzaron una sonrisa hacia ella y él uso la harmónica para apuntar hacia el otro lado.”La biblioteca es para allá”, él dijo. Él cruzo sus brazos sobre su pecho. “Asegúrate de chequear la colección especial en el ala este. Ellos realmente tienen algo.•

“Gracias,” dijo Maite, sintiéndose realmente agradecida al cambiar de curso. Roland parecía tan real ahí, diciendo adiós y tocando algunas notas en la harmónica mientras ella se iba. Quizá él solo la puso nerviosa antes porque pensó en él como el amigo de William. Por todo lo que sabía, Roland podría ser una muy buena persona. Su ánimo cambió a medida que caminaba. Primero, la nota de Arriane había sido sarcástica y enérgica, luego ella tuvo un agradable encuentro con Roland Sparks; además ella de verdad quería revisar la biblioteca. Las cosas se veían mejor.

Cerca del final del pasillo, donde los dormitorios giraban hacia el ala de la biblioteca, Maite paso por la única puerta abierta del piso. No había decoraciones en esta puerta, pero alguien la había pintado toda de negro. A medida que se acercó, Luce pudo escuchar música heavy metal bastante enojada tocándose dentro. Ella ni siquiera tuvo que detenerse a leer el nombre, era de Molly.

Maite apuró sus pasos, repentinamente alerta a cada sonido de sus botas en el linóleo. Ella no se dio cuenta que estaba conteniendo el aliento hasta que empujo a través de las puertas de madera de la librería y exhalo.

Un sentimiento cálido barrio sobre Maite cuando miro alrededor de la biblioteca. Ella siempre había amado el casi imperceptible dulce y viejo aroma que solo una habitación llena de libros puede tener. Ella se sintió cómoda con el suave y ocasional sonido de las páginas al girar. La biblioteca en Dover siempre había sido su escape, y Maite se sintió casi sobrepasada por el alivio cuando se dio cuenta que esta podría ofrecerle el mismo sentido de santuario. Ella casi no podía creer que el sitio perteneciera a Sword & Cross. Era realmente…invitante. Las paredes eran de un caoba profundo y los techos eran altos. Una chimenea de ladrillos se encontraba a lo largo de una pared. Habías largas mesas de madera iluminadas por antiguas lámparas verdes, y pasillos de libros más largos de los que ella podía ver. El sonido de sus botas fue silenciado por una gruesa alfombra persa cuando Maite paso las puertas de entrada.

Unos pocos estudiantes estaban estudiando, ninguno que Maite conociera de nombre, pero incluso el más punky de los chicos se veía menos amenazante con sus cabezas inclinadas hacia los libros. Ella se acercó al escritorio principal, el cual era un ovalo gigante en el centro de la habitación. Estaba sembrado de montones de papel y libros y tenía un desorden académico hogareño que le recordó a Maite el hogar de sus padres. Los libros estaban apilados tan alto, que Maite casi no podía ver a la bibliotecaria sentada tras ellos. Ella estaba trabajando a través de papeleo con la energía de alguien trabajando por oro. Su cabeza se levantó al acercarse Maite.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:20 am

“¿Hola!” sonrió la mujer-realmente sonrió-a Maite. Su cabello no era gris sino plateado, con un tipo de brillo que centelleaba incluso en la suave luz de la biblioteca. Su rostro se veía viejo y joven al mismo tiempo. Tenía un pálida, casi incandescente piel, brillantes ojos negros, y una pequeña y puntiaguda nariz. Cuando habló a Maite, ella empujo hacia arriba las magas de su sweater blanco de casimir, exponiendo grupos y grupos de brazaletes de perlas decorando ambas muñecas. ¿Puedo ayudarte a encontrar algo?” le pregunto en un feliz susurro.

Maite se sintió inmediatamente tranquila con esta mujer, y bajó la mirada hacia la placa con su nombre en el escritorio. Sophia Bliss. Ella deseo de verdad tener un requerimiento de biblioteca. Esta mujer era la primera figura de autoridad que había visto en todo el día cuya ayuda realmente quería buscar. Pero ella solo estaba paseando alrededor…y luego recordó lo que Roland Sparks le había dicho.

“Soy nueva aquí,” ella explicó, “Maite Price. ¿Puede decirme donde está el ala este?”

La mujer le dio a Maite una sonrisa de tu-pareces-del-tipo-que-lee que Maite había estado recibiendo de bibliotecarias durante toda su vida. “Justo en esa dirección” ella dijo, apuntando hacia una hilera de altas ventanas en el otro lado de la habitación. “Soy la señorita Sophia, y si mi lista es correcta, estás en mi seminario de religión los martes y jueves. Oh, ¡vamos a divertirnos tanto!”Ella le cerró un ojo.”Por el momento, si necesitas algo más, Estoy aquí. Un placer ayudarte Mai.”

Maite le sonrió dándole las gracias, le dijo a la Srta. Sophia felizmente que la vería mañana en clase, y comenzó a dirigirse hacia las ventanas. Fue solo cuando se alejo de la bibliotecaria que ella consideró la extraña, intima forma en que la mujer la había llamado por su apodo.

Ella solo se había alejado de la área de estudio principal y estaba pasando a través de los altos y elegantes estantes de libros cuando algo oscuro y macabro pasó sobre su cabeza. Ella miró hacia arriba. No. No aquí. Por favor. Déjame tener solo este lugar.

Cuando las sombras iban y venían, Maite nunca estaba exactamente segura de cuando iba a terminar-cuanto tiempo demorarían en irse.

Ella no podía entender que estaba pasando ahora. Algo era diferente. Ella estaba aterrorizada, sí, pero no sentía frio. De hecho, se sentía un poco sonrojada. La biblioteca estaba tibia, pero no tan tibia. Y luego sus ojos cayeron en William.

El estaba mirando hacia la ventana, su espalda hacia ella, sobre un estrado que decía COLECCIONES ESPECIALES en letras blancas. Las mangas de tu ajada chaqueta de cuero estaban levantadas hasta sus codos, y su rubio cabello brillaba bajo las luces. Sus hombros estaban encorvados, y nuevamente, Maite tuvo el instinto de acurrucarse entre ellos. Ella lo sacudió de su cabeza y se paró de puntillas para tener una mejor visión de él- Desde aquí, ella no podía estar segura, parecía como si él estuviera dibujando algo.

Mientras miraba el suave movimiento de su cuerpo mientras dibujaba, el interior de Maite se sentía como si estuviera ardiendo, como si ella se hubiera tragado algo hirviendo. Ella no podía entender porque, pero contra toda razón, ella tenía esa extraña premonición de que Daniel al estaba dibujando.

Ella no debería ir a él. Después de todo, ni siquiera lo conocía, nunca había hablado con él realmente. Su única comunicación por mucho había incluido un dedo medio y una par de miradas sucias. Sin embargo por alguna razón, se sentía muy importante para ella descubrir que había en ese block de dibujo. Luego la golpeó. El sueño que había tenido la noche anterior. Un pequeño flash volvió a ella repentinamente. En el sueño, era tarde en la noche-húmedo y frio, y ella estaba vestida en algo largo y flotante. Ella se inclino contra una ventana con cortinas en una habitación desconocida. La única persona que había ahí era un hombre…o un chico-ella nunca alcanzó a ver su rostro. Él estaba dibujándola semejantemente en un grueso taco de papel. Su pelo. Su cuello. El preciso delineado de su perfil. Ella permanecía tras él, demasiado asustada para dejarle saber que ella estaba observando, demasiado intrigada para darse la vuelta.

Maite salto hacia adelante al sentir algo pinchar la parte de atrás de su hombro y luego flotar sobre su cabeza. La sombra había resurgido. Era negra y tan gruesa como una cortina. El golpeteo de su corazón creció hasta hacerse audible que lleno sus oídos, bloqueando el oscuro susurro de la sombra. William elevo la mirada desde su trabajo y pareció elevar sus ojos justo hacia donde la sombra estaba escondida, pero él no se comportó como ella.

Por supuesto, él no podía verlas. Su foco se instalo fuera de la ventana.

El calor dentro de Maite creció más fuerte. Ella estaba lo suficientemente cerca como para que él lo sintiera a través de su piel.

Tan silenciosamente como pudo, Maite trató de mirar sobre su hombro hacia el block. Por solo un segundo, su mente vio la curva de su propio cuello desnudo dibujado con lápiz en la página. Pero luego ella pestañeo, y cuando sus ojos se enfocaron de vuelta en el papel, ella tuvo que tragar fuertemente.

Era un paisaje. William estaba dibujando la vista del cementerio fuera de la ventana casi en cada perfecto detalle. Maite nunca había visto algo que la hiciera sentir tan triste.

Ella no sabía por qué. Era una locura-incluso para ella- haber esperado que su bizarra intuición se hiciera realidad. No había ninguna razón para que William la dibujara. Ella lo sabía. Justo como ella sabía que él no había tenido ninguna razón para insultarla esta mañana. Pero él lo había hecho.

“¿Qué estás haciendo aquí?” él preguntó. Él había cerrado su block y la estaba mirando solemnemente. Sus labios llenos estaban dispuestos en una línea recta y sus ojos grises se veían aburridos. Él no se veía enojado por lo menos, parecía exhausto.

“Vine a chequear un libro de la colección especial,” ella dijo en una voz temblorosa. Pero al mirar alrededor, ella rápidamente noto su error. Colecciones especiales no era una sección de libros-era un área abierta de la biblioteca para un despliegue artístico de la guerra civil. Ella y William estaban parados en una pequeña galería con bustos de bronce de héroes de guerra, cabinas de vidrio llenas de viejas notas y mapas de la confederación. Era solo una sección de la biblioteca donde no había ni un solo libro para mirar.

“Buena suerte con eso,” dijo William, abriendo su block nuevamente, como para decir, preventivamente, adiós.

Maite tenía la lengua trabada y estaba avergonzada y lo que quería hacer era escapar. Pero entonces, ahí estaban las sombras, todavía acechando en la cercanía, y por alguna razón Maite se sentía mejor en relación a ellas cuando William estaba cerca. No tenía sentido-como si hubiera algo que él pudiera hacer para protegerla de ellas.

Ella estaba congelada, enraizada en su puesto. Él miró nuevamente hacia ella y suspiró.

“Déjame preguntarte, ¿A ti te gusta ser espiada furtivamente?”

Maite pensó en las sombras y lo que ellas le estaban haciendo ahora. Sin pensarlo, ella negó con al cabeza toscamente.

“Ok, somos dos”. Él aclaró su garganta y se la quedo mirando, dándole a entender que ella era la intrusa.

Quizá ella podía explicar que se estaba sintiendo un poco mareada y que necesitaba sentarse solo por un minuto. Ella comenzó a decir, “Mira, puedo-“ Pero William agarró su block de dibujo y se levantó. “Vine acá para estar solo,” él dijo, interrumpiéndola. “Si tú no te vas, yo lo haré”

Él deslizo su block en su mochila. Cuando paso por su paso, su hombro rozó el de ella. Incluso con lo mínimo de ese contacto, incluso a través de las capas de ropa, Maite sintió un golpe de electricidad.

Por un segundo, William se quedo quieto, también. Ellos giraron sus cabezas para mirarse el uno al otro, y Maite abrió su boca. Pero antes de que ella pudiera hablar, William había girado sobre sus talones y estaba caminando hacia la puerta. Maite vio como las sombras reptaron sobre la cabeza de él, se arremolinaron en un círculo, y luego desaparecieron pasando por al ventana hacia la noche.

Capítulo 4

Salto al cementerio

Ahhh, martes. Día de Waffles. Por lo que Maite podía recordar, los martes de verano significaban café fresco, tazones hasta el tope de frambuesas y crema batida, y una interminable pila de crujientes y marrones waffles. Aún en este verano, cuando sus padres comenzaron tener un poco de miedo de ella, el día de los waffles era una cosa con la que podía contar. Ella podía rodar en su cama en una mañana del martes, y antes de que se diera cuenta de algo más, ella sabía instintivamente qué día era.

Maite olfateó, lentamente dejándose llevar por sus sentidos, luego olfateó otra vez más a gusto. No, no había suero de leche, nada mas que el avinagrado olor de la degradada pintura. Ella se sacudió el sueño y se fue a su desarreglado dormitorio. Se miraba como la toma del “antes” en un show de “renueva tu casa”. La larga pesadilla que había sido el lunes volvió a ella: la baja de su celular, el incidente del pastel de carne con los ojos sorprendidos de Molly en la cafetería, el encuentro con William en la biblioteca. Qué era lo que lo había tan malo, Maite no tenía la menor idea.

Se sentó para ver a través de la ventana. Aún era de noche; el sol ni siquiera había rozado el horizonte. Nunca se despertaba tan temprano. Si recordaba, ella no recordaba haber visto alguna vez el amanecer. Sinceramente, algo acerca de ver-el-amanecer como una actividad siempre la había hecho sentir nerviosa. Eran los momentos de espera, los momentos antes de que los rayos del sol tocaran el horizonte, sentada en la oscuridad viendo a través de la arboleda. El peor momento.

Maite suspiró, un suspiro audible de estar harta en casa y sola, lo que hizo que ella se sintiera más enferma y más solitaria. Qué era lo que iba a hacer por las siguientes tres horas entre el amanecer y su primera clase? El amanecer- Porqué esas palabras le parecían familiares? Oh. Maldición. Se suponía que ella debería estar en detención.

Se salió de su cama con dificultad, tropezando con su aún empacado bolso de lona, y jaló otro suéter negro y aburrido de la parte superior de la pila de suéteres negros y aburridos. Jaló los vaqueros negros de ayer, se asustó cuando dio un vistazo a su desarreglada cabellera, y trató de pasar sus dedos a través de ella mientras cerraba de un golpe la puerta.

Se quedó sin aliento cuando llegó al portón, las puertas de cementerio hechas complicadamente con hierro forjado. Ella se estaba ahogando con el abrumado olor de repollo tierno y sintiéndose muy sola con sus pensamientos.

Dónde estaban los demás? El concepto de “al amanecer” era diferente al de ella? Dio un vistazo a su reloj. Ya eran las 6:15.

Todo lo que le habían dicho era que tenía que reunirse en el cementerio, y Maite estaba segura que esta era la única entrada. Se paró junto al umbral, donde el agrietado asfalto del parqueo dio lugar a un lote lleno de maleza. Vio un diente de león, y se le vino a la mente que una Maite más pequeña hubiera saltado en él y luego hubiera pedido un deseo y soplado. Pero los deseos de Maite se sentían muy pesados para algo tan ligero.
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:21 am

Las delicadas puertas eran las únicas que dividían el cementerio del parqueo. Algo muy sorprendente para una escuela con una alambra de púas. Maite pasó su mano sobre las puertas, trazando el adorno floral con sus dedos. Las puertas deben de haber sido de los días de la Guerra Civil que Arriane nos estaba hablando, en aquél tiempo cuando el cementerio era usado para sepultar a los soldados. Cuando la escuela se dio cuenta que no era un lugar para locos caprichosos. Cuando todo el lugar estaba lleno de maleza y oscuro.

Era raro- el resto del campus era plana como una hoja de papel, pero de alguna manera, el cementerio tenía una cóncava, con forma de tazón. Desde aquí, ella podía ver la cuesta de todo lo que estaba enfrente de ella. Fila tras fila de simples lápidas que estaban alineadas como espectadores en una arena.

Pero hacia el centro, en el punto más bajo del cementerio, el camino de las tumbas se convertía en un laberinto de tumbas más grandes, increíbles estatuas y mausoleos. Probablemente para oficiales confederados, o simplemente los soldados que tenían dinero. Se miraban como si hubieran sido talladas. Pero desde aquí, el fino peso de ellos se miraba que arrastraba el cementerio abajo, casi como si fuera succionado hacia un desagüe.

Pisadas detrás de ella. Maite se giró para ver una grande y negra figura emerger de la parte de atrás de un árbol. Penn! Tuvo que resistir la urgencia de lanzar sus brazos alrededor de la chica. Maite nunca había estado tan contenta
de ver a alguien- aunque era casi imposible creer que Penn tuviera detenciones. “No estás retrasada?” Penn le preguntó, deteniéndose unos cuantos pies enfrente de Maite dándole un divertido movimiento de cabeza de “Oh! Tú, pobre nueva”.

“He estado aquí por diez minutos,” dijo Maite. “No eres tú la que está retrasada?”

Penn sonrió. “No te la creas, soy una madrugadora. Yo nunca tengo castigos.” Se encogió de hombros y se subió sus lentes morados que tenía en la nariz. “Pero tú sí, junto con otras 5 desafortunadas almas, quienes probablemente se están poniendo más enojados por cada minuto que te están esperando en el monolito.” Se paró de puntillas y señaló atrás de Maite, junto a la estructura de roca más grande, la cual se levantó en el centro de la parte más honda del cementerio. Si Maite entrecerraba los ojos, podía distinguir un grupo de figuras negras agrupadas alrededor de la base.

“Ellos solo dijeron que nos encontráramos en el cementerio.” Dijo Maite, sintiéndose ya derrotada. “Nadie me dijo a dónde tenía que ir.”

“Bueno, yo te estoy diciendo: el monolito. Ahora ve allá abajo,” dijo

Penn. “No vas a hacer muchos amigos acortándoles la mañana más de lo que ya lo has hecho.”

Maite tragó saliva. Una parte de ella quería que Penn le mostrara el camino. Desde aquí arriba, se miraba como un laberinto, y Maite no quería perderse en el cementerio. De repente, se puso muy nerviosa, el sentimiento de estar lejos de casa, y ella sabía que se iba a poner mucho peor allí. Se tronó los nudillos, ganando tiempo.

“Maite?” dijo Penn, dándole un empujoncito en sus hombros. “Todavía estás parada ahí.”

Maite trató de darle a Penn una valiente sonrisa de gracias, pero se tuvo que conformar con un raro gesto facial. Luego, se apresuró cuesta abajo hacia el corazón del cementerio.

El sol todavía no había salido, pero se estaba acercando, y estos últimos momentos antes del amanecer eran los que más la asustaban. Ella pasó por los caminos de lápidas. En algún momento tuvieron que estar rectas, pero para ahora estaban tan viejas que casi todas se inclinaban hacia la otra, dándole a todo el lugar la apariencia de dominó.

Chapoteó en charcos de lodo con sus Converse negros, las hojas crujían. Para cuando ella pasó la sección de simples obstáculos y llegó a la parte de las tumbas ornamentadas, el suelo se había más o menos aplanado, y ella estaba totalmente perdida. Dejó de correr, tratando de recuperar el aliento. Voces. Si se calmaba, podía escuchar voces.

“Cinco minutos más, y me voy” dijo un chico.

“Qué mal que tu opinión no tenga valor, Sr. Sparks.” Una voz terca, una que Maite reconoció de sus clases ayer. La Sra. Tross- el albatros*.


*Ave marina que tiene alas de casi 3 m y con un gran pico.

Después del incidente con el pastel de carne, Maite había llegado tarde a su clase y no había hecho exactamente su mejor impresión en la severa y esférica maestra de ciencias.

“A menos que alguien quiera perder sus privilegios sociales esta semana”-gemidos a través de las tumbas-“todos esperaremos pacientemente, como si no tuviéramos nada mejor que hacer, hasta que la Srta. Pice decida honrarnos con su presencia.”

“Ya estoy aquí,”

Maite jadeó, finalmente rodeando una gigante estatua de un querubín.

La señora Tross se quedó allí con las manos en la cintura, usando una variación del traje negro de ayer. Su cabello marrón estaba revuelto hasta el cuero cabelludo y sus ojos marrones sin brillo solo mostraban irritación en el rival de Maite. Biología siempre había sido difícil para Maite, y para variar, ella no estaba haciendo puntos con la Sra. Tross.

Detrás del albatros estaban Arriane, Molly y Roland, agrupados alrededor de un círculo de pedestales que todos apuntaban a una central estatua de ángel. Comparado con el resto de estatuas, esta se miraba nueva, más blanca y grande. Y recostado sobre el esculpido muslo del ángel-casi no lo había notado-estaba William.

Él estaba usando su chaqueta varonil de cuero negro y la bufanda roja que había visto ayer. Maite tomó su desastroso rubio cabello, que parecía que no había sido peinado luego de levantarse… lo que le hizo pensar cómo se miraría William cuando estaba durmiendo… lo que le hizo sonrojarse instintivamente que para cuando bajó su mirada de su cabello hasta sus ojos, ella estaba rigurosamente humillada.

Para entonces él la estaba mirando.

“Lo siento,” soltó de repente. “No sabía dónde se supone que debíamos reunirnos. Juro-”

“Guárdatelo” dijo la Sra. Tross, arrastrando un dedo por su garganta. “Ya bastante has hecho perder el tiempo de todos. Ahora, estoy segura de que todos recuerdan la despreciable indiscreción, cualquiera que sea, que ustedes cometieron para que se encuentren aquí. Pueden pensar en eso por las próximas dos horas mientras trabajan. Pónganse en parejas. Ya conocen la dinámica. “Dio un vistazo a Maite y jadeó. “Muy bien, quien quiere un protegido?”

Para el horror de Maite, todos los estudiantes estaban viendo sus pies. Pero luego, después de un tortuoso minuto, un quinto estudiante salió a la vista alrededor de la esquina del mausoleo.

“Yo quiero”

Cam. Su camiseta negra de cuello en V le sentaba perfectamente en sus anchos hombros. Se paró a unos cuantos metros de Roland, quien se movió a un lado mientras Cam pisaba el pasto y caminaba hacia Maite. Sus ojos se posaron en ella mientras daba grandes zancadas, moviéndose delicadamente y seguro, como un atuendo de un reformatorio, como si Maite no estuviera harta de ellos. Parte de ella quería apartar su mirada, porque era vergonzoso la forma en que Cam la estaba mirando en frente de todos. Pero por alguna razón, ella estaba fascinada. Ella no podía romper su mirada- hasta que Arriane se paró entre ellos.

“Dibs,” dijo ella. “Yo llamé a Dibs.” “No lo hiciste,” Cam dijo.

“Claro que sí, solo que no me oíste desde tu rara percha de allá atrás.” Las palabras salieron apresuradamente. “La quiero a ella.”

“Yo-” Cam comenzó a responder.

Arriane levantó su cabeza espectacularmente. Maite tragó. Acaso él también iba a decir que también la quería a ella? No podía sólo olvidarse de ello? Cumplir detención en un grupo de tres?
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:22 am

Cam dio una palmadita en el brazo de Maite. “Me encontraré luego contigo, de acuerdo?” le dijo a ella, como si fuera una promesa que ella le había pedido cumplir.

Los otros chicos saltaron de las tumbas de donde habían estado sentados y se fueron a un cobertizo. Maite los siguió, pegándose a Arriane, quien sin hablar le entregó un rastrillo.

“Así que… Quieres el ángel vengador, o los amantes carnales abrazados?”

No hubo mención de los eventos de ayer, o de los recuerdos de Arriane, y Maite de alguna forma sentía que no debería mencionar el tema con Arriane. En lugar de eso, ella dio un vistazo por encima de su cabeza y se vio atrapada por dos estatuas gigantes. La que estaba más cerca se parecía un Rodin. Un hombre y una mujer desnudos estaban enredados en un abrazo. Ella había estudiado escultura Francesa en Dover, y siempre pensó que los Rodins eran las piezas más románticas. Pero ahora era difícil ver a los amantes abrazados sin pensar en William. William. Quien la odiaba. Como si ella necesitara una prueba para eso luego de que básicamente él había explotado en la librería anoche, todo lo que tenía que hacer era pensar en la mirada relajada que le había dado él en la mañana.

“Dónde está el ángel vengador?” ella le preguntó a Arriane con un suspiro. “Buena elección. Está por aquí.” Arriane llevó a Maite hacia una gran escultura de mármol, era un ángel salvando el suelo del impacto de un relámpago. Podría haber sido una pieza interesante, en aquellos tiempos, cuando fue esculpida. Pero ahora sólo se miraba vieja y sucia, cubierta con lodo y musgo.

“No lo entiendo,” dijo Maite. “Que es lo que haremos?”

“Restregar y restregar,” dijo Arriane, casi cantado. “Me gusta pretender que les estoy dando un pequeño baño.” Dicho esto, ella subió en el ángel gigante, balanceando sus piernas sobre el brazo de la estatua en forma de rayo, como si todo fuera un resistente y viejo roble para que ella escalara.

Asustada de que ella se mirara como si quisiera más problemas para la Sra. Tross, Maite empezó parar el rastrillo a través de la base de la estatua. Ella trató de limpiar lo que parecía una interminable pila de hojas húmedas.

Tres minutos después, sus brazos la estaban matando. Definitivamente ella no se había vestido para esta tarea sucia. Maite jamás había sido enviada a detención en Dover, pero por lo que había escuchado, consistía en llenar una hoja de papel con “No plagiaré el Internet” unos cientos de veces.

Esto era brutal. Especialmente cuando lo que ella realmente había hecho era darle un golpe accidental a Molly en la cafetería. Ella estaba tratando de no hacer era hacer juzgamientos precipitados, pero limpiando lodo de las tumbas de personas que habían estado muertas desde hace más de un siglo? Maite odiaba su vida en este momento.

Luego un rayo de sol finalmente se filtró de entre los árboles, y de repente había color en el cementerio. Maite se sintió instantáneamente más contenta. Podía ver más de diez metros en frente de ella. Podía ver a William… trabajando en equipo con Molly.

El corazón de Maite se estremeció. El aire había desaparecido.

Ella vio a Arriane, quien le lanzó una mirada de compasión pero siguió trabajando.

“Hey,” Maite le susurró en alto.

Arriane puso un dedo en sus labios pero le hizo un ademán de que se subiera junto a ella.

Con menos gracia y habilidad, Maite tomó el brazo de la estatua y se balanceó hasta el pedestal. Una vez que estuvo segura de que no se iba a caer al suelo, ella susurró, “Así que… William es amigo de Molly?”

Arriane soltó un resoplido. “No inventes, ellos se odian,” dijo rápidamente, luego hizo una pausa. “Por qué preguntas?”

Maite apuntó hacia los dos, no haciendo un gran trabajo para limpiar su tumba. Estaban parados cerca de uno del otro, recostados en sus rastrillos y teniendo una conversación que Maite desesperadamente deseaba poder escuchar. “A mí me parece que sí son amigos.”

“Es detención,” Arriane dijo despreocupadamente. “Tienes que hacer parejas. Crees que Rolan y Chester el Molestón son amigos?” Apunto a Roland y Cam. Se miraba que estaban discutiendo sobre la mejor manera de dividir el trabajo en la estatua de los amantes. “Los amigos de detención no equivale a amigos en la vida real.”

Arriane volvió a ver a Maite, quien pudo sentir su cara peleando, a pesar de sus mejores esfuerzos para tener cara de póker.

“Mira, Maite, no quería decir…” Ella se calló. “Está bien, a pesar de que me hiciste desperdiciar veinte minutos de mi mañana, no tengo ningún problema contigo. De hecho, pienso que eres un poco interesante. Relajada. Dicho eso, no sé qué es lo que esperas en términos de una buena amistad aquí en Espada y Cruz. Pero déjame ser la primera en decirte que eso no es tan fácil. Las personas están aquí porque tenían equipaje. Estoy hablando de bienvenido-regístrate, dame un buen trato porque este equipaje cuesta más de cincuenta libras. Entiendes?”

Maite se encogió de hombros, sintiéndose avergonzada. “Sólo era una pregunta.”

Arriane rió por lo bajo. “Siempre estas a la defensiva? Como sea, qué demonios hiciste para estar aquí?”

Maite no estaba de humor para hablar de ello, Arriane estaba en lo cierto, era mejor tratar de no hacer amigos. Ella saltó y regresó a quitar el musgo de la base de la estatua.

Desafortunadamente, Arriane estaba intrigada. Ella también saltó, y le reprendió con su rastillo.

“Ooh, dime, dime, dime,” se mofó.

La cara de Arriane estaba tan cerca del de Maite. Le recordó a Maite ayer, poniéndose de cuclillas sobre Arriane luego de que ella había convulsionado. Ellas habían tenido un momento, verdad? Y una parte de Maite realmente quería ser capaz de poder hablar con alguien. Había sido un largo y sofocante verano con sus padres. Suspiró, descansando su frente en el mango del rastrillo.

Un sabor salado y nervioso llenó su boca, pero no podía tragárselo. La última vez que ella había hablado de estos detalles, era por una orden de la corte. Ella podía solo olvidarlo, pero mientras más tiempo la miraba Arriane, más claras se hacían las palabras, y se acercaban más y más a la punta de su lengua.

“Estaba con un amigo una noche,” comenzó a explicar, tomando un largo y profundo respiro. “Y algo terrible pasó.” Cerró sus ojos, rezando por no reviviera la escena bajo el negro-rojo de sus párpados. “Había fuego. Yo salí viva… y el no.”

Arriane bostezó, menos horrorizada por la historia de lo que estaba Maite.

“De todos modos,” Maite prosiguió, “más tarde, no podía recordar los detalles, cómo pasó. Lo que si pude recordar- lo que le dije al juez, después de todo-creo que pensaron que yo estaba loca.” Trató de sonreír, pero se vio forzada.


Para la sorpresa de Maite, Arriane apretó su hombro. Y por un segundo, su cara se miraba realmente sincera. Después cambió a su sonrisa.

“Somos tan malinterpretados, verdad?” Le dio un toque en el estómago con el dedo. “Sabes, Roland y yo estábamos hablando de cómo no tenemos amigos pirómanos. Y todo el mundo sabe que necesitas un pirómano para sacar de onda a una escuela reformatoria.” Ya lo tenía planeando. “Roland pensó que tal vez ese otro chico nuevo, Todd, pero prefiero tenerte a ti. Todos deberíamos colaborar en algún momento.”

Maite tragó ruidosamente. Ella no era una pirómana. Pero ya había acabado de hablar de su pasado; ni siquiera tenía ganas de defenderse.

“Ooh, espera a que Roland lo escuche,” dijo Arriane tirando su rastrillo. “Eres nuestro sueño hecho realidad.”

Maite abrió su boca para protestar, pero Arriane ya se había ido. Perfecto, pensó Maite, escuchando el sonido de los zapatos de Arriane a través del fango y del lodo. Ahora era solo cuestión de segundos antes de que los rumores llegaran a oídos de William.

Sola otra vez, miró hacia la estatua. Aunque ella ya había quitado una gran pila de musgo y mantillos, el ángel se miraba más sucio que nunca. Ella no encontraba el punto de todo el proyecto. De todos modos, ella dudaba que alguien alguna vez viniera a visitar este lugar. También dudaba que todos los demás castigados estuvieran todavía trabajando.

Sus ojos se abrieron justo en el momento en que se percató de William, quien estaba trabajando. Era muy eficiente usando un cepillo de alambre para restregar la resina de la inscripción de bronce que estaba en una tumba. Incluso se había subido las mangas de su suéter, y Maite podía ver los músculos contrayéndose cuando restregaba. Soltó un suspiro, y-no podía evitarlo- recostó su codo en el ángel de piedra para observarlo.

Él siempre ha sido un arduo trabajador.

Maite rápidamente sacudió su cabeza. De dónde había salido eso? No tenía ni idea de lo que quiso decir. Y aún así, ella había sido quien lo había pensado. Era del tipo de frases que se formaban a veces en su mente justo antes de que se dejara arrastras por el sueño. Inconscientemente balbuceando, ella nunca podría nombrar algo así fuera de sus sueños. Pero aquí estaba ella, muy despierta.

Ella necesitaba controlar este asunto con William. Ella lo había conocido por un día y ya podía sentirse deslizándose a un lugar muy extraño y desconocido. “Probablemente lo mejor será permanecer lejos de él” dijo una fría voz detrás de ella.

Maite se volteó para encontrar a Molly, en la misma pose que la había encontrado ayer: manos en las caderas, ventanas de la nariz brillantes y perforadas. Penn le había dicho que la inesperada regla de Espada y Cruz que permitió los piercings faciales, vino desde el director que se quitó un diamante que estaba en su oreja.

“Quién?” le preguntó a Molly, sabiendo que se escuchaba estúpido.

Molly hizo rodar sus ojos. “Sólo confía en mí cuando te digo que enamorarse de
William sería una muy, muy mala idea.”

Antes de que Maite pudiera responder, Molly se había ido. Pero William-fue como si hubiera escuchado su nombre- la estaba observando directamente. Luego, caminando directamente hacia ella.

Ella sabía que el sol se había ocultado detrás de una nube. Si tan solo ella pudiera romper su mirada, podría mirar hacia delante y verlo por ella misma. Pero no podía mirar hacia delante, no podía apartar su vista, y por alguna razón, tuvo que entrecerrar sus ojos para poder verlo. Como si William estaba creando su propia luz, como si él la estuviera cegando. Un sonido hueco llegó a sus oídos, y sus rodillas comenzaron a temblar.

Ella quería tomar su rastrillo y pretender como si no lo hubiera visto venir. Pero era demasiado tarde para jugar a estar relajada.

“Qué fue lo que te dijo?” preguntó.

“Um,” ella evadió, quebrándose la cabeza para una mentira razonable. Encontrando nada. Se tronó los nudillos.

William tomó sus manos entre las de él. “Odio cuando haces eso.”

Maite retrocedió instintivamente. Sus manos habían tocado las de ella por un segundo, pero aún así, sintió que su cara se sonrojaba. ÉL se refería a que era un fastidio que quienquiera que hiciera ese sonido de tronarse los nudillos lo molestaría, verdad? Porque decir que él odiaba cuando ella hacia eso implicaba que él la había visto hacerlo antes. Y él no podía haberlo hecho. Él apenas la conocía.

Entonces porqué se sentía como si fuera una pelea que habían tenido antes? “Molly me dijo que me mantuviera lejos de ti,” dijo finalmente.

William inclinó su cabeza de lado a lado, pareciendo analizar lo que había dicho. “Ella probablemente tenga razón.”

Maite se estremeció. Una sombra saltó sobre ellos, oscureciendo las caras de los ángeles lo suficiente para que Maite se preocupara. Cerró sus ojos y trató de respirar, rezando por que William no notara algo extraño.

Pero el pánico estaba creciendo en ella. Quería correr. Ella no podía correr. Y si se perdía en el cementerio?

William siguió su mirada hasta el cielo. “Qué ocurre? “Nada.”

“Así que vas a hacerlo?” él preguntó, cruzando sus brazos en su pecho, un reto. “Qué cosa?” dijo ella. Correr?

William se acercó un paso más. Ahora estaba a menos de un metro de ella. Ella contuvo su aliento. Mantuvo su cuerpo completamente quieto. Esperó.

“Vas a mantenerte lejos de mí?!
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por tamalevyrroni el Jue Oct 08, 2015 11:23 am



Casi sonó como si estuviera coqueteando.

Pero Maite no tenía ni idea. Su frente estaba llena de sudor, y apretó su sien entre sus dos dedos, tratando de recobrar el control de su cuerpo, tratando de salir de su control. Ella estaba totalmente desprevenida para coquetearle de vuelta. Eso era, si lo que él estaba realmente haciendo era coquetear.

Maite retrocedió de nuevo, más lejos esta vez. Ella prácticamente se golpeó con la base de la estatua, y podía sentir el agrietado pie del ángel arañándole la espalda. En un segundo, una sombra más oscura y fría se posó sobre ellos. Pudo jurar que William también se estremeció junto con ella.

Y luego, el profundo crujido de algo los asustó a los dos. Maite jadeó mientras la parte de arriba de la estatua de mármol se tambaleaba sobre ellos, como una rama de un árbol balanceándose en la brisa. Por un segundo, parecía que se sostenía en el aire.

Maite y William se quedaron mirando al ángel. Ambos sabían que iba a caer. La cabeza del ángel se encorvó lentamente hacia ellos, como si estuviera rezando-y luego toda la estatua iba cayendo a toda velocidad. Maite sintió el agarre de la mano de Will,iam rápido y fuerte, como si él supiera exactamente dónde ella empezaba y dónde terminaba. Su otra mano cubrió su cabeza y la forzó a agacharse mientras la estatua caía sobre ellos. Justo dónde ellos habían estado parados. Aterrizó con un estruendoso golpe-la cabeza en el lodo, con sus pies aún descansando en el pedestal, dejando un pequeño triángulo debajo, donde William y Maite se agacharon.

Los dos estaban jadeando, nariz con nariz, los ojos asustados de William. Entre sus cuerpos y la estatua, sólo había unas pulgadas de espacio.

“Maite?” él susurró.

Todo lo que ella pudo hacer fue asentir.

Sus ojos se estrecharon. “Qué fue lo que viste?”

Luego una mano apareció y Maite sintió que era jalada del espacio debajo de la estatua. Hubo un rose en su espalda y luego una bocanada de aire. Ella vio el destello de la luz del día otra vez. El grupo de detención estaba parado perplejo, excepto por la Sra. Tross, quien estaba viéndola asombrada, y Cam, quien ayudó a poner de pie a Maite.

“Estás bien?” le preguntó Cam, moviendo sus ojos en busca de raspones y moretones y quitando un poco de tierra de su hombro. “Vi a la estatua venirse abajo y corrí para tratar de detenerla, pero ya estaba… “Debes de haber estado horrorizada.”

Maite no respondió. Horrorizada era sólo una parte de cómo se había sentido. William, ya de pie, ni siquiera se volteó para ver si estaba bien o no. Sólo caminó lejos de allí.

Maite se quedó con
la boca abierta mientras lo miraba irse y también miraba que a los demás no pareció importarles que él se había ido.

“Qué fue lo que hiciste?” la Sra. Tross preguntó.

“No lo sé. Un minuto estaba parada ahí”-Maite miró a la Sra. Tross-“Um, trabajando. La próxima cosa que supe fue que la estatua cayó.”

El Albatros se inclinó para examinar el destrozado ángel. Su cabeza se había rajado justo en el medio. Empezó a murmurar algo sobre fuerzas naturales y viejas rocas.[/color]

Capítulo 5

El círculo de adentro

"Nunca me asuste así otra vez!" Callie reprende a Maite la noche del miércoles. Fue justo antes de la puesta del sol y Maite fue plegada a el celular en forma de un cubo en Sword and Cross, que estaba guardada en el medio del área de oficina. Estaba lejos de ser privado, pero al menos no había nadie más estaba holgazaneando alrededor. Sus brazos estaban doloridos por el turno en el cementerio en la detención de ayer, su orgullo aún herido de que William estaba huyendo en el segundo en que ellos fueron sacados de por abajo de la estatua. Sin embargo, durante quince minutos, Maite estaba tratando de sacar todo eso de su mente, para absorber cada palabra felizmente frenética que su mejor amiga podría contarle un montón en el tiempo asignado. Se sentía tan bien escuchar la alta y aguda voz de Callie, Maite casi no le importaba que le estaban gritando.

"Nosotros prometimos estaríamos una hora sin hablarnos," Callie siguió acusando. "Pensé que alguien te había comido viva! O que tal vez se quedo bloqueada y sola en una de esas camisas de fuerza donde tiene que masticar a través de la manga para rascarse la cara. Por todo lo que sabía, podría haber descendido al noveno círculo de--"

"Está bien, mamá", dijo Maite, riendo y acomodándose en su papel como una instructora de la respiración de Callie. "Cálmate". Por un segundo, ella se sentía culpable de que no había usado la única llamada de su teléfono para marcarle a su madre real. Pero ella sabía que Callie se despelucaría si ella descubre que Maite no se había apoderado de su primera oportunidad de ponerse en contacto. Y de una manera extraña, siempre estaba relajada al escuchar la voz histérica de Callie. Fue una de las muchas razones que los dos eran un buen ajuste: su mejor amiga aparte de ser paranoica en realidad tenía un efecto calmante sobre Maite. Ella podía visualizar a Callie en su dormitorio en Dover, el ritmo de su brillante alfombra de color naranja, con Oxy untado sobre su T-zone y la espuma de su separación de pedicura, sus uñas de color fucsia aun frescas.

"No me hagas tu mamá!" Callie dice enojada. "Empieza a hablar. ¿Como son los otros chicos? ¿Todos dan miedo y hacen estallar los diuréticos como en las películas? ¿Qué hay sobre tus clases? ¿Cómo está la comida? "

A través del teléfono, Maite podía oír Vacaciones en Roma en el fondo en la tele pequeña de Callie. La escena favorita de Maite siempre ha sido aquel en el que Audrey Hepburn se despertó en la habitación de Gregory Peck, todavía convencida de que la noche anterior había sido un sueño. Maite cerró los ojos y trató de imaginar el tiro en la cabeza. Imitando el susurro de Audrey, cito una la línea que sabía que Callie reconocería: "Había un hombre, que fue tan malo para mí. Fue maravilloso. "

"Está bien, princesa, es tu vida que quiero oírte hablar", bromeó Callie. Desafortunadamente, no había nada sobre Sword & Cross que Maite siquiera consideraría describir como maravilloso. Pensando en William para, oh, el tiempo que el octogésimo día, se dio cuenta de que el único paralelo entre su vida y Vacaciones en Roma era que ella y Audrey tenían un chico que era rudo y agresivo e interesado en ellas. Maite apoyó la cabeza contra el linóleo color beige de las paredes del cubículo. Alguien había tallado las palabras Biding My Time. En circunstancias normales, esto sería cuando Maite sacara todo acerca de William a Callie.

Excepto que, por alguna razón, no lo hizo.

Todo lo que pudo querer decir acerca de William no se basa en todo lo que realmente había ocurrido entre ellos. Y Callie era grande tratándose de chicos haciendo un esfuerzo para demostrar que era digno de ti. A ella le gustaría escuchar cosas como cuántas veces el había mantenido abierta una puerta para Maite, o si se había dado cuenta de lo bueno que su acento francés era. Callie no creía que había algo malo con los chicos por escribir el tipo de poemas de amor cursi que Maite nunca podría tomar en serio. Maite se quedaba corta en cosas que se trataran de William. De hecho, Callie estaba más interesada en escuchar acerca de alguien como Cam.

"Bueno, hay un chico por aquí", susurró Maite en el teléfono. "¡Lo sabía!" Callie chilló. "Nombre".

"William. William." Maite se aclaró la garganta. "Cam". "Directo, sin complicaciones. Empieza desde el principio.” "Bueno, nada realmente ha ocurrido."

"El piensa que estás hermosa, bla, bla, bla, bla. Te dije que el corte te hacia parecer a Audrey. Dime las cosas buenas."

Pues--" Maite se cayó. El sonido de los pasos en el vestíbulo la hizo callar. Ella se inclinó hacia el lado del cubículo y estiró el cuello para ver quién fue el que interrumpió los mejores quince minutos que había tenido en los tres días enteros.

Cam estaba caminando hacia ella.

Hablando del diablo. Se tragó las palabras horriblemente que estaban en la punta de la lengua: Me dio su pick de la guitarra. Ella todavía lo tenía metida en el bolsillo.

El comportamiento de Cam fue casual, como si por algún golpe de suerte que no había oído lo que había estado diciendo. Parecía ser el único niño en Sword & Cross que no se cambiaba de su uniforme escolar, el minuto de las clases habían terminado. Sin embargo, el negro-sobre-negro trabajaban bien para él, tanto como ha trabajado para hacer Maite parecer una cajera de el supermercado. Cam estaba girando un reloj de bolsillo de oro que colgaba de una larga cadena en bucle alrededor de su dedo índice. Maite siguió su brillante arco por un momento, casi hipnotizada, hasta que Cam aplaudió la esfera del reloj a una parada en su puño. Lo miró, y luego la miro a hacia ella.

"Lo siento." Sus labios fruncidos en la confusión. "Pensé que me había anotado para usar el teléfono a las siete." Se encogió de hombros. "Pero debí haberlo anotado mal".

El corazón de Maite se hundió cuando miró a su propio reloj. Ella y Callie apenas habían hablado quince palabras, ¿cómo podía sus quince minutos ya haber terminado?

"Maite? ¿Hola? "Callie parecía impaciente en el otro extremo del teléfono. -"Eres rara. ¿Hay algo que no me estás diciendo? ¿Me has sustituido con un poco-de- lana? ¿Y el chico?"

"Shhh", Maite silbó en el teléfono. "Cam espera", gritó, sujetando el teléfono alejado de la boca. Ya estaba a medio camino de la puerta. "Sólo un segundo, ya voy--" tragó saliva “Ya voy a colgar".

Cam deslizó el reloj de bolsillo en el frente de su blazer negro y doblo hacia Maite. El elevo sus cejas y se rió cuando oyó la voz de Callie gritando cada vez más fuerte desde el auricular. "No te atrevas a colgar", Callie protestó. "Tú no me has dicho nada. ¡Nada!"

"No quiero molestar a nadie", bromeó Cam, señalando el teléfono. "Toma mi turno, usted lo puede regresármelo en otro momento."

"No", dijo Maite rápidamente. Tenía muchas ganas de seguir hablando con Callie, pero se imaginaba que Cam probablemente sentía lo mismo por quien había venido a llamar. Y a diferencia de muchas de las personas en esta escuela, Cam no había sido más amable con ella. Ella no quería hacerle renunciar a su turno en el teléfono, sobre todo ahora, cuando ella estaría demasiado nerviosa para charlar con Callie sobre él.

"Callie", dijo, suspirando en el teléfono. "Me tengo que ir. Voy a llamar de nuevo tan pronto como sea--" Pero para entonces solo se oía el tono de colgado en su oreja. El teléfono había sido manipulado para que cada llamada se acabara a cada quince minutos. Ahora veía el temporizador pequeño parpadeo 0:00 sobre su base. Ni siquiera habían llegado a decir adiós y ahora tendría que esperar una semana entera a llamar. Tiempo extendido en la mente de Maite como un abismo sin fin.

"BFF?" Cam preguntó, apoyado en el cubículo de al lado de Maite. Sus cejas oscuras todavía arqueado. "Tengo tres hermanas menores, yo casi puedo oler la mejor amiga a través del teléfono." Se inclinó hacia delante, como si él iba a oler a Maite, que la hacía reír... y luego congelar. Su cercanidad inesperada había hecho su corazón acelerarse.

"¡No!" Maite sacudió la cabeza para negar con vehemencia que los chicos estaban en la mente de todas... hasta que se dio cuenta de Cam sólo estaba bromeando. Ella se sonrojó y tomo una puñalada para bromear de vuelta. "Quiero decir que yo le dije que no hay un solo bueno aquí".

Cam parpadeó. "Precisamente lo que la hace tan excitante. ¿No crees? "Tenía una manera de estar de pie tan quieto, que hizo que Maite se pusiera muy quieta, lo que hizo

que el sonido tic-tac del reloj de bolsillo interior de su chaqueta parecieran más fuertes de lo que podría haber sido.

Congelado junto a Cam, Luce de repente se estremeció como algo negro se abalanzó hacia el pasillo. La sombra parecía rayuela en los paneles en el techo de una manera muy deliberada, betún a uno y luego el siguiente y luego el siguiente. Nunca fue bueno estar a solas con alguien, especialmente alguien tan centrado en ella como Cam fue en el momento--cuando llegaron las sombras. Ella sentía que estaba templando, tratando de aparentar calma, como la oscuridad se arremolinaba alrededor del ventilador de techo en un baile. Eso por sí solo podría haber soportado. Quizás. Pero la sombra siempre estaba haciendo el peor de sus terribles ruidos, un sonido como el que Maite había oído cuando ella había visto un búho bebé caer de su árbol de palmito y ahogarse a la muerte. Deseaba que Cam dejara de mirarla. Deseaba que algo pasara para desviar su atención. Ella deseaba que--

William Grigori llegara.

Y luego lo hizo. Salvados por el hermoso joven con pantalones vaqueros y una camiseta Holey de color blanco. No se parecía como una salvación-- encorvado sobre su gran pila de libros para la biblioteca, bolsas bajo sus ojos grises. William realmente parecía del tipo que naufragaba. Su cabello rubio caía sobre sus ojos, y cuando se establecieron en Maite y Cam, Maite los miraba estrecharse. Estaba tan ocupada pensando en que fue lo que fue ella había hecho para molestar a William, ella casi no se dio cuenta de lo trascendental que sucedió: el segundo antes de la puerta del vestíbulo se cerró detrás de él, la sombra se deslizó a través de ella y en la noche. Era como si alguien hubiera tomado una aspiradora y haber limpiado toda la arenilla en la sala.

William asintió con la cabeza en su dirección y no se retraso.

Cuando Maite miró a Cam, él estaba viendo a William. Se volvió a Maitee y dijo, en una voz más alta de lo que él necesitaba “casi se me olvidó decirte. Tengo una pequeña fiesta en mi habitación esta noche después de Sociales. Me encantaría que vinieras.”
avatar
tamalevyrroni

Mensajes : 2313
Puntos : 5353
Reputacion : 9
Fecha de inscripción : 22/08/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: WebNovela Fallen (Oscuros) Adaptada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 5. 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.